Máximo dos tazas de café al día: cómo debería ser tu dieta si quieres cuidar al medioambiente

Máximo dos tazas de café al día: cómo debería ser tu dieta si quieres cuidar al medioambiente

Para quienes quieren aportar con un grano de arena desde casa, un reciente estudio reveló cómo debería ser la dieta de una persona para luchar contra el cambio climático.


Hay muchas personas en el mundo a las que les interesa cuidar el medioambiente. Y para aportar su granito de arena, suelen reciclar o hacer compostaje, entre otras acciones caseras. Sin embargo, los alimentos y bebestibles que consumimos a diario también tienen un impacto en el planeta.

En esta línea, un reciente estudio —elaborado por investigadores de la Universidad de Ciencias Económicas y Empresariales de Viena (WU)— reveló cuáles son los alimentos que debiésemos incluir (o no) en nuestra dieta diaria para contribuir a la lucha contra el cambio climático, una acción que los propios autores marcaron como “urgente”.

Máximo dos tazas de café al día: cómo debería ser tu dieta si quieres cuidar al medioambiente

Cómo es la dieta para cuidar al medioambiente

El estudio, realizado por la casa de estudios australiana para la organización sin fines de lucro World Wide Fund for Nature (WWF) Austria, estableció que la dieta “ideal, sana y amigable con el medio ambiente” tiene un foco: reducir la ingesta de alimentos de origen animal.

Es decir, las personas omnívoras deberían consumir como máximo una ración de carne roja cada 15 días, una de carne blanca (baja en grasas) cada semana, no más de dos huevos semanales y solo una ración de lácteos al día.

“Sólo si reducimos el consumo de alimentos de origen animal podremos garantizar una dieta sostenible y evitar así que el planeta se desequilibre”, declaró el coautor del estudio, Martin Bruckner, del Instituto de Economía Ecológica de la WU.

Máximo dos tazas de café al día: cómo debería ser tu dieta si quieres cuidar al medioambiente

Y es que la cantidad de recursos ambientales que se destinan a la producción de los alimentos de origen animal (y los contaminantes que produce el proceso) sería mucho mayor que la que corresponde a otros grupos de alimentos, como los cereales, legumbres, frutos secos, etc.

En la misma línea, los investigadores encontraron que la porción máxima diaria para tomar té, café o cacao debiese ser de máximo dos tazas al día para cuidar el medioambiente.

Beneficios de dejar de comer productos animales (o al menos, bajar su ingesta)

Aunque un gran porcentaje de la población en Latinoamérica y Chile consumen productos animales a diario (carne, queso, yogurt, leche, etc)., distintas investigaciones demuestran que cortar por completo o al menos reducir su consumo, impacta positivamente, no solo en el medioambiente, sino también en la salud.

Según el medio especializado en salud Healthline, estos son algunos de los beneficios de dejar de consumir productos animales:

  1. Buena salud en general y control de peso. Las dietas vegetarianas o veganas están relacionadas con una menor probabilidad de tener enfermedades cardíacas, cáncer, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.
  2. Menor riesgo de enfermedad cardíaca. Entre todos los estudios sobre los tipos de alimentación, las grasas saturadas —que se encuentran en la carne y otros productos animales— destacan por tener un impacto negativo en la salud del corazón.
  3. Mejor salud intestinal. Las dietas sin carne, suelen ser ricas en frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y otros alimentos vegetales que tienen altos contenidos de fibra. Esta es beneficiosa para las bacterias “buenas” del intestino y tiene efectos antiinflamatorios y de reforzamiento del sistema inmune.
  4. Protección contra algunos tipos de cáncer. Las carnes rojas y procesadas (como el jamón, tocino, salami, entre otras), están asociadas con un mayor riesgo de cáncer colorrectal e, incluso, el cáncer de mama. Por ello, la dieta reducida o sin este tipo de proteína puede proteger al cuerpo de estas enfermedades.
  5. Un aporte para el medioambiente. Los estudios demostraron que la producción de carne requiere más recursos, genera más emisiones de gases de efecto invernadero y contribuye a la deforestación y la contaminación en mayor medida que la producción de alimentos vegetales mínimamente procesados.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.