Estudios lo confirman: perros y gatos pueden contagiarse de coronavirus (pero no tienes de qué preocuparte)

perro

Investigadores afirman que ambos animales son capaces de contagiarse de un humano y que incluso el gato puede transmitir la enfermedad entre su especie, pero ambos soportan bien la infección. Aún así, especialistas aseguran que se deben tomar precauciones y averiguar bien el rol de las mascotas en la pandemia.




Para bien o para mal, indudablemente los animales han jugado un papel protagónico en el desarrollo de la pandemia de coronavirus.

Desde diciembre, cuando se inició el brote, diversos estudios han intentado establecer la importancia de murciélagos, serpientes y pangolines en la transmisión a los humanos, aunque también es muy posible que su inmunidad ayude al desarrollo de una vacuna. También se cree que gracias a su gran olfato los perros puedan detectar la presencia del virus en las personas, las pruebas experimentales para fármacos se llevan a cabo con monos rhesus, y se conocen de estudios con llamas y alpacas que pueden derivar en tratamientos para la enfermedad.

Por otro lado, también se han reportado casos muy puntuales del traspaso del virus de humano a animal como un tigre en EE.UU., y otros más domésticos como un perro en Hong Kong y un gato en Bélgica, todos seguidos muy de cerca por los científicos.

Oficialmente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan estar al tanto de esta situación, "aunque según la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo que los animales transmitan COVID-19 a las personas es bajo”.

“Algunos coronavirus que infectan a los animales a veces pueden transmitirse a los humanos y luego propagarse entre las personas, pero esto es raro. Esto es lo que sucedió con el virus que causó el brote actual de COVID-19. Sin embargo, no sabemos la fuente exacta de este virus”.

La entidad afirma que “todavía estamos aprendiendo sobre este virus, pero parece que puede propagarse de personas a animales en algunas situaciones”.

“Los coronavirus son una gran familia de virus. Algunos coronavirus causan enfermedades similares al resfriado en las personas, mientras que otros causan enfermedades en ciertos tipos de animales, como el ganado, los camellos y los murciélagos. Algunos coronavirus, como los caninos y felinos, infectan sólo a los animales y no infectan a los humanos”, sostiene.

Entonces, ¿qué ocurre con nuestras mascotas?

Dos estudios publicados esta semana intentan dar luz sobre la situación, algo que en Chile adquiere gran importancia. De acuerdo a un estudio de la empresa Gfk Adimark de 2018, más de la mitad de los hogares en el país tiene una mascota -en su mayoría un perro o un gato- y que hasta abril del año pasado el 35,2% de los hogares en el país destinaban parte de su presupuesto al cuidado de animales domésticos.

gato

Gatos

El primer estudio, enfocado en gatos, fue publicado en el New England Journal of Medicine por investigadores de EE.UU. y Japón, y demostró que los felinos sanos que interactuaron con gatos con coronavirus positivo contrajeron el virus entre uno y tres días después de la exposición.

De acuerdo al documento, ninguno de los seis gatos que formaron parte del estudio tenía síntomas, y todos se recuperaron del virus a menos de una semana después de haber sido infectados.

"Los gatos pueden ser un huésped intermedio silencioso del virus, porque quienes se infectaron pueden no mostrar ningún síntoma apreciable que sus dueños puedan reconocer", advirtió la investigación.

Sin embargo, también aseguran que la posibilidad que los gatos domésticos contraigan el virus de sus dueños eran aún mayores que las del virus que salta de los gatos a sus compañeros humanos.

“Los gatos aún tienen muchas más probabilidades de contagiarse de su dueño, en lugar de obtenerlo de un gato”, indican los autores del estudio.

“Existe una necesidad de salud pública de reconocer e investigar más a fondo la posible cadena de transmisión humano-gato-humano”, puntualiza la investigación.

Perros

En tanto, la otra investigación, con perros y publicada en Nature, indica que los perros que en Hong Kong aparecieron como los primeros infectados “probablemente contrajeron la infección de sus dueños”.

Así lo demostró un análisis de las secuencias genéticas virales de los canes, que reveló que eran idénticas a las de las personas infectadas.

Los investigadores sospecharon que la infección había pasado de los dueños a los perros, y el vínculo genómico directo respalda tal teoría.

