Daniel Melero: "Jamás les hubiera hecho grabar Trátame suavemente a Soda Stereo"

67572521_703365390107344_5296500666812223679_n

Melero y Cerati.

El artista recuerda cómo una de sus composiciones se convirtió en uno de los más grandes éxitos del trío argentino, parte de un disco debut que esta semana cumplió 35 años. Además, habla de sus momentos con Cerati y desmenuza el pop actual: "El arte merece una contundencia sonora que no tiene el trap".



Daniel Melero (61) es un músico y productor de brújula activa y casi siempre dirigida hacia el presente. Con una discografía que reporta lanzamientos hasta 2017, y con viajes por distintas latitudes impartiendo cátedras acerca de su labor, el argentino sigue amplificándose como sinónimo de pop de vanguardia y búsqueda creativa.

Pero tal categoría también tiene raíces pretéritas: su solo nombre remite a la era dorada del cancionero trasandino, con trabajos junto a Soda Stereo o Babasónicos. De hecho, este martes 27 se cumplieron 35 años del debut del trío que encabezó Gustavo Cerati, la obra donde Melero fijó su rúbrica al componer "Trátame suavemente". De todo aquello habla con Culto, sentado en una librería ubicada sobre la avenida Santa Fe en Buenos Aires.

"Hasta el día de hoy me mostrás un pentagrama y para mí es un dibujo medio repetitivo y aburrido. Siempre me rodeé de gente que supiera tocar algo muy bien, que además de ser buenos músicos fueran artistas. Yo me dediqué más al desarrollo conceptual de cómo hacer un disco, lo que se quiere formular en la intención de una obra. Fue muy buena la elección".

[caption id="attachment_96415" align="alignnone" width="700"]

Daniel Melero. Foto: Alejandro Oropeza.[/caption]

"Trátame suavemente" se la pidió a usted Federico Moura para grabarla con Virus. ¿Por qué no accedió?

Eso es una ridiculez, porque él podría haberla grabado igual, no hace falta que yo le dijera que sí. Él, por una cuestión de amistad, me pidió permiso, pero cualquiera puede grabar una canción de alguien. Era muy curiosa la relación que yo tenía con los Virus, cuando los iba a ver les decía que no me gustaban sus shows. Siempre fueron muy amables conmigo y que la canción haya terminado tocada por Soda Stereo es producto de que Federico (N de la R: productor del debut de Soda) sabía que con Gustavo nos unía una gran amistad, más grande que la que yo tenía con él. Si yo hubiera sido el productor del primer disco de Soda, como iba a serlo en el comienzo, jamás les hubiera hecho grabar esa canción, no lo hubiera propuesto siquiera.

¿Por qué no?

No se me hubiera ocurrido, me gustaba mucho la música de Soda Stereo, entonces ¿para qué meter un tema mío si puede ser todo el álbum de ellos? Pero bueno, para todos resultó muy bien esa idea y fue de Federico. El gesto habla de su generosidad, no la grabó con su banda, pero de todas maneras impulsó a que lo hiciera Soda.

https://www.youtube.com/watch?v=xXD_IEcZbMI

En 1990, Los Prisioneros lanzaron Corazones, un trabajo de pop electrónico considerado pionero en Chile. ¿Sabe de ese álbum?

No, tengo una idea de Los Prisioneros y conozco algunos temas, pero no sé qué disco es.

Podría considerarse Corazones como un paralelo de Dynamo, de Soda, donde usted participa. ¿Qué le parece que estos discos inspiren a las nuevas generaciones?

Hay gente escuchando de manera histórica la música, eso es positivo, sobre todo en esta época donde todos los tiempos se pueden confundir entre sí a través de la información que el internet provoca. Es bueno tener ideas a partir de saltos en el tiempo, Dynamo es un buen disco, hace un tiempo lo escuché y me tomó por sorpresa, porque yo tenía un recuerdo diferente, hay discos en que vos sabés cómo fueron los minutos en que ocurrieron las cosas, y en ese sentido fue un disco difícil.

¿En qué sentido?

En el sentido de relaciones personales, de cómo estaban en ese momento los Soda entre ellos. Había muerto mi padre el día de la primera sesión, después de dos meses de estar preparándonos para grabar, fue un disco que atravesé con un ánimo muy particular.

Muchos lo consideran un visionario por haber incursionado tempranamente en el techno.

Lo considero un halago, a mí me resultó inevitable todo lo que he hecho. Pero considerarme yo un visionario... siento que como mucho he logrado ser contemporáneo, no me considero un artista de vanguardia. Con suerte creo que soy alguien que trabaja con elementos contemporáneos. ¡No me puedo hacer cargo de que mucha gente sea de retaguardia! (se ríe).

En unos meses se hará en Chile La Cumbre, el primer festival de rock paritario en el país. ¿Qué le parecen estas iniciativas?

Me resulta irrelevante si la música no es buena. Si la música es buena, me parece relevante. Tal vez todos los primeros discos que me compré eran de mujeres, desde Janis Joplin por ejemplo. Me parece que es forzar, pero si la música es buena, está bueno, y si la música es mala, va a ser mala para todos los que crean que merecemos iguales derechos.

¿Qué opinión tiene del trap?

Me parece una música un poco liviana para el gusto que tengo. Sobre el trap argentino en particular, le falta rango dinámico, violencia, este… en general creo que todo género tiene algunos artistas buenos. Pero cuando se trata de un género, son una porquería que se está multiplicando para inundar un mercado, y eso ha pasado con muchas categorías musicales. Espero que los nuevos músicos dejen de tomar como "posta" hacer música que ya existe y se dediquen más al arte. El arte merece una contundencia sonora que no tiene el trap.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.