Voces

Educación Pública: ¿Municipalizar o No Municipalizar?

Tomás Recart

Director Ejecutivo, Enseña Chile.

@


Como dice el connotado arquitecto chileno Alejandro Aravena: “No hay nada peor que contestar correctamente la pregunta equivocada”. Esto es relevante para la Educación Pública en Chile, porque la pregunta que nos estamos haciendo hoy como país es: ¿municipalizar o no municipalizar?, cuando ésta debiera ser: ¿quién finalmente es responsable?

Cuando un privado hace una mala gestión de recursos y declara la quiebra, las consecuencias son patrimoniales y, cualquiera sea el monto, deja de tener acceso al sistema financiero: cuenta corriente, créditos, tarjetas, transferencias, etc. 

Las consecuencias de una mala gestión en la educación pública no tienen que ver con un color político. En este último trimestre nos hemos enterado de la dramática situación que han heredado de sus antecesores los alcaldes de Valparaíso, Jorge Sharp, y de Santiago, Felipe Alessandri. El primero heredó una deuda de $40.000 MM, mientras que el segundo una deuda de $21.000 MM.

En Carabineros (otro organismo público) se acaba de declarar un defalco por casi $17.000 MM. Con justa razón, un escándalo nacional. Este monto es similar, o el doble, a la deuda en educación que heredan los municipios de Santiago y Valparaíso, pero nadie se escandaliza por estos casos. ¿Cómo y quién paga? Hoy se paga con el desprestigio de la Educación Pública y para peor, pagan los niños que buscan crecer a partir de ella.

Pero la falta de claridad en quién finalmente es responsable en la Educación Pública no pasa solamente por la administración de recursos. Como escribí en la columna anterior (https://goo.gl/WFRZNR), también hay otro tipo de responsabilidades como la selección de personal, cobertura curricular, remuneración y evaluación de desempeño, que son difusas tanto en el modelo actual como en el proyecto de ley que busca fortalecer la Educación Pública. Ambos modelos adolecen de algo fundamental: Tener una estructura clara y simple de responsabilidades y el correspondiente nivel de rendición de cuentas.

¿Cómo debiera ser la estructura de responsabilidades? Se necesita un nivel central que establezca estándares, reglas del juego y promueva esfuerzos colectivos, pero la gran mayoría de las decisiones pedagógicas se deben tomar cerca del lugar de impacto, dada las complejidades que el contexto puede traer, especialmente si tiene un alto grado de vulnerabilidad.

Debemos construir un sistema de educación pública que considere niveles de autonomía, y el correspondiente nivel de rendición de cuentas, si no nunca podremos atraer todo el talento que se necesita en las comunidades escolares. ¿Quién se va a querer ir a trabajar a Alto Hospicio, Vallenar o Puerto Aysén si son meros ejecutores de lo que dictamina el nivel central? Recorriendo colegios públicos a lo largo de todo Chile, veo que hay excelentes directores y profesores, pero que por la falta de atribuciones que le son delegadas para tomar las decisiones, muchos terminan frustrándose y trabajando en otra cosa.

Luego, para revitalizar la Educación Pública el primer paso es definir la pregunta correcta. Esta no es municipalizar o no municipalizar, sino quién finalmente se va a hacer cargo, tiene las atribuciones para ello y se  responsabiliza de su gestión.

Seguir leyendo