Nueva norma de mascarillas en Chile: ¿Dónde puedo sacármela? ¿Dónde es obligatoria?

Hoy el Gobierno hizo importantes anuncios en relación al uso de las mascarillas. FOTO: MANUEL LEMA OLGUIN/AGENCIAUNO

Desde el Parque Metropolitano, Begoña Yarza, ministra de Salud, dio a conocer el nuevo Plan "Seguimos cuidándonos, Paso a Paso". Se permitirá que las personas no utilicen mascarilla en espacios abiertos, bajo ciertas condiciones.




¿Se acerca el fin de las mascarillas en Chile? Es lo que se preguntan muchos, y hoy el Gobierno dio las primeras pistas o señales de esto. Durante la mañana, desde el Parque Metropolitano, María Begoña Yarza, ministra de Salud, junto a integrantes de la Comisión Nacional de Respuesta Pandémica y de las Mesas Técnicas, anuncio cambios en el control de la pandemia: ahora se permitirá que las personas no utilicen mascarilla en determinados lugares, como parte del Plan “Seguimos cuidándonos, Paso a Paso”.

Fueron casi dos años (abril 2020) desde que por decreto se instaló el uso obligatorio de la mascarilla. El objetivo ahora, considerando la disminución de los casos de Covid-19, y que en otros países del mundo, como Estados Unidos, Brasil, México o Argentina, ya han implementado esta medida, es decir, flexibilizar su uso en espacios abiertos. La decisión está basada en el bajo riesgo existente en este tipo de lugares.

Se trabajará en tres grandes fases: Bajo impacto sanitario, medio impacto sanitario y alto impacto sanitario, a las que se suman dos escenarios extremos: restricción y apertura. Todas con el uso obligatorio de mascarilla, con algunas excepciones. En las dos primeras, el uso de mascarilla es obligatorio en espacios cerrados, mientras que en espacios abiertos, siempre y cuando no se pueda mantener una distancia física mayor a un metro. En la tercera categoría su uso es obligatorio en todo momento.

La nueva norma anunciada por la autoridad sanitaria, permitirá y no permitirá el uso del cubrebocas en determinado lugares. Si bien aún no han dado a conocer el detalle particular de cada caso (se revelerá el 14 de abril), los aspectos generales dados a conocer, ya entregan algunas pistas.

En general, el uso de la mascarilla sigue siendo obligatorio en Chile “tanto en lugares abiertos como cerrados”, dice el nuevo instructivo sanitario del gobierno, sin embargo, agrega el documento, “en las fases de medio y bajo impacto sanitario, se podrá prescindir de ésta en espacios abiertos, en caso que sea posible mantener 1 metro de distancia entre personas”.

¿Dónde puedo sacármela? ¿Dónde es obligatoria? A continuación el detalle y las adecuaciones anunciadas, en una guía práctica del “nuevo” uso de mascarillas.

Mascarilla en la calle

No es obligatoria en espacios abiertos (salvo fase de alto impacto sanitario), siempre y cuando se pueda mantener una distancia física mayor a un metro.

Mascarilla en espacios cerrados

Obligatoria en todas las fases

Mascarilla en eventos privados y/o públicos

No es obligatoria en espacios abiertos (salvo fase de alto impacto sanitario), siempre y cuando se pueda mantener una distancia física mayor a un metro.

Mascarilla en el estadio

No es obligatoria en espacios abiertos (salvo fase de alto impacto sanitario), siempre y cuando se pueda mantener una distancia física mayor a un metro.

Mascarilla en supermercado, cines y mall

Obligatoria en espacios cerrados en todas las fases

Mascarilla en gimnasios

No es obligatoria en espacios abiertos (salvo fase de alto impacto sanitario), siempre y cuando no se pueda mantener una distancia física mayor a un metro.

Mascarilla en colegios y universidades

No es obligatoria en espacios abiertos (salvo fase de alto impacto sanitario), siempre y cuando no se pueda mantener una distancia física mayor a un metro.

Mascarillas KN95, N95 o quirúrgica: ¿Cuáles son las mejores y más seguras?

Durante el desarrollo de la pandemia, una de las principales medidas de cuidado ha sido el uso de mascarilla, así como también el distanciamiento social y lavarse las manos. En relación a lo primero, existen muchos tipos, desde las quirúrgicas, KN95, N95 o incluso las artesanales, de distintos materiales y grados de protección.

Inicialmente se aprobó el uso de mucho tipos, pero a medida que fue progresando el virus, y de paso, aumentando la evidencia científica, sumado a la aparición de ciertas variantes, como Ómicron, médicos y científicos advirtieron que algunas mascarillas no protegían lo necesario (sobre todo frente a la aparición de esta última cepa).

Según diversos estudios, la más efectiva es la N95, seguido por las quirúrgicas y luego las de algodón o tela, cuya eficacia depende en gran medida de la mezcla que se use: las que contienen polipropileno fueron las más eficaces.

El médico de la U. Duke, Eric Westman, fue uno de los primeros defensores de la mascarilla como medio para reducir la propagación del coronavirus, trabajando con una organización local sin fines de lucro para proporcionar mascarillas gratuitas a las poblaciones en riesgo y desatendidas en el área metropolitana de Durham.

Junto a su equipo de trabajo, probaron 14 diferentes tipos de mascarillas, determinando cuáles son las mejores, y a su vez, las peores. Al igual que otras investigaciones científicas, comprobaron que la más efectiva frente a la pandemia, es la N95, luego (en orden de efectividad) las quirúrgicas de tres capas, a continuación la de polipropileno mezclado con algodón, en cuarto lugar los cubrebocas de polipropileno, y en quinto puesto, las MaxAT: mascarilla de una capa.

Al final de la lista, aparecieron las mascarillas tejidas de lana, las bandanas tipo pañuelos y los cuellos de polar o similares.

Recientes estudios determinaron la importancia del tipo de mascarilla frente al Covid-19.

Las pruebas de laboratorio las mascarillas N95 muestran eficiencia de filtración que va desde el 70 a 99%. En las KN95, esos valores van desde 35 a 99%. Para el caso de las mascarillas quirúrgicas de tres pliegues de adultos, los porcentajes de eficiencia van desde 22 a 99%, en las de niños también con tres pliegues van desde 17% a 99%. Y finalmente las mascarillas sociales (tela común) de 20 a 99%.

Otra investigación estimó que el riesgo de transmisión de Covid-19 se puede reducir hasta 75 veces cuando una persona enferma y alguien cercano usan ambos mascarillas estilo N95 en lugar de unas quirúrgicas o de tela. Es decir, usando la N95 se necesitarían hasta 25 horas de contacto entre una persona infectada y otra sana para que la segunda también contraiga el virus.

Y si la ocupan bien sellada en la nariz —donde solo entra el 1% de las partículas en el aire—, ese tiempo se alargaría a 2.500 horas. Aunque nadie podría resistir tanto rato con una mascarilla tan apretada, establecen los científicos.

Siga leyendo en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.