San Joaquín, San Ramón y Cerrillos están entre las seis comunas con las tasas más altas de contagios de la Región Metropolitana

FOTO: AGENCIA UNO

Comunas tienen una tasa de incidencia acumulada por cien mil habitantes superior a otras de la región, como La Florida, Puente Alto y Maipú. Sus alcaldes reclaman que nunca los escucharon.




De acuerdo al Décimosexto informe Epidemiológico Enfermedad por Sars-CoV-2 (Covid-19) publicado este lunes por el Ministerio de Salud (Minsal), al 10 mayo en la Región Metropolitana había 21.264 personas contagiadas con el virus.

Esta cifra representa una tasa de 261,7 personas contagiadas por cada cien mil habitantes y es la segunda más alta a nivel nacional, después de la de Magallanes, donde llega a las 505,2 personas contagiadas por cada cien mil habitantes.

El ránking de las diez comunas con mayor tasa de incidencia es encabezado por Independencia (698,2), seguida de Recoleta (540,8), San Joaquín (459), San Ramón (440,4), Santiago (372,3) y en sexto lugar Cerrillos (369,8).

De estas comunas, Independencia y Santiago fueron las primeras en iniciar cuarentena el 26 de marzo y la zona norte de la comuna de Santiago (desde Avenida Matta hacia el norte) la única que ha permanecido desde entonces con esta medida.

San Ramón inició el 30 de abril cuarentena solo en la zona sur de la comuna, mientras que Cerrillos se sumó solo el 5 de mayo y San Joaquín, el 8 de mayo a las cuarentena.

Los ediles de estas tres comunas están preocupados porque desde hace tiempo venían avisando a las autoridades sobre el aumento de casos en sus comunas y pese a ello, no tuvieron la cuarentena que tanto pidieron.

Hoy los recursos no alcanzan considerando que rápidamente está aumentando la cesantía y la demanda por ayuda de parte de los vecinos.

Más testeos, más casos

El alcalde San Joaquín, Sergio Echeverria, recuerda que desde el 27 de marzo que vienen pidiendo a las autoridades cuarentena total. Insistieron el 21 de abril cuando se dispararon los casos. Al 13 de marzo ya tenían 30 casos, solo en la última semana de abril sumaron 170 casos y al 10 de mayo, ya suman 475, dentro de una población total cercana a los 103 mil habitantes.

“Somos la tercera comuna con más casos por habitantes, pero recién el 5 mayo nos dieron cuarentena”, dice.

Comuna de San Joaquín. FOTO: Agencia Uno

Según Echeverría, tienen tantos casos porque son de las comunas que más testeos realiza. “Tenemos una red potente de Cesfam y miniconsultorios y sabíamos como venían subiendo los casos precisamente por eso, porque podíamos hacer test y lo advertimos a las autoridades pero se demoraron un mes y medio en escucharnos. El inicio, en menos de 24 horas lográbamos tener el resultado de los test, pero ahora con el cuello de botella, los resultados demoran cuatro días y seguirá aumentando este tiempo”, señala Echeverría.

Hoy la autoridad comunal dice que es necesario mantener la medida, pero de manera efectiva y aumentar las ayudas en forma directa a los vecinos. Para ello, dice, los municipios juegan un rol fundamental ya que son ellos los que más conocen la realidad de sus comunas.

En su comuna se han entregado canastas de alimentos a los más vulnerables, se inició un plan de retiro de almuerzos desde los colegios y apoyo a los emprendedores, pero probablemente no alcanzará durante mucho tiempo por lo que Echeverría insiste en la confianza y apoyo desde el estado.

Una comuna de paso

Al 10 de mayo, Cerrillos tenía 329 casos. El primer caso se registró en la semana de marzo y solo en la última semana de abril, sumó 178 casos más.

Por lo mismo, el alcalde de esta comuna Arturo Aguirre, dice que la decisión de cuarentena llegó tarde. “No quiero exacerbar los errores porque la crisis es muy grande, pero los resultados son evidentes”, dice.

Asegura que sus vecinos salían temprano de sus casas para trabajar, en metro, en la locomoción colectiva, “podían salir sanos y volver en la noche con el virus porque el distanciamiento social es difícil en esas circunstancias”.

En su diagnóstico también destacada que su comuna es una comuna de paso entre Maipú, Padre Hurtado y el centro de la capital. “Miles de personas llegaban todos los días a la estación de Metro Cerrillos porque la de Maipú no estaba funcionando. Es lo que tenemos para conectar con el resto de la ciudad. El aumento de casos lo veíamos venir, era un hecho predecible pero las autoridades no consideraron eses factores”, dice Aguirre.

Foto: Referencial de Archivo Agencia Uno.

Para esta comuna, el efecto de los 329 casos positivos ha sido devastador: las ayudas que están entregando a los vecinos no alcanzarán con los recursos que reciben desde el gobierno central y decidieron salir a pedir colaboración a las empresas que están en el territorio.

“Tenemos adultos mayores, familias vulnerables, muchas familias monoparentales en las que las mamás han tenido que dejar de trabajar porque tienen a los niños en casa. La cesantía aumentará más y nuestros recursos son limitados”, dice.

Depresión y violencia intrafamiliar

Un tema que preocupa al alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera, es el hacinamiento y los problemas sociales que trae consigo la cuarentena.

“Las casas que tenemos en la comuna son pequeñas y muchas veces en un mismo terreno tenemos varios. Tenemos 33 mil hogares en 7 kilómetros cuadrados que son los que quedan habitables si sacamos los parques y plazas. Son personas con alta vulnerabildad, con trabajos informales, obreros de la construcción, feriantes que salen en las mañanas en sistemas de transportes que salen repletos desde la comuna para trabajar en el sector oriente. Con todos esos datos nosotros pedíamos la cuarentena hace días”, señala Aguilera.

A esto se suma el alto número de vecinos que tienen obesidad, hipertensión, diabetes. El 95% de ellos se trata en los consultorios de la comuna. Hoy, dice, están aumentando los casos de depresión profunda, sobre todo en los adultos mayores y de violencia intrafamiliar en las parejas que obligadamente deben permanecer en sus casas y sin trabajo.

“La pandemia es desigual. Afecta más cuando se trata de personas vulnerables, que viven hacinados. No todos los vecinos tienen internet, no pueden trabajar desde sus casas. Hoy nos están pidiendo calefacción, alimentos, productos sanitarios y solo tenemos los recursos que nos llegan desde el gobierno central. El 80% de los recursos provienen de ahí”, reclama.

Comenta