Alpha, Beta, Delta u Ómicron: ¿cuál variante sobrevive más tiempo en el plástico y la piel?

Con el avance de la crisis por coronavirus la práctica de sanitizar superficies perdió importancia. La principal vía de transmisión de Covid-19 estaba en el aire. Pero hay una variante que muestra mayor estabilidad ambiental lo que no solo permite que se propague rápidamente, también que permanezca más tiempo en superficies.


Con el avance de la crisis por coronavirus, la práctica de sanitizar superficies o limpiar alimentos y ropa, fue descartada cuando se resaltó que la principal vía de transmisión de Covid-19 estaba en el aire.

Así lo destacan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, su sigla en inglés), la transmisión respiratoria sigue siendo la principal forma de contagio del Covid, incluyendo la actual variante Ómicron. “Es posible que las personas se infecten a través del contacto con superficies u objetos contaminados (fómites), pero el riesgo generalmente se considera bajo”, dice la agencia.

Pero, llegó Ómicron. Y con ella al parecer un cambio en las medidas de cuidado. Especialmente luego de un reciente estudio que indica que la variante Ómicron puede sobrevivir en el plástico y la piel mucho más tiempo que las versiones anteriores del virus.

Alta estabilidad ambiental

Científicos japoneses, de la Universidad de Medicina de la Prefectura de Kyoto, que aún no ha sido revisado por pares, determinó cuáles variantes sobrevivieron mucho más que la cepa original después de una serie de pruebas de laboratorio.

Definieron el tiempo de supervivencia como la duración del tiempo que el virus permaneció detectable en la superficie plástica o muestra de piel.

Sus conclusiones resaltan la alta “estabilidad ambiental” de Ómicron. Para esta variante, su capacidad para permanecer infeccioso, en particular podría haberla ayudado a reemplazar a Delta como la variante dominante y propagarse más rápidamente.

“Nuestro estudio mostró que en las superficies plásticas y de la piel, las variantes Alpha, Beta, Delta y Ómicron exhibieron tiempos de supervivencia dos veces más largos que los de la cepa Wuhan y mantuvieron la infectividad durante más de 16 horas en las superficies de la piel”, escribieron los autores del estudio.

¿Y en plásticos? En esas superficies, una de las más presentes en la cotidianidad, el estudio determinó que los tiempos medios de supervivencia de la cepa original y las variantes Alfa, Beta, Gamma y Delta fueron de 56 horas, 191,3 horas, 156,6 horas, 59,3 horas y 114 horas, respectivamente. Para Ómicron el tiempo que sobrevivió fue 193,5 horas.

21 horas en la piel

En muestras de piel de cadáveres, el tiempo medio de supervivencia del virus fue de 8,6 horas para la versión original, 19,6 horas para Alpha, 19,1 horas para Beta, 11 horas para Gamma, 16,8 horas para Delta y 21,1 horas para Ómicron.

“Este estudio mostró que la variante Ómicron también tiene la mayor estabilidad ambiental entre los COV [variantes preocupantes], lo que sugiere que esta alta estabilidad también podría ser uno de los factores que han permitido que la variante Ómicron reemplace a la variante Delta y se propague rápidamente“, escribieron los autores.

Aunque las variantes eran generalmente más resistentes al etanol que la cepa original de Covid-19, todas se inactivaron por completo en la piel después de 15 segundos de exposición a desinfectantes para manos a base de alcohol.

Medidas de limpieza

Sin embargo, esto no significa que si tiene la variante Ómicron en la piel, permanecerá por 21 horas sin que se puede hacer algo. Una medida de cuidado resaltada desde el inicio de la pandemia ayuda: lavarse con agua y jabón o usar un desinfectante para manos cuando no haya agua y jabón disponibles.

Del mismo modo, si el virus está en una superficie de plástico, siempre podría usar desinfectante para limpiar la superficie.

En el estudio, el equipo de investigación quería asegurarse de que varias soluciones a base de alcohol aún pudieran inactivar fácilmente diferentes versiones del virus. Para verificar eso, mezclaron tubos de ensayo que contenían el SARS-CoV-2 con desinfectantes con diferentes concentraciones de etanol (80 %, 60 %, 50 %, 40 %, 35 %, 32,5 %, 30 %, 27,5 %, 25 %, 22,5 % y 20%) y determinaron qué tan rápido podían inactivar las diferentes versiones del virus.

El desinfectante con etanol al 32,5 % pudo inactivar por completo la versión original del virus y la variante Gamma en 15 segundos. Se necesitó una concentración un poco más alta de etanol (35 %) para inactivar las variantes Alfa, Beta y Delta en 15 segundos y una concentración aún más alta (40 %) para hacer lo mismo con la variante Ómicron. Esto proporcionó más evidencia de que la variante Omicron parece un poco más resistente que las versiones anteriores del virus.

“Por lo tanto”, concluyeron los investigadores, “se recomienda encarecidamente que las prácticas actuales de control de infecciones (higiene de manos) utilicen desinfectantes... como propone la Organización Mundial de la Salud”.

Todavía es una buena idea lavarse las manos con frecuencia y minuciosamente. Todavía es una buena idea asegurarse de lavarse con agua y jabón por más de 20 minutos. Y si no hay cómo hacerlo, siempre llevar alcohol gel. La pandemia aun no termina.

Lea más en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.