Cazzu, la estrella argentina del trap: “No construyo la música pensando en que va a ser un hit”

Cazzu

Ha cantado junto a importantes exponentes de la música urbana latina como J Balvin y Bad Bunny -a quien defiende de las críticas recibidas por el video de “Yo perreo sola”-. Cuenta con 4 millones de oyentes mensuales en Spotify y ha sido portada de revistas gracias a un estilo desprejuiciado, el que le ha valido ser uno de los nombres clave en la escena urbana trasandina. Sobre su nuevo ep Bonus Trap, sus gustos musicales y el vínculo con exponentes chilenos, Cazzu conversa en exclusiva con Culto.



Aunque solo desde hace un par de años la argentina Julieta Cazzuchelli (26) se hace llamar Cazzu (se pronuncia con el acento en la “a”), en realidad la suya es una de esas historias de largo aliento, en que al menos por 10 años alternó en otros territorios musicales; bandas de rock, covers, cumbia y reggae fueron su escuela para pulir su voz poderosa, hasta convertirse en la referente de la música urbana argentina.

Destacó por primera vez por su colaboración para la canción “Loca” (2017), del trasandino Khea, la que ganó notoriedad tiempo después gracias al remix que le hizo el mismísimo Bad Bunny. De ahí no paró. Una colección de sencillos como “Nada”, “Mucha data”, “Visto a las 00.00” y un álbum de estudio (Error 93, 2019) la posicionaron como uno de los rostros más reconocibles de la industria allende los Andes. No en vano, se la llama “la jefa del trap”.

Cazzu surgió en una escena que, tal como en Chile, está en ascenso con nombres como Duki, C.R.O., Dani Ribba (quien ha colaborado con el nacional Pablo Chill-E), entre otros.

Perfilada por Clarín, portada de revistas como Billboard Argentina, Galore y Remix, en su país natal, la cantante también ha obtenido el reconocimiento de sus pares al ser invitada para abrir shows de importantes nombres del estilo urbano como el colombiano J Balvin y el puertorriqueño Bad Bunny.

Para comprender su alcance, y el público que la sigue, en marzo de este año participó como invitada en la primera entrega de los Spotify Awards, en que estuvo nominada en la categoría de Artista más escuchada en consolas (el premio se lo llevó Nicki Nicole). No fue casual, pues en dicha plataforma bordea los 4 millones de oyentes mensuales.

La cantante cuenta que estos días de cuarentena y distanciamiento no han sido difíciles de llevar. “Mirá, el encierro a mí no me cuesta mucho -cuenta a Culto vía conversación en línea-. Me pone en un mood pensativo, mucha tristeza con respecto a lo que pasa en el mundo. Estoy muy orgullosa de nuestros países de Sudamérica, de que nos portamos muy bien”.

También detalla que en el encierro ha aprovechado de escuchar mucha música, dando a entender su condición de melómana empedernida. “Cualquier disco que me des, lo escucho, asi me des música celta, lo escucho”. Así, su lista es variada. “Over it, de Summer Walker; MihTy, de Jeremih y Ty Dolla Sign; también escuché el disco entero de Pabllo Vittar, me pareció que está buenísimo; también el disco de Pearl Jam [Gigaton]”.

La artista nacida en Jujuy, y cuya lista de favoritos va desde sonidos de los 2000 como Avril Lavigne y Linkin Park, al reggaetón de Daddy Yankee, Jeremih, entre otros, también aprovecha estos días para lanzar un nuevo EP. Se trata de Bonus Trap, un trabajo de tres canciones, del que ya se conoce el sencillo “Esquina”, en que cuenta con la colaboración del puertorriqueño Noriel y el estadounidense Eladio Carrion.

Las canciones del epé, trabajadas junto al productor argentino Yael González, surgieron hace algunos meses durante un viaje a Colombia. “Yo tenía ganas de hacer trap de una forma diferente a la que venía haciendo, experimentar flow, métrica, palabras, temas. Quería algo fresco. Empezamos a construir este Bonus Trap, dijimos, ‘dale que sean un par de temas’. Tienen esa frescura. Yo no construyo la música pensando ‘esta canción va a ser un hit’ porque para mí el hit y todo eso tiene que ser una consecuencia”.

