Michele Wucker: “El coronavirus es un rinoceronte grande y gris”

La autora norteamericana acuñó el término “rinoceronte gris” para referirse a situaciones de extremo riesgo para un país o una compañía que, aunque resultan predecibles, no son enfrentadas por sus responsables. Es lo contrario a la sorpresa que suponen los “cisnes negros”. Sobre la pandemia del coronavirus y sus consecuencias, la popular charlista TED no tiene dudas. “Si no actuamos, vamos a ver a mucha gente morir, y veremos una enorme crisis económica”, dice.




Wucker era una periodista financiera norteamericana destacada hasta que se convirtió ella misma en entrevistada, fuente de información, charlista TED y autora superventas. Fue a causa de un rinoceronte, uno gris, término que ella acuñó para referirse, desde la economía, a aquellas situaciones de extremo riesgo para una nación o compañía, que todos saben que son posibles o incluso probables de suceder, pero que nadie hace nada para enfrentar.

Su libro The Gray Rhino se publicó en 2016, y desde entonces estudia, analiza y prevé los riesgos negligentemente enfrentados por las sociedades. Es el concepto opuesto al de “black swan” o cisne negro, aquello muy improbable que pase, y por tanto, una sorpresa. Para ella, esta pandemia de coronavirus es un rinoceronte grande, peligroso, y anunciado.

De por qué ignoramos los problemas obvios -en la política pública y la vida personal- y cómo cambiar ese paradigma, habla con Tendencias desde su casa en Chicago, donde está recluida, saliendo sólo para pasear a su perro.

-¿Cómo llegó a este concepto de rinoceronte gris?

-El concepto comenzó en Latinoamérica, luego de la crisis de deuda en Argentina, en 2001. Unos nueve meses antes del colapso, hubo una propuesta que estaba dando vueltas por Wall Street sobre una reestructuración, de un 30 por ciento de reducción de la deuda. Lo que, por supuesto, no ocurrió, porque Argentina quería seguir siendo el favorito en los mercados emergentes y no podía aceptarlo. Los bancos también querían hacer una reestructuración donde obtendrían cientos de millones de dólares, así es que tenían un incentivo financiero. Y todos sabemos lo que pasó, en vez de perder el 30 por ciento, los inversionistas perdieron el 70 por ciento de su dinero en Argentina. Si avanzamos diez años, a la crisis y deuda en Grecia, algunas de las dinámicas eran muy similares: las deudas estaban subiendo, la economía bajando y el mapa es bastante simple. Así que escribí un paper llamado “Crónica de una deuda anunciada” (Chronicle of a Debt Foretold).

-En referencia a García Márquez…

-Exacto. Es porque había estudiado literatura latinoamericana. Así que escribí un paper sobre Grecia, básicamente diciendo “miren lo que pasó con Argentina, aprendan”. Esto fue en la primavera del 2011, así que fui una de las primeras personas en hablar públicamente y decir que Grecia necesitaba reestructurar su deuda ahora, en vez de esperar a que todo se vaya al diablo. Y ese paper recibió mucha atención, aparecí en CNBC, pero lo que me sorprendió fue que la gente realmente estaba hablando sobre eso. Por supuesto que Grecia y sus senadores se juntaron. Dijeron que a último minuto habían llegado a un acuerdo que evitaba otra caída caótica, lo que habría llevado al colapso a Europa. Esto ocurrió en la primavera de 2012 y, en esa época, estaba dirigiendo un think tank en Nueva York.

-¿Por qué Argentina y Grecia se comportaron distinto? ¿Y qué tiene que ver eso con los rinocerontes?

-Tomé la decisión de que necesitaba volver a escribir y esa fue la pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre Argentina y Grecia? Ambos vieron que se les venía algo muy grande encima, algo atemorizante, algo peligroso, como con un cuerno. Y Argentina simplemente dejó que la pisoteara y Grecia no lo hizo. ¿Por qué?, ¿cuál fue la diferencia? Ese fue el comienzo de The Gray Rhino. Se me ocurrió la imagen del rinoceronte como una forma de hacer que sea más accesible, buscando la forma de hacer que esa pregunta fuese más amplia y más relevante para otras políticas como cambio climático, desafíos corporativos, el escándalo de GM, de Volkswagen y para otras situaciones donde la gente viera un problema y actuaran como si no estuviese ahí.

¿Cuál es la diferencia entre Argentina y Grecia? Ambos vieron que se les venía algo muy grande encima, algo atemorizante, algo peligroso, como con un cuerno. Y Argentina simplemente dejó que la pisoteara y Grecia no lo hizo. ¿Por qué?, ¿cuál fue la diferencia?

-¿Lo pensó como lo contrario de los famosos cisnes negros o black swans?

-Estaba hablando con un amigo, que hizo un chiste sobre el cisne negro, porque es algo que tiene alto impacto y es muy poco probable, así que me dijo sobre mi idea: “puedes llamarlo rinoceronte negro”. Y ahí es cuando descubrí que los rinocerontes negros no son realmente negros, los rinocerontes blancos, como solían llamarse, no son blancos, son todos grises.

