Sesenta años del vuelo espacial de John Glenn: El primer astronauta de la Nasa en orbitar la Tierra

Glenn accediendo a la Friendship 7 antes del lanzamiento del Mercury Atlas 6 el 20 de febrero de 1962. Crédito: NASA

La hazaña espacial se llevó a cabo el 20 de febrero de 1962. Fue la respuesta de la NASA a la Unión Soviética en plena Guerra Fría.




El 20 de febrero de 1962, John Glenn (1921-2016) logró a bordo de la cápsula Friendship 7 dar tres vueltas a la Tierra, en un tiempo de cuatro horas, 55 minutos y 23 segundos. Todo un hito en la historia espacial que logró situar por primera vez a la Nasa al mismo nivel de los rusos, que en 1957 lanzaron el primer satélite artificial al espacio, el Sputnik 1, y en 1961 tuvieron a Yuri Gagarin como el primer hombre en el espacio y en dar una vuelta a la Tierra.

Y este 20 de febrero se cumplieron 60 años desde ese evento. Un logro en plena Guerra Fría, en que el vuelo de Glenn fue la respuesta que dio EE.UU. a la proeza del ruso Gagarin, primer ser humano en viajar al espacio y en orbitar la Tierra, el 12 de abril de 1961.

El astronauta John H. Glenn Jr. se pone su traje presurizado Mercury plateado en preparación para el lanzamiento el 20 de febrero de 1962. Foto: Reuters.

Hazaña

El vuelo de Glenn fue la tercera misión del programa Mercurio de la Nasa, que reclutó a los primeros siete astronautas de la agencia y que tenía por objetivo poner a un hombre en el espacio y hacerlo retornar vivo a la Tierra.

En 1958, participó en una serie de pruebas diseñadas para seleccionar a ese primer grupo de astronautas para el recién formado NASA Manned Space Program. Cada candidato astronauta, de un grupo original de 508, tenía que cumplir siete requisitos.

Imagen del astronauta. NASA/Handout via REUTERS

Tenían que ser graduados de la escuela de piloto de prueba en excelente forma física, menores de 40 años de edad, menos de 1,80 de estatura, pilotos de avión a reacción calificados, y tenían que tener por lo menos 1.500 horas de vuelo y licenciatura en ingeniería. Glenn cumplió todos los requisitos.

También debían cumplir con la reputación de ser uno de los mejores pilotos de prueba en el país. En julio de 1957, había establecido un récord de velocidad transcontinental volando desde Los Ángeles a Nueva York en 3 horas y 23 minutos. Fue el primer vuelo transcontinental en promediar la velocidad supersónica.

El vuelo de Glenn fue un verdadero hito de la NASA. Un logro luego de años de derrotas.

“Los soviéticos de la época afirmaban la superioridad técnica sobre Estados Unidos, ya que podían hacer despegues exitosos de cohetes, mientras que los nuestros explotaban con demasiada frecuencia”, dijo Glenn al portal Space.com en 2012, cuando se cumplieron 50 años de la hazaña. “Fue algo que sentí en ese momento, así que hubo un esfuerzo grande para volver a la cima de nuevo”, añadió.

Glenn es homenajeado por el presidente Kennedy en las instalaciones del Centro de Naves Espaciales Tripuladas en Cabo Cañaveral, Florida, tres días después de su vuelo.

En abril de 1959, fue seleccionado como miembro del primer grupo de astronautas, el “Mercury Seven”. Le acompañaron Scott Carpenter, Gordon Cooper, Gus Grissom, Wally Schirra, Alan Shepard y Deke Slayton.

Después de tres años de entrenamiento, John Glenn se lanzó al espacio a bordo de la cápsula Mercury ‘Friendship 7′. Se convirtió en el tercer estadounidense en el espacio y el primero en orbitar la Tierra, informa la NASA. El vuelo histórico no fue fácil. Al final de su primera órbita, un chorro utilizado para dirigir la actitud de la nave se atascó, lo que obligó a Glenn a abandonar el sistema de control automático y utilizar el sistema eléctrico manual de vuelo por cable.

Répica de la nave espacial Friendship 7.

En 4 horas y 56 minutos, John Glenn rodeó el globo tres veces, alcanzando velocidades de más de 27.000 kilómetros por hora. La exitosa misión concluyó con un amerizaje y recuperación en el Océano Atlántico, 1.200 kilómetros al sureste de Bermuda.

Glenn al instante se convirtió en un héroe. El presidente John Kennedy le otorgó la Medalla de Honor Espacial del Congreso. Escuelas y calles de todo el país llevaron su nombre. Y un desfile de serpentinas en la ciudad de Nueva York celebró su misión.

En la Sala Blanca de la plataforma de lanzamiento, el especialista en carga útil STS-95 John H. Glenn Jr., senador de los EE. UU. de Ohio, hace que los miembros de la tripulación de cierre revisen su traje de vuelo antes de subir al transbordador espacial Discovery para su segundo vuelo al espacio, el 29 de octubre de 1998. Foto: Reuters.

A pesar de su hazaña, Glenn se retiró tres años más tarde de su hazaña de la Nasa para entrar a la arena política, como senador de Estados Unidos. Volvió a hacer historia en 1998, al convertirse en la persona de mayor edad, con 77 años, en volar al espacio a bordo del transbordado Discovery.

Lea más en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.