Un cuento negro y a lo Fritz Lang en escena

fritzlangWEB

Una de las escenas de The animals and children took to the streets.

La compañía británica 1927 debutará en Chile con The animals and children took to the streets, montaje dirigido por Suzanne Andrade que combina teatro, cine y música en vivo y que estará en CorpArtes entre el 16 y 18 de enero.


El barrio inventado de Bayou, con sus oscuros callejones y fachadas, es el más temido en una ciudad presa del conservadurismo. Allí viven y trabajan inmigrantes y nativos, y sus demás vecinos los espían tras las cortinas. Al caer la noche, un Lobo aparece en una de las puertas de la avenida principal. Suele saciar desde allí su apetito de voyeur, pero cierto día una mujer llamada Agnes Eaves y su pequeña hija vuelven a casa más tarde de lo habitual, y el animal afila sus garras sin despegarles los ojos de encima. Mientras, un grupo de niños piratas secuestra al gato del alcalde y lo toma de rehén en una de las plazas del sector.

"¿Es una señal de esperanza en este lugar sin esperanza, o el verdadero horror acaba de comenzar?", escribe la dramaturga y directora Suzanne Andrade (1980), una de las fundadoras de la aplaudida compañía británica 1927, que entre el 16 y 18 de enero aterrizará por primera vez en Chile, en el teatro de CorpArtes, con su espectáculo The animals and children took to the streets.

Desde su debut en la Opera de Sidney en 2010, este montaje los ha llevado a presentarse en más de 80 escenarios de 28 países, y sus influencias saltan a la vista: hay imágenes inspiradas en el expresionismo, y su historia reinterpreta -"y exacerba en el presente", según The Guardian- la de Metrópolis de Fritz Lang, filme estrenado el mismo año que dio nombre al grupo.

Aunque fue fundada en 2005, la compañía radicada en Margate y Londres hizo su primera aparición dos años después, con el estreno de Between the devil and the deep blue sea en el Festival de Edimburgo, donde además ganó el premio Peter Brook. La virtuosa conjugación de teatro, cine y música en vivo, sello de todos sus espectáculos, fue ovacionada por la crítica, pero sus miembros quisieron ir por más. En 2012, el grupo integrado, entre otros, por el ilustrador Paul Barritt y la pianista Lillian Henley, fue convocado por la Komische Opera de Berlín para convertir La flauta mágica de Mozart en un filme de terror en vivo, y hace unos meses repitió la fórmula al fundir en una sola pieza, con números circenses y una gran orquesta, El niño y los sortilegios de Mozart y el ballet Petrushka de Stravinsky.

"Somos esponjas, absorbemos muchas influencias. Luego las filtramos a través de nuestra imaginación. Robamos, nos apropiamos, mezclamos y empalmamos todo ese material: el expresionismo, el cine mudo, el constructivismo y todos sus influyentes. Consumimos muchas películas, música y libros, aunque por lo general son más antiguos y no tan contemporáneos", comenta Andrade sobre el material de trabajo de 1927, cuyos procesos creativos pueden tardar entre dos y hasta 10 años.

En The animals and children... el grupo proyecta sobre una pantalla una animación del imaginario barrio de Bayou. Hay también actores y músicos en escena, pero su despliegue visual hace que el público se sienta, a ratos, en una sala de cine. "Los disturbios callejeros y las perturbaciones sociales son terriblemente proféticas", anotó The Telegraph, que además describió la pieza como una "novela gráfica en el escenario". Andrade coincide con esa descripción, y añade: "Personalmente me gusta mucho el trabajo artesanal del teatro. Sin embargo, también somos grandes fanáticos de la ciencia ficción, por lo que creemos que nuestro trabajo se encuentra en algún lugar entre lo antiguo y lo futurista".

De los cruces entre su historia con la de Metrópolis de Lang, donde los esclavos habitaban los suburbios, la directora explica: "Aquí los animales son ese disturbio que rápidamente es sofocado por el gobierno conservador que tenemos, y que no valora lo que el resto de la sociedad considera temas relevantes; como el empleo, la salud y la educación para todos, ingleses y extranjeros, no solo para los ricos".

Comenta