El episodio en el que El príncipe del rap critica el racismo por parte de la policía

La comedia protagonizada por Will Smith -emitida entre 1990 y 1996- muestra las aventuras de Will al mudarse de un humilde barrio en Filadelfia, a vivir con sus tíos millonarios en Los Angeles. En el sexto episodio de la primera temporada, Carlton y Will son detenidos por robar un automóvil, cuando en realidad lo conducían con el permiso de su dueño. Will le da a su primo una lección sobre el racismo que aún existe en Estados Unidos.


La familia Banks fue invitada a pasar el fin de semana en Palm Springs con los socios de Phil, los también adinerados Fourth. Mientras Vivian y Phillip se dirigen al lugar en helicóptero, Hillary queda a cargo de Ashley en la casa de Bel Air, y Will y Carlton van a bordo del Mercedes Benz del señor Fourth.

Todo indicaba que sería un buen fin de semana, hasta que en la ruta hacia Palm Springs, Carlton y Will son detenidos por la policía. Si bien Carlton responde educadamente y entrega inmediatamente la licencia de conducir y documentos del vehículo, en cuanto dice que no son los dueños, son obligados a bajar del automóvil y acompañar al policía a la estación. Algo que no sorprende a Will.

Carlton conserva la calma en todo momento, porque está seguro que en cuanto explique lo que ocurrió los policías los dejarán ir. Sin embargo, Will intenta decirle que -lamentablemente- ya asumieron que ellos robaron aquel vehículo.

Más adelante, entre varios intentos de llamar telefónicamente e incluso convocar a la prensa, lograron que Phil y Vivian acudiera al lugar para ayudarlos. Rápidamente Vivian reclama a los policías y les dice que Will y Carlton nunca han robado algo en su vida, a lo que los oficiales mandan a callar y sentarse.

No toman en cuenta a los Banks hasta que llega el Señor Fourth, un hombre blanco dueño del vehículo, que rápidamente señala a Phil como su socio legal. La respuesta de Phil, un renombrado juez, es clave.

“Tengo unas preguntas para ustedes. Cuando logró obtener la confesión de los dos jóvenes ¿Estaba su abogado presente? No, porque yo soy su abogado. ¿Le notificó a sus padres? No, porque nosotros somos su padres. Así que no nos diga que esperemos ni nos diga que nos sentemos. Abra esa maldita celda y deje salir a los muchachos o haré pedazos este lugar con tantas demandas que sus nietos necesitarán un abogado”.

Solo en ese momento, los policías liberaron a Carlton y Will, quienes pudieron ir a casa tras pasar el fin de semana detenidos injustamente.

Lo más impactante del episodio emitido en 1990 -correspondiente al sexto de la primera temporada- es la conversación entre los primos. Mientras Carlton plantea que los policías intentaban cumplir su labor, Will no puede creer que su primo no vea lo obvio: los detuvieron porque -al ver que eran afroamericanos conduciendo un automóvil costoso- asumieron que lo había robado.

Si bien Carlton asume que la vida en Filadelfia provocó que Will tuviera una visión diferente de los hechos, de todas formas le pregunta a su padre si él hubiese detenido el vehículo solo por ir a una velocidad menor mientras buscaban una dirección: “Me pregunté lo mismo la primera vez que me detuvieron”, dijo tristemente Phil Banks.

El príncipe del rap -cuyo nombre original es The Fresh Prince of Bel Air- está disponible en Netflix.

Comenta