-Hablando del coronavirus, usted dice, justamente, que esto no es un cisne negro, sino un rinoceronte gris. ¿Por qué?

- Es un rinoceronte grande y gris. Es mucho más grande de lo que la mayoría de las personas imaginaron, y la pandemia es algo que hemos visto muchas veces antes. Mi bisabuelo murió en la pandemia de gripe en 1918, en la segunda ola de contagios, en noviembre. Así que esto no es algo que no hayamos visto antes, no es algo que no podamos imaginar porque lo único que tenemos que hacer es abrir un libro de historia. Y hubo muchísimas advertencias. De hecho, este año, el Foro Económico Mundial escribió el Informe Sobre Riesgos Mundiales, y las pandemias están en el top 10 de la lista. Los epidemiólogos, durante mucho tiempo, han estado  investigando sobre este peligro, dado el cambio climático, globalización, viajes aéreos y la resistencia a los antibióticos. Todo esto ayuda a que las amenazas de las pandemias empeoren. Así que todos sabíamos eso.

-Y su impacto económico, ¿también fue un riesgo enorme no visto?

- Todas las personas inteligentes en economía, política y en los mercados, han advertido que estamos en medio de una enorme burbuja financiera. Yo he escrito sobre eso. Los mercados han subido unas cinco veces desde  2009. Todo esto lo decían algunos grupos de política monetaria que lidiaban con corporaciones, tomando deudas récord que estaban expandiendo el déficit de presupuesto de Estados Unidos. Muy inquietantemente, las corporaciones estaban invirtiendo dinero en la bolsa de valores, comprando nuevamente sus acciones, en vez de invertir en I+D, inversión en capitales, aumentando el sueldo de los empleados. Había mucha preocupación sobre los salarios que estaban estancados. Las corporaciones estaban haciéndose más millonarias, los millonarios se estaban haciendo más ricos, pero gran parte de la población no estaba mejor. De hecho, un 40 por ciento de los estadounidenses tiene dificultades para gestionar un gasto de emergencia de 400 dólares. Así que estaban todas estas advertencias sobre el mercado y mucha gente sabía que esto era un castillo de naipes donde si alguien soplaba muy fuerte, se iba a derrumbar todo. Y muchas cosas podrían haber derribado esas cartas. Así es que tenemos lo que se llama un choque entre rinocerontes grises, no sé cómo se puede traducir esto en español, pero en inglés un choque (crash) es lo mismo que un grupo de rinocerontes (manada). Pero lo que pasa es que si tienes muchos problemas y los ignoras todos, estos se pueden juntar e interactuar de forma en que se genera mucha destrucción, que es lo que estamos comenzando a ver ahora. Es muy probable que los hospitales se vean sobrepasados, nos estamos dirigiendo hacia una gran, profunda y grave recesión. Estamos enfrentando un colapso mucho mayor si no actuamos inmediatamente.

Mi bisabuelo murió en la pandemia de gripe en 1918, en la segunda ola de contagios, en noviembre. Así que esto no es algo que no hayamos visto antes, no es algo que no podamos imaginar porque lo único que tenemos que hacer es abrir un libro de historia.

-La diferencia entre categorizar esto como un cisne negro versus un rinoceronte gris es sobre la responsabilidad en el liderazgo, porque si es algo que es muy poco probable, entonces no necesitas hacerte responsable de eso. Pero si es un rinoceronte grande y gris, entonces es tu responsabilidad como líder.  ¿Qué tipo de comportamiento han demostrado los líderes?

-Hay tanta irresponsabilidad. Creo que es porque después del 2008, cuando hubo muchas advertencias sobre las hipotecas subprime, las burbujas financieras y todo este tipo de advertencias, empiezas a ver cómo los precios de las viviendas comienzan a subir. Yo tenía un departamento en Manhattan y en cuatro años llegó casi al doble de su valor. Eso es muy loco, así que lo vendí. Pero habían tantas advertencias que fueron ignoradas en el 2008. Alan Greenspan escribió después un artículo grande en Foreign Affairs, diciendo que nadie podría haberlo visto venir, que era ridículo. Cualquiera que hubiese leído alguna vez a Charles Kindleberger, el experto en Manías, pánico y cracs  (Manias, Panics and Crashes), un excelente libro que recomiendo. Cualquiera que hubiese leído a Charles Kindleberger tuvo que haberse preocupado en el 2008 y durante los últimos años. Pero debido a que los legisladores fueron capaces de definir el 2008 como un cisne negro que nadie vio venir, dijeron “mira, podemos hacer esto nuevamente y salirnos con la nuestra”, pero la gente está más informada ahora. Creo que la gente ahora está dispuesta a levantarse y decir “miren, los líderes tienen que prestar atención al coronavirus”.

Cazando rinocerontes

-¿Por qué los seres humanos exhibimos estas conductas negadoras del peligro más grande, y qué se puede hacer al respecto?

