Voces

TV Pública, ¿urgente o importante?

Fernando Acuña

Profesor Facultad de Comunicaciones UC

@


Todos los países democráticos desarrollados tienen en común una robusta red de medios públicos, pero en el modelo de financiamiento hay diferencias. Algunos se financian por un impuesto directo a los contribuyentes, otros son financiados desde el erario público, también hay fundaciones que buscan recursos, etc. Chile tiene un modelo muy particular, donde el Estado no aporta dinero sino que el financiamiento proviene básicamente de la publicidad. Sin embargo, el modelo chileno está en una profunda crisis. Profunda porque hay una crisis en la industria de la TV abierta mundial, además TVN no tuvo la visión de ver hacia donde evolucionaron los medios, TVN se quedó en el pasado, haciendo televisión como en los 90.

Hay que entender qué es esto de los Medios Públicos, son medios de comunicación absolutamente independientes del Gobierno y de otros grupos que pueden tener legítimos intereses particulares. Pero, para alcanzar esta independencia deben tener libertad de gobernanza, de expresión y económica.

Los medios públicos deben ser garantes de equilibrio, imparcialidad, precisión, transparencia. Más aún deben asegurar calidad en sus contenidos, para lograr esto deben tener una programación atractiva y relevante para las audiencias, que sea un factor de unidad e identidad nacional, respetando la diversidad cultural de nuestro país.

Los medios públicos deben ser modernos, funcionar acorde a los tiempos que corren, entonces lo primero es asumir que la TV ya no es el medio rey y que, aunque no se quiera reconocer, el medio dominante hoy es internet, sin embargo, la televisión debe ser vista como parte de internet.

Cuando legislamos no lo podemos hacer pensando en el pasado. Uno de los grandes problemas de la crisis de la TV en Chile es que seguimos pensando y realizando TV como en los 90. Yo también fui feliz en los 90, cuando era productor ejecutivo del programa más premiado de esa década, “El Show de los Libros”, sin embargo, no me puedo quedar en el pasado, debemos hacer una televisión moderna creada pensando en la evolución de los medios y la sociedad.

La crisis de TVN también es una crisis de su gobernanza y en particular de su directorio. No cabe duda que en TVN se han tomado muy malas decisiones en la presidencia de Ricardo Solari. Solamente invito a analizar fríamente que, cuando llega Solari, TVN tenía ahorros por más de

30 mil millones de pesos, posteriormente hicieron un leaseback con las propiedades de TVN por otros 20 mil millones. Es evidente que la administración ha sido deficiente, sin embargo, la presidencia de Mikel Uriarte en el gobierno anterior, fue en definitiva, la responsable de la salida del área dramática encabezada por María Eugenia Rencoret. Aquí no podemos rasgar vestiduras, todos los sectores políticos tienen responsabilidad en la situación actual de TVN, los miembros del directorio corresponden a partidos políticos con representación parlamentaria.

Es muy lamentable que la Presidenta Bachelet no cumpliera su promesa de gobierno: “Introduciremos modificaciones al Consejo Nacional de Televisión, incorporándolo al Ministerio de Cultura y Patrimonio, ampliando sus atribuciones, manteniendo su rol de regulador de la TV, enfatizando su rol de fomento de la calidad de la industria televisiva, tanto a nivel de TV abierta, pago, regional y comunitaria”.

“Enviaremos un proyecto de ley al Congreso para realizar un conjunto de modificaciones en materia de televisión pública. Se deben ampliar las facultades de TVN para un cumplimiento efectivo de los objetivos asociados con la misión pública que la ley le entrega. Al directorio se le aplicarán los deberes y régimen de responsabilidades de los directores de las Sociedades Anónimas y se debe imponer la obligación al Directorio del canal público de dar cuenta de su gestión una vez al año. TVN, debe incorporar financiamiento público de manera sistemática, con el objeto de que pueda producir bienes públicos socialmente valorados que los privados no tienen obligación de producir”.

“En el nuevo escenario de TV Digital, el canal público debiera desarrollar a lo menos dos frecuencias abiertas y gratuitas adicionales. Una, la del canal 24 horas, actualmente sólo en plataformas de pago, y otra para un canal educativo – cultural. Son justamente estas iniciativas las que requieren de un decidido apoyo del Estado”.

Estos párrafos están extractados del programa de Gobierno de Michelle Bachelet.

Los medios públicos deben ser realmente independientes de los gobiernos, por eso en los países democráticos desarrollados, dependen en general de los Ministerios de Cultura. En Chile hay algunos políticos, (incluido el Presidente de TVN, Ricardo Solari) que quieren tener dependencia del Ministerio Secretaría General de Gobierno. Este es un error profundo, es no creer en la libertad de expresión.

Hoy vemos como acecha a TVN la posibilidad de entrar en cesación de pagos, entonces es urgente “inyectarle dinero” para que subsista, para que no despidan más trabajadores. ¿Cómo llegamos a esta situación terminal? Hay que buscar a los responsables de esto y sancionarlos, sin embargo, debemos pensar en el futuro de una red de medios públicos moderna, relevante y de calidad, en conclusión, la clave es perfeccionar ahora el modelo de medios públicos que queremos.

Propongo que la solución no sea de parche. Chile merece una red de medios públicos de calidad, para las distintas audiencias, culturas y regiones AHORA. El modelo de financiamiento debe ser desde el presupuesto de la Nación, no depender de la publicidad. Enfrentemos con seriedad esta crisis y logremos las soluciones necesarias para que Chile tenga la TV que merece.

Seguir leyendo