Voces

Macroeconomía y Felicidad

Rodrigo Montero

Director Escuela de Ingeniería Comercial Facultad de Economía y Empresa UDP

@


¿Qué tienen que ver? Mucho. Ahora que estamos debatiendo cuáles son las causas del bajo crecimiento de la economía chilena, veamos cómo impacta el crecimiento en el bienestar de las personas. En términos de ingreso, el impacto es evidente. Una regla utilizada por macroeconomistas establece que si una economía crece a una tasa de X%, entonces tardará “70/X” años en duplicar su ingreso (PIB). Bajo esa lógica, crecer al 1 o al 5% no da lo mismo (70 versus 14 años, en duplicar el ingreso).

La relación no es tan directa en cuanto a bienestar subjetivo (es decir, felicidad o satisfacción con la vida). Investigaciones indican que, a bajos niveles de ingreso, un aumento de éste produce un efecto directo y proporcional en la felicidad (y satisfacción con la vida) de las personas. Pero a partir de cierto umbral, investigadores como Kahneman y Deaton encuentran que incrementos sucesivos en ingreso no tienen una contrapartida en felicidad (aunque sí en satisfacción con la vida). ¿Deja el crecimiento de tener importancia? Al menos para el caso de Chile, no; tal vez, la respuesta más certera es que nunca deja de tener importancia. Un mayor ingreso permite que las sociedades accedan a una mayor oferta de bienes y servicios. Eso mejora (aunque a una tasa decreciente) la felicidad y, de manera sistemática, la satisfacción con la vida de las personas.

Pero el PIB no es la única variable macro que importa a las personas. Investigaciones han mostrado que el desempleo genera un impacto negativo sobre el bienestar subjetivo de las personas. Cuando una economía cae en recesión, se produce un efecto negativo doble sobre la sociedad: por un lado, la caída en el ingreso genera pérdida en términos de bienestar subjetivo de las personas; y, por otro lado, el aumento en el desempleo genera un impacto que va más allá de la pérdida de ingreso. De hecho, se ha encontrado que no obstante que la economía se haya recuperado, en términos sicológicos los efectos negativos de una recesión perduran en el tiempo.

¿Qué hay de la desigualdad en la distribución de los ingresos? Si bien es importante trabajar por un mayor y mejor crecimiento, no lo es menos cómo se da ese crecimiento y cómo se reparte entre la población. Estudios también muestran que una desigual distribución del ingreso tiene un efecto negativo en países donde la movilidad social es baja. Por ello es importante diseñar políticas que permitan que el crecimiento sea un vehículo eficaz para lograr una mayor movilidad social, sobre todo en una economía como la chilena que exhibe elevados índices de desigualdad.

El desafío, por lo tanto, no es solo apuntalar el débil crecimiento económico, sino también hacer que ese crecimiento maximice la felicidad de los chilenos. Existe abundante evidencia respecto de los factores que están detrás de sociedades más felices, la cuestión es incorporar este conocimiento en el diseño de las políticas públicas.

 

Seguir leyendo