Hunters: la guerra silenciosa

Imagen-HUNTERS-2

Al Pacino y Logan Lerman protagonizan la serie.

La verdad es que a Hunters le juega muy bien toda la expectativa y publicidad que ha habido a su alrededor, porque los primeros capítulos no convencen del todo.


Han pasado poco más de dos meses desde el inicio del 2020 y en el nuevo escenario de las series los grandes del streaming ya han lanzado sus primeras apuestas fuertes. Netflix partió con Locke & Key, una fantasía familiar de alto presupuesto que no logró convencer del todo; y Hulu lanzó una nueva versión de Alta fidelidad, una buena comedia romántica que debiera llegar por estos lados a algún canal o plataforma. Pero en este primer round la que más ha dado de qué hablar es Hunters, de Amazon Prime. Una mezcla de drama y comedia con nazis, música setentera y Al Pacino.

Ambientada a fines de los 70 en Nueva York, la serie parte contando que, a pesar de que la Segunda Guerra Mundial terminó, la verdad es que se sigue peleando bajo la superficie. Así, varios nazis han llegado a vivir a EE.UU. y están llevando adelante sus planes. Las autoridades parecen ignorarlos, pero eso no quiere decir que estén pasando totalmente desapercibidos, porque hay un grupo de personas, en su mayoría judíos sobrevivientes de los campos de concentración, que han combinado sus diversos talentos para darles caza. A la cabeza está Meyer Offerman (Pacino) y su integrante más nuevo es Jonah Heidelbaum (Logan Lerman), un chico que se entera de todo luego que su abuela es asesinada por un nazi.

La verdad es que a Hunters le juega muy bien toda la expectativa y publicidad que ha habido a su alrededor, porque los primeros capítulos no convencen del todo. Parecen sacados de un manual de cómo hacer una producción cool, chistosa y sangrienta tipo Tarantino. Tiene muchos secundarios caricaturescos, escenas en que la sangre es muy gratuita y una historia que se siente predecible y entretenida a un nivel insuficiente.

Pero su buena producción, un elenco interesante y una trama que se mueve rápido, le compran la oportunidad de pasar más allá del primer par de episodios y llegar donde la serie se afirma, con profundización en algunos de los personajes y sobre todo buenos giros, que mantienen constante la tensión. Una serie entretenida y bien construida, que tras dejar atrás un inicio rocoso, se instala como la primera ganadora de 2020.

Comenta