¿Por qué los niños no siempre pueden seguir una conversación?

Un estudio de la U. de Cambridge concluyó que los niños que de pronto parecen perder el hilo de una conversación no siempre es porque no logran entender lo que los adultos quieren decir.




Un estudio realizado por académicos de la Universidad de Cambridge descubrió que los niños de cinco o seis años a veces tienen dificultades para “leer entre líneas” en una conversación aparentemente sencilla con un adulto, si sus marcos de referencia son diferentes. Específicamente, esto sucede si saben algo que el adulto no sabe, o viceversa, por ejemplo, si están hablando por videollamada o por teléfono, o si están en habitaciones diferentes.

Los niños pueden, por ejemplo, tener dificultades para procesar una solicitud simple, como: “pásame el sombrero azul”, en una situación en la que el hablante sabe a qué sombrero se refiere, pero el niño puede ver otro sombrero que se ajusta mejor a la descripción.

Aprender a conciliar su comprensión de lo que el hablante puede ver con el desafío de identificar el objeto más claramente implícito en la solicitud es una habilidad que los niños parecen no adquirir hasta que su desarrollo es sorprendentemente avanzado.

Esto cambia nuestra comprensión de cómo los niños dominan las ‘implicaturas’ (que son supuestos que se originan porque el hablante dice algo en un determinado contexto): inferencias que hacemos en una conversación cuando las personas quieren decir más de lo que dicen. Como adultos, los hacemos constantemente y sin siquiera darnos cuenta, para comprender y responder adecuadamente cuando hablamos con los demás.

Si, por ejemplo, se le pregunta a una persona qué almorzó y responde “un sándwich”, el oyente podría suponer razonablemente que eso fue todo lo que almorzó, aunque técnicamente podría haber almorzado más. De manera similar, después de escuchar la declaración, “tu gato y tu perro fueron al veterinario, pero el gato está bien”, una comprensión de contexto puede significar que tememos justificadamente por el destino del perro.

Los niños comienzan a entender los contextos implicaturas alrededor de los tres años de edad. Sin embargo, el nuevo estudio muestra que esto solo se aplica si comparten la perspectiva visual del orador. Si lo que pueden ver no concuerda con el hablante, incluso un niño del doble de esa edad puede tener dificultades para formular una respuesta adecuada.

La Dra. Elspeth Wilson, de la Facultad de Educación de la Universidad de Cambridge, dijo en un comunicado: “En general, estamos descubriendo que los niños pueden entender más a una edad más temprana de lo que solíamos pensar, pero parece que ciertas situaciones de conversación son una excepción a esto. Un niño de cinco años puede manejar hacer una inferencia y tomar la perspectiva de otro por separado, pero combina ambos y se vuelve demasiado desafiante. La mayoría de los niños de nuestro estudio tuvieron verdaderos problemas al respecto. Como padres o profesores, debemos recordar que cuando los niños no logran entender lo que los adultos quieren decir, puede que no sea solo porque no entienden las palabras. A veces, el contexto de una conversación es demasiado complejo y a los niños les cuesta hacer las inferencias que necesitan”.

El estudio se centró en un grupo particular de implicaturas, conocidas como ‘implicaturas de cantidad’, que surgen cuando un hablante da información limitada suponiendo que el oyente entenderá el resto.

Para probar cómo los niños manejan estas inferencias y si tienen en cuenta la perspectiva visual del hablante, los investigadores crearon un experimento en el que 33 niños de cinco y seis años mantuvieron una conversación con un títere manipulado por un adulto. El niño y el adulto se sentaron en lados opuestos de una vitrina que contenía tarjetas ilustradas de dos caras. El títere ‘pidió’ al niño que seleccionara las tarjetas que representan ciertos objetos, por ejemplo, diciendo: “Dame la tarjeta con manzanas”.

Sin embargo, había una trampa. Si bien tanto el niño como el títere siempre podían ver una tarjeta que presentaba la imagen solicitada junto con otra cosa, en algunos casos el niño también podía ver una mejor coincidencia que el títere no podía. En el ejemplo anterior, esto podría significar que el niño también podría ver una tarjeta que solo mostraba manzanas, mientras que tanto el niño como el títere podían ver una con manzanas y plátanos. Desde la perspectiva limitada del hablante, “la tarjeta con manzanas” era una buena descripción de una tarjeta que podían ver. El niño tenía que tener en cuenta lo que el títere no podía ver y, por lo tanto, evitar elegir la tarjeta que solo tenía manzanas.

Ejemplo de las tarjetas utilizadas en el experimento. Los niños podían ver las cuatro cartas en el ejemplo anterior, pero el adulto no podía ver la imagen de las peras, arriba a la derecha. Cuando el adulto dijo "pásame la tarjeta con peras", el niño tuvo que entender que se referían a la tarjeta de arriba a la izquierda.

De los 33 niños, 29 fallaron en esta prueba, a pesar de que se las arreglaron hábilmente en otros escenarios que probaron la implicatura y la toma de perspectiva por separado. Cuando los adultos completaron la misma prueba, solo nueve de 36 fallaron. Un segundo experimento de seguimiento similar con 25 niños más produjo resultados similares.

Los resultados sugieren que a los niños pequeños les resulta difícil hacer este tipo de inferencia teniendo en cuenta lo que la persona que habla puede o no ver. Esto puede deberse a las dificultades que plantea tener que tomar la perspectiva de alguien visualmente en este tipo de tarea, o puede ser que a los niños les resulte bastante difícil combinar información lingüística y no lingüística en general a esta edad.

Foto: AP

Es posible que los niños en realidad estén tratando de integrar la implicación y la toma de perspectiva, pero les cueste reconciliarlos”, dijo Wilson. “En nuestro experimento, es posible que se hayan dado cuenta de que la implicación de la solicitud chocaba con la realidad de lo que el hablante podía ver, pero luego respondieron con la estrategia incorrecta; por ejemplo, podrían haber estado tratando de corregir la situación en la pantalla del hablante beneficio.”

Este tipo de hallazgos sobre el desarrollo de los niños podría eventualmente ser importante para los profesionales clínicos al evaluar sus habilidades pragmáticas. El hecho de que la combinación de implicaturas y toma de perspectiva siga siendo un desafío para los niños de cinco o seis años también significa que los maestros de escuela primaria podrían desempeñar un papel ayudando a los alumnos más pequeños a desarrollar estas importantes habilidades a través del diálogo en el aula.

“Cuanto más entendamos sobre el desarrollo lingüístico y comunicativo de los niños, mejor podremos apoyar ese desarrollo en la escuela y en el hogar”, agregó Wilson.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.