¿Ocurrirá en Chile? Países del hemisferio norte comienzan a liberar el uso de mascarillas en espacios públicos

Algunas naciones han aligerado el uso de mascarillas en ciertos contextos. En Chile su uso en espacios públicos es obligatorio y no cumplir la medida implica una multa que puede llegar a los 2,5 millones de pesos. Especialistas advierten que la pandemia aún es dinámica e impredecible para tal paso.




La pandemia de Covid-19 ha obligado al mundo ha adoptar diversas medidas para prevenir el contagio y frenar su expansión. Entre estas se incluyen el distanciamiento social, la vacunación y el uso de mascarillas.

En Chile su uso en espacios públicos es obligatorio. Desde abril de 2020, comenzó a regir el decreto que estipula su obligatoriedad en espacios públicos y en lugares donde se encuentren 10 o más personas en espacios cerrados. Es decir, aeropuertos, locales comerciales, hoteles, establecimientos de salud, lugares de trabajo, establecimientos educacionales, residencias de adultos mayores, recintos deportivos, lugares de fabricación de alimentos y medicamentos, entre otros.

No cumplir con esa medida implica una multa que puede llegar a los 2,5 millones de pesos. Se trata de un incumplimiento sancionado dentro del Código Sanitario “por exponer a un posible riesgo de salud pública”.

Sin embargo, lo que ha sido la norma por casi dos años, comienza a declinar en varios países. En Irlanda del Norte e Inglaterra, por ejemplo, las personas ya no están legalmente obligadas a usarlas en la mayoría de los espacios públicos. Aunque todavía se recomiendan en algunos lugares como entornos de atención médica, hospitales y las residencias de personas mayores.

El uso de mascarilla, que ha sido la norma por casi dos años, comienza a declinar en varios países. Foto: Reuters.

Lo mismo ha ocurrido en algunos Estados de Estados Unidos, pese a que el presidente Joe Biden dijo la semana pasada que eliminar por completo los requisitos de mascarillas para el Covid-19 era “probablemente prematuro”.

Así, en Hawái, Illinois, Nuevo México, Oregón y Washington se exige que la mayoría de las personas usen mascarillas en lugares públicos cerrados, hayan sido o no vacunados contra el Covid-19. Mientras que Connecticut y California tienen mandatos de mascarillas para interiores principalmente a los no vacunados. Washington es el único estado con una orden de mascarillas al aire libre, que requiere cubrirse la cara en eventos al aire libre a los que asisten 500 o más personas.

También en otros países europeos ocurre una tendencia similar. Están descartando el uso de las mascarillas en el último tiempo por su situación actual con el SARS-CoV-2.

Todo esto, abre la pregunta de ¿cuándo podrán las personas en Chile salir sin una mascarilla?

¿Cuándo Chile?

Para Vivian Luchsinger, investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) de la Universidad de Chile, dejar de usar la mascarilla en este momento de la pandemia en nuestro país es impensable. “Con la cantidad de casos que tenemos y positividad altísima que hay, se darían todas las condiciones para tener muchísimos más infectados y que el virus se transmita libremente”, aclara.

Ignacio Silva, infectólogo de la Universidad de Santiago, dice que, ante la incertidumbre de nuevas variantes, se debería seguir con todos los métodos de prevención, pues el uso de mascarillas ha sido efectivo para disminuir el riesgo de contagio.

Un cartel en New York que pide a los compradores usar mascarilla. Foto: Seth Wenig, AP Photo.

“No podemos desconocer que la pandemia todavía sigue y que existe la posibilidad de que se generen más variantes, dada la baja tasa de vacunación en países de bajos recursos y estas nuevas variantes van a producir eventualmente nuevas olas de contagio que pueden ser más contagiosas o agresivas, o pueden evadir la respuesta a las vacunas”, apunta Silva.

En relación con lo anterior, Silva opina que el periodo de tiempo faltante para dejar de usar la mascarilla “va a depender de cuando logremos ampliar la cobertura de vacunación en los países de bajos recursos”.

El experto también dice que falta al menos todo este año y posiblemente un poco más para que se aligere la medida, pero “en el estado actual de la pandemia es algo imposible”.

Luchsinger afirma que si los casos bajaran y si no surgiera una nueva variante que genere una situación de alarma, “el segundo semestre podríamos estar más relajados con estas medidas”.

Sin embargo, el Ministro de Salud, Enrique Paris, dijo hoy que “va a venir otra ola, eso es seguro: mientras no exista solidaridad en el mundo y no exista capacidad para que todo el mundo se vacune, van a seguir apareciendo cepas, variantes”.

Mientras yo sea ministro vamos a seguir usando mascarillas”, afirmó.

Pero, si se llegara a concretar el levantamiento de esta medida, ¿se debería seguir usando mascarilla igualmente? La experta del ICBM de la Universidad de Chile dice que sí, pues “van a estar todos los otros virus respiratorios trasmitiéndose, así que va a haber aumento de infecciones respiratorias por otros virus”.

Países que ya lo han hecho

Otros lugares en el mundo ya han cambiado su normativa en cuando al uso de mascarillas. Países como Bélgica y Francia levantaron su uso en exteriores bajo ciertas condiciones. En Italia se puede estar sin mascarilla al aire libre desde el 11 de febrero y en Reino Unido el uso es opcional.

Un hombre usa mascarilla mientras camina en Piccadilly Circus, Londres. Foto: Alberto Pezzali, AP Photo.

Connecticut, California, Nueva Jersey y Oregón son algunos de los estados en EE.UU que limitarán el requisito de uso de mascarillas a ciertos lugares como escuelas u hospitales, según sea el caso.

¿Y en escuelas? En EE.UU. la doctora Rochelle Walensky, la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dijo “que ahora no en el momento para dejar de usar las mascarillas en lugares públicos y escuelas”.

Desde el 10 de febrero, el uso de mascarillas en el exterior dejó de ser obligatorio en España. Una decisión que las autoridades tomaron por debido a la evolución de la pandemia, el descenso de los contagios y el estado de las vacunaciones. Aunque en casos como espacios públicos cerrados, se deberá portar.

Dinamarca es otro de los países que dieron un paso al costado con el uso obligatorio de mascarillas en interiores. Misma situación con tener el pasaporte de vacunación en bares, restaurantes y estadios, y al aislamiento obligatorio para los contagiados. Esto debido a que el virus ya no se considera socialmente crítico.

Respecto a esto, Luchsinger considera que es una medida muy arriesgada y poco atingente. “Los países que lo han hecho no es que tengan pocos casos ni tampoco tienen una alta tasa de vacunación”. Por ejemplo, dice, Dinamarca tiene un 60%, “no es suficiente”.

“Lo único que están haciendo con eso es facilitar la transmisión”, asevera Luchsinger. Mientras que Silva opina que, dado el contexto actual de la pandemia en Chile y el mundo, se trata de “una medida apresurada”.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.