En este caso, el estudio no mostró evidencia que los perros puedan transmitir la infección a otros perros o personas, pero es imposible estar seguro en qué dirección viajó el virus “por lo que debemos mantener una mente abierta”, afirman los autores.

Asimismo, la investigación indica que aunque el análisis confirma que las personas con coronavirus pueden infectar a los perros, la probabilidad que ocurra es baja. En el estudio, sólo 2 de los 15 perros que vivían con personas infectadas contrajeron la enfermedad.

Tal como en el caso de los gatos, los investigadores hacen hincapié en la posibilidad que las mascotas puedan transmitir el virus entre sí, algo que debe investigarse adecuadamente como parte del manejo de brotes futuros.

Precaución

“El estudio en gatos confirma lo que veníamos observando publicaciones anteriores sobre la susceptibilidad de estos animales a la infección por el virus", cuenta Ezequiel Hidalgo, director de conservación e investigación de Buin Zoo. "Lo más importante es la transmisión entre ellos de la enfermedad -que sería vía aérea- y viene a confirmar con mucho más peso al rol que pueden cumplir los felinos en la pandemia”.

“Sería importante entender cómo se comporta el virus en cuanto a la transmisión ser humano-gato-ser humano. No existe evidencia aún de ningún tipo que los gatos puedan transmitir el virus al humano, pero ellos sí son susceptibles al virus y pueden transmitirlo entre ellos”.

“El tema de los perros es mucho menos claro. Experimentalmente son menos susceptibles, sin embargo este estudio muestra que efectivamente los perros pueden contagiarse de coronavirus. La evidencia es inequívoca, es algo que ya se había visto muy puntualmente y con casos aislados”, señala.

“Es importante que consideremos que si bien los perros pueden infectarse, hasta ahora no existe evidencia del paso del virus del perro al humano”, señala Hidalgo.

Rodrigo Pulgar, académico de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás (UST), indica que “la posibilidad que un virus que afecta al humano -como el coronavius- infecte animales, no es nueva, ya que en el brote de SARS CoV de 2003 también se reportaron infecciones en perros y gatos”.

“Esto ocurre porque el receptor que ocupa el virus (ACE-2) es muy similar entre humanos, gatos y perros”.

“Lo que no está claro es si estos animales y sobre todo el gato puede transmitirlo al ser humano. Sin embargo, basándose en el bajo número de casos reportados de infección a animales el riesgo de transmisión al humano se considera bajo , por ejemplo en el caso de caninos se han encontrado dos perros infectados”, agrega.

Pulgar sostiene que “otro punto relevante es que los gatos infectados pueden hacer un cuadro asintomático, lo que los convertiría en portadores”.

Hidalgo subraya que “estas publicaciones nos ponen en alerta para que personas con coronavirus confirmado y que tengan mascotas consideren estar prevenidos ante la infección de estos animales”.

“El rol de los gatos en este sentido podría ser más relevante que en los perros, ya que aún no se sabe si puede ser transmitido entre estos últimos”.

Hidalgo asevera que “en este minuto debemos hacer que que el virus sea controlado o en lo posible eliminado, y por lo mismo sin tener clara la dinámica de estos animales en la transmisión del virus, la idea es que estas especies no mantengan circulando el virus en el ambiente. Deberían ser consideradas dentro del monitoreo y los procesos de evaluación de riesgo”, sostiene.

Cuidados

En relación a los cuidados con estos animales, el especialista de la UST apunta que “mascotas de personas con COVID-19 deberían ser aislados como medida precautoria, al igual como ocurre con la gente que vive con el humano infectado. Si el dueño se enferma otra persona debería cuidar a la mascota”.

“Si no es posible, hay que evitar el contacto físico y tocarlo con guantes o lavándose las manos antes y después. Usar mascarillas y/o escudo facial. Si la mascota se enferma no la lleve a una clínica veterinaria, contacte a su veterinario y solicite una tele consulta”, explica.

Pulgar dice que “no hay que dejar que perros o gatos interactúen con personas y otros animales fuera del hogar, lo que tiene que ver con la tenencia responsable de las mismas, y se deben extremar precauciones en los paseos usando traíllas y alejándose dos metros de otras personas y animales".

“Al volver al hogar, además de desinfectarse los zapatos hay que lavar las extremidades del animal, sobre todo las almohadillas con agua y jabón, secándolas con toallas de papel. También existen toallas húmedas especiales para perros”.

Comenta