Cazzu

No perrea sola

Fue en un viaje posterior al país cafetero, en diciembre de 2019, en que Cazzu participó como número de apertura del monumental concierto en que J Balvin llenó el Atanasio Girardot, con su espectáculo El niño de Medellín. Una ocasión especial que consolidó un vínculo con el colombiano, con el que ha compartido en giras y otros eventos.

-¿Cómo conociste a J Balvin?¿qué ha significado para tí relacionarte con esos nombres de la industria?

-Lo conocí cuando vino a la Argentina. Tuvo ganas de conocernos a Duki, a mí, a todos -cuenta la jujeña-. Uno se siente orgulloso que estrellas tan grandes lleguen al país y digan ‘yo quiero conocer a estas personas’, aunque sea para charlar y decirte un par de cosas. No hace falta que te inviten a hacer música.

“Él también ha sido una persona que se ha interesado mucho en mi talento, la verdad es que es un honor que alguien como él considere que yo puedo llegar a ser como él en algún momento”, agrega.

Con Bad Bunny también hay un vínculo, que se ha afiatado desde aquella colaboración en los inicios. La argentina también le ha abierto algunos de sus shows, como en el Arena de Ciudad de México, el pasado 17 de octubre como parte del tour X100pre. “Lo conocimos por el remix. Con toda la gente de Argentina ha sido bastante buena onda, creo que varios de nosotros estamos muy agradecidos con él”, cuenta Cazzu.

-¿Pudiste ver el video que Bad Bunny lanzó para “Yo Perreo Sola”, en que se vistió de mujer? se levantó una polémica sobre esa decisión y el hecho de que no estuviera Nesi, quien canta parte del tema (aunque hay un asunto legal de por medio)¿qué te pareció eso?

-Pienso que lo de Nesi es buscar un problema con el tiempo. Nosotros en el sur [de América] somos militantes del feminismo mucho más que en centroamérica; de alguna forma acá el feminismo está más charlado, más trabajado. Y también más quejoso, cuando hay algo que nos colabora, nos quejamos. En este caso me parece algo muy valiente de parte de una persona como Bad Bunny, que representa lo masculino. El reggaetón es muy masculino. Entonces que venga alguien con tanta llegada, a hacer algo tan valiente, estando en un contexto como tan corto, me parece una de las mejores cosas que le pasó al género, porque yo como mujer y feminista, militante tanto en mis canciones como en la vida, se lo agradezco. Admiro lo que hizo, no tengo palabras para decir, ’loco, qué buena onda’. No me parece que haya nada mal en ese video.

-¿Cómo te vinculas tú y tu generación con aquella camada de los 80’-90’? pienso en un Charly García, Calamaro, Fito Páez ¿hay una ruptura con esa tradición?¿alguno de ellos se les ha acercado?

-Respeto. Y bueno, si no hay respeto está todo mal ¿me entendés? vos tenés que respetar hasta lo que no te gusta. Respeto va a haber siempre, nosotros somos unos bebés que estamos en pañales en comparación con toda esa gente no entendimos nada todavía. No es que nosotros nos desentendamos de ese género, es que somos otra cosa. Probablemente haya muchos de ellos que no comparten lo que nosotros hacemos, que también es respetable, tampoco podemos pretender que todo el mundo nos comprenda, nos entienda lo que hablamos, pero no hay una mala onda. De hecho, Fito Páez ha sido de las personas que más nos ha avalado. De repente no tengo la suerte de conocerlo, pero sí escucho que él habla de nosotros. Está todo muy bien y siempre es un placer que ellos nos admitan como parte de la historia de la música en Argentina.

-¿Conoces a exponentes del trap chilenos? ¿Paloma Mami? ¿Gianluca? ¿Cómo está ese vínculo?

-Paloma, me encanta, toqué con ella hace un tiempo. El Dref (DrefQuila) es un gran amigo, lo quiero mucho; Pablito (Pablo Chill-E), que lo adoro también, un hermano; Young Cister también. El otro día estuve chusmeando por internet a ver si encontraba cositas nuevas, he visto varios chicos nuevos que están haciendo un poco más de reggaetoncito, algo más bailadito, no recuerdo sus nombres. A mí me encanta, somos vecinos, hay una línea que nos separa, pero somos los mismo en verdad.

Cazzu

.

Comenta