Hongos, bacterias y parásitos: análisis de laboratorio a las mascarillas de un grupo de niños descubrió presencia de un alto número de patógenos

Imagen referencial: Foto: Reuters

Análisis de laboratorio de la U. de Florida en EE.UU. reveló la presencia de varios microorganismos, que pueden ser peligrosos para la salud de los menores.




Un grupo de padres de la ciudad de Gainesville, en EE.UU., envió seis mascarillas a un laboratorio de la Universidad de Florida, solicitando un análisis de los contaminantes encontrados en las mascarillas después de haberlas usado. El informe resultante encontró que cinco mascarilla estaban contaminadas con bacterias, parásitos y hongos, incluidas tres con bacterias peligrosas patógenas y causantes de neumonía. Aunque la prueba es capaz de detectar virus, incluido el Sars-CoV-2, solo se encontró un virus en una mascarilla.

El análisis detectó los siguientes 11 peligrosos patógenos en las mascarillas:

  • Streptococcus pneumoniae (neumonía)
  • Mycobacterium tuberculosis (tuberculosis)
  • Neisseria meningitidis (meningitis, sepsis)
  • Acanthamoeba polyphaga (queratitis y encefalitis amebiana granulomatosa)
  • Acinetobacter baumanni (neumonía, infecciones del torrente sanguíneo, meningitis, infecciones urinarias: resistente a los antibióticos)
  • Escherichia coli (intoxicación alimentaria)
  • Borrelia burgdorferi (causa la enfermedad de Lyme)
  • Corynebacterium diphtheriae (difteria)
  • Legionella pneumophila (enfermedad del legionario)
  • Staphylococcus pyogenes serotipo M3 (infecciones graves, altas tasas de morbilidad)
  • Staphylococcus aureus (meningitis, sepsis)

La mitad de las mascarillas estaban contaminadas con una o más cepas de bacterias que causan neumonía. Un tercio estaba contaminado con una o más cepas de bacterias causantes de la meningitis. Otro tercio estaba contaminado con patógenos bacterianos peligrosos resistentes a los antibióticos.

Además, se identificaron patógenos menos peligrosos, incluidos patógenos que pueden causar fiebre, úlceras, acné, infecciones por hongos, faringitis estreptocócica, enfermedad periodontal, fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, entre otras.

Aquí una imagen de la infección por francisella tularensis, que causa tularemia, fiebre, úlceras en la piel, dolor de garganta y neumonía.

Las mascarillas estudiadas eran nuevas o recién lavadas antes de usarlas y se habían usado durante cinco a ocho horas, la mayoría durante la escolarización en persona de niños de seis a once años. Una fue usada por un adulto. Se probaron como controles una polera usada por uno de los niños en la escuela y mascarillas sin usar. No se encontraron patógenos en los controles; Las muestras de la parte delantera, superior e inferior de la camiseta encontraron proteínas que se encuentran comúnmente en la piel y el cabello, junto con algunas que se encuentran comúnmente en la tierra.

Una madre que participó en el estudio, Amanda Donoho, comentó que esta pequeña muestra apunta a la necesidad de más investigación: “Necesitamos saber qué ponemos en las caras de nuestros hijos cada día. Las máscaras proporcionan un ambiente cálido y húmedo para que las bacterias crezcan“,m señaló en un comunicado el laboratorio que realizó la investigación.

Un niño con una mascarilla en un colegio en Ciuda de México. Foto: Reuters

Los padres contrataron con el laboratorio porque estaban preocupados por el potencial de contaminantes en las mascarillas que sus hijos se veían obligados a usar durante todo el día en la escuela, ponérselas y quitárselas, colocarlas en varias superficies, usarlas en el baño, etc. Por ello decidieron enviarlas al Centro de Educación e Investigación en Espectrometría de Masas de la Universidad de Florida para su análisis.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.