Cannes en pandemia: seleccionan filmes de Wes Anderson, François Ozon y Steve McQueen

La película The French Dispatch, de Wes Anderson, es una de las elegidas en esta muy particular selección de Cannes 2020.

El encuentro de cine galo que no se pudo realizar este año dio a conocer 56 películas, entre ellas dos animadas, que se exhibirán en los festivales del segundo semestre


Fue una extraña conferencia de prensa. El anuncio era el de un festival que no se haría y el lugar era un teatro que no tenía público. Pero las circunstancias de la pandemia quisieron que todo tuviera un tono singular, irrepetible, extraño: en la gigantesca sala de cine Nomandie UGC de París, el delegado general del Festival de Cannes, Thierry Frémaux, anunció las películas que este año fueron seleccionadas. No habrá manera de verlas en el encuentro de la Costa Azul, pero si se presentarán en los festivales del segundo semestre que puedan realizarse, entre ellos Locarno, Toronto, San Sebastián y hasta Mar del Plata.

Los filmes llevarán la etiqueta “Cannes 2020”, suerte de sello de calidad que les permitirá encontrar mejores distribuidores a la hora de estrenarse comercialmente. También los transformará en inmediato objeto de atención en los festivales y, de hecho, podrán competir por la Concha de Oro, el mayor premio del Festival de Cine de San Sebastián (España).

The French dispatch

De las más de 2 mil postulaciones, se seleccionaron 56 largometrajes y entre los más vistosos destacan The french dispatch, de Wes Anderson, Été 85 de François Ozon, Druk de Thomas Vinterberg, Earwig y la bruja de Goro Miyazaki, Soul de Pete Docter y dos de un sólo realizador: Lovers rock y Mangrove del afrobritánico Steve McQueen. Este último dedicó sus filmes a George Floyd, el ciudadano afroamericano asesinado la semana pasada por la policía de Minneapolis (Estados Unidos).

Según Thierry Frémaux hubo al menos tres películas que esperarán su estreno hasta la edición de Cannes 2021: Benedetta, de Paul Verhoeven, Annette de Leos Carax y On a Clear Half Morning de Bruno Dumont. Llama la atención la ausencia de filmes latinoamericanos en esta selección.

París, Pixar y un verano ochentero

La cinta The french dispatch era una de las grandes esperadas este año en Cannes. No sólo es la nueva producción de Wes Anderson (Los excéntricos Tenenbaum, 2001), sino que además toca un tema particularmente sensible en tiempos de digitalización de los medios: un grupo de corresponsales trabaja en una revista que es muy parecida a la emblemática The New Yorker en alguna ciudad de Francia. Es decir, recrea una forma de hacer periodismo que está en vías de extinción. En el gigantesco elenco destacan Timothée Chalamet, Bill Murray, Tilda Swinton, Frances McDormand, Saoirse Ronan, Edward Norton, Benicio del Toro, Adrien Brody y Willem Dafoe, entre otros.

La presencia de Steve McQueen es también importante e incluye nada menos que dos películas. Lovers rock y Mangrove fueron realizadas como parte de una serie encargada por la BBC y Amazon y al menos en Francia tendrán estreno en salas de cine. McQueen, responsable de la ganadora del Oscar a Mejor película 12 años de esclavitud (2013), cuenta acá historias de marginalidad y violencia en el sector de inmigrantes afrocaribeños de Londres, aunque ambientadas en diferentes períodos históricos.

El francés François Ozon regresa con Été 85 después de su elogiada Gracias a Dios (2018), sobre los casos de pedofilia en la iglesia gala. La película con Valeria Bruni-Tedeschi y Melvil Poupaud es la historia de un despertar afectivo y sexual en el adolescente Alexis en 1985. Desde Dinamarca, el ex Dogma Thomas Vinterberg (La cacería, 2012) llega con Druk, largometraje protagonizado por Mads Mikkelsen (Hannibal), sobre cuatro profesores embarcados en un curioso experimento que involucra beber bastante alcohol y al mismo tiempo trabajar.

En esta selección de Cannes 2020 también hay espacio para dos filmes animados. El primero es Aya and the witch, la nueva película de los estudios Ghibli, dirigida en esta oportunidad por Goro Miyazaki, hijo del gran Hayao Miyazaki (El viaje de Chihiro). Se trata de una producción basada en un relato de la escritora británica Diana Wynne Jones, de quien antes Hayao Miyazaki llevó a la gran pantallla su obra El castillo ambulante.

El otro filme animado es Soul, de Pete Docter, uno de los mejores de Pixar, responsable de Monsters Inc. (2001), Up (2009) e Intensamente (2015) en su historial cinematográfico. La nueva obra de los estudios pertenecientes a Disney tiene algo de todas las anteriores y promete más: es la historia de un músico que pierde el interés por su oficio y debe encontrarle nuevamente el sentido a todo en la vida.

Comenta