-Siempre recomiendo que la gente haga una lista con las cosas más obvias que se le vienen encima. Ejercicio que ha estado en discursos, talleres, empresas y corporaciones, audiencias de políticas, entrevistas con medios. Básicamente: ¿cuál es tu rinoceronte gris? Luego les pido que se pregunten qué están haciendo al respecto. Es un proceso bastante simple. Una vez que lidies con un rinoceronte gris, haz una revisión, de vez en cuando, y luego avanza con el siguiente. Algunas veces tienes que lidiar con varios rinocerontes al mismo tiempo porque están conectados unos con otros. Lo que me parece sorprendente es cuánta gente ha usado esto en su vida personal.  Estuve en Shanghái en el 2017. Hubo unas tormentas eléctricas horribles y este hombre joven, que había manejado 3 horas para llegar allá, en medio de las tormentas, para escucharme hablar y pedir mi autógrafo, me entregó una copia de mi libro. Me dijo: “Me has ayudado tanto en mi vida personal”, lo que me impresionó. He recibido muchos comentarios así sobre mis lecturas.

-¿Hay una relación entre las personas que lidian así con su vida personal y con su vida pública?

-Un amigo me dijo que al analizar el riesgo de su empresa,  no era la tecnología, no era el producto, no era el modelo de negocios, no era el medio ambiente macroeconómico:  en cada uno de los casos el problema eran las fallas personales y la toma de riesgo de los CEO. Era el manejar en estado de ebriedad, era la violencia doméstica. Y desde ese entonces he investigado para ver si encuentro una correlación entre los CEO que engañan a su mujer, que reciben multas por conducir a alta velocidad y bajo la influencia del alcohol, violaciones de seguridad y otros problemas. Es interesante ver que, al ignorar los rinocerontes grises en tu vida personal, realmente tiene un impacto en el mundo de los negocios... Y no es sorprendente cuando ves la vida personal del presidente de Estados Unidos y algunas de sus decisiones administrativas, a eso me refiero.

Es interesante ver que, al ignorar los rinocerontes grises en tu vida personal, realmente tiene un impacto en el mundo de los negocios... Y no es sorprendente cuando ves la vida personal del presidente de Estados Unidos y algunas de sus decisiones administrativas, a eso me refiero.

-¿Cómo ve el futuro cercano del mundo?

- (Suspira) Creo que es casi un enorme botón de reseteo. Si estás usando correctamente la teoría del rinoceronte gris, vas a cambiar lo que va a ocurrir. Y si no actuamos, vamos a ver a mucha gente morir, vamos a ver una enorme crisis económica, probablemente más allá de lo que la gente ha visto desde la Gran Depresión en 1929, e incluso más. Esto podría llevar a una enorme destrucción social y política, y ese es el peor escenario. Es por eso que simplemente ignoramos lo que tenemos frente a nosotros. En el mejor escenario, según un epidemiólogo, es que el 20 por ciento de la población se contagie en un periodo de 12 meses, que sigue siendo un número enorme cuando comienzas a sacar la cuenta. El mejor escenario es uno en el cual la gente mantiene la distancia física, pero usa las redes sociales y los medios de comunicación para construir un tejido social, para aferrarse a la conexión humana. Vemos una enorme inversión en proporcionar los suministros que necesitamos porque hay muchos lugares donde no tienen lo que se necesita, a pesar de que tuvieron dos meses y medio para prepararse, lo que es ridículo.

Creo que (esta crisis) nos hará revaluar nuestra situación laboral donde se espera que la gente trabaje hasta el cansancio, que hace que nuestros sistemas inmunes sean más vulnerables, lo que lleva a que el sistema completo sea vulnerable.

-¿Ve la posibilidad de un cambio positivo global tras el coronavirus?

-Al trabajar en política, siempre veo las posibilidades negativas y las positivas. Si no me aferrara a la posibilidad de tener un escenario más optimista, no sería capaz de hacer este trabajo. Así que mi procedimiento estándar es mirar hacia la luz al final del túnel, hacia la luz más brillante posible y que no sea el tren viniendo del sentido contrario. Creo que habrá buenos cambios que resulten de lo malo. Ya estoy viendo parte del enorme apoyo de los trabajadores en el área de la salud, los trabajadores de restaurantes. Creo que nos hará revaluar nuestra situación laboral donde se espera que la gente trabaje hasta el cansancio, que hace que nuestros sistemas inmunes sean más vulnerables, lo que lleva a que el sistema completo sea vulnerable. Creo que, en términos de cadena de suministro, la gente va a reconsiderar este enfoque de “justo a tiempo”, esta suposición de que puedes obtener todo lo que necesitas a último minuto. Nos va a forzar a pensar más en el largo plazo. De alguna forma tenemos una oportunidad de hacer una limpieza, de partir de cero. Pero es muy triste ver que se tuvo que llegar a esto, una situación donde cientos de miles de personas están perdiendo sus vidas. Mucha gente va a quedar en la quiebra, mucha gente va a sufrir el próximo año y eso es muy difícil. Solo puedo afirmar que tendremos un resultado positivo porque si no lo hiciera, sería demasiado deprimente. Y simplemente no podría lidiar con eso.

Comenta