Recetas de Culto: el “levanta muertos” de Volver al futuro III

El Doc Brown estaba inconsciente en la cantina tras beber un vaso de whisky. Marty estaba desesperado porque no podían perder más tiempo o no alcanzarían el tren que los llevaría de regreso a 1985. Chester, el cantinero, sugiere una brebaje muy poderoso para poder reanimarlo. En Chile, en tanto, tenemos nuestra propia versión de la preparación para volver a la vida.


Marty McFly está desesperado. Tienen poco tiempo para tomar el tren de las 8.00 AM que dará impulso suficiente al DeLorean para que este alcance 1.21 gigawatts, la potencia necesaria para viajar en el tiempo. Al mismo tiempo, Buford Tannen amenaza con pegarle un balazo a Marty si no se enfrenta al duelo que habían acordado.

El Doc Brown solo había bebido un vaso de whiskey intentando superar el profundo dolor que le causó decepcionar a Clara Clayton. Sin embargo, su baja resistencia al consumo de alcohol lo dejó inconsciente en el suelo. Marty intentó reanimarlo con una taza de café, pero no dio resultado.

“Si quieres reanimarlo más rápido, hijo, vas a tener que darle algo más fuerte que un café”, le dice Chester, el cantinero. “¿Sí?, ¿Qué sugiere?”, le dice MacFly.

Chester llama inmediatamente a su asistente, Joey, y le dice que prepararán un Levanta-muertos. De la barra sacan diversos ingredientes entre los que se distingue jugo de pepinillos, salsa de tabasco, y otra salsa picantes, las que son mezcladas en un gran vaso.

“En unos 10 minutos, va a estar tan sobrio como un predicador en domingo”, exclama Chester. “¿10 minutos? ¿Por qué no intentamos que sea un poco antes?”.

Mientras Chester le entrega el brebaje a Marty, le da también un embudo y una pinza de ropa. “Toma, colócale estas pinzas de la nariz, y cuando abra la boca, haz que esto le pase por la garganta ... Oh, y retrocede”.

Marty, extrañado, le sirve el líquido al Doc, quien a los pocos segundo despierta profiriendo un gran grito. Sale de la cantina corriendo, hunde su cabeza en el bebedero de los caballos y vuelve a quedar inconsciente.

“¡Sigue inconsciente!”, reclama Marty. “Ah, claro. Eso sólo fue una reacción refleja. Le tomará unos cuantos minutos al batido llegar a su cabeza”, replica Chester.

“Perfecto”, dice McFly. Ahora no le queda más opción que enfrentarse a Tannen.

Si bien en Chile no se aplica tal mezcla para superar resacas -o cañas- monumentales, existe una versión local: caldo o sopa de mariscos.

En Culto te enseñamos una receta fácil para preparar el Levanta-muertos a la chilena.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de maravilla
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 taza de papas picadas
  • 3 tazas de agua hervida
  • Surtidos de mariscos congelados (aproximadamente 500 gr) o surtidos de mariscos en lata
  • Si se usó mariscos enlatados, guardar el jugo y completar 3 tazas con el agua hervida
  • ½ taza de vino blanco
  • Perejil
  • Sal y pimienta

Preparación

1. En una olla a fuego alto, calentar el aceite y dorar la cebolla en corte pluma con el ajo picado.

2. Agregar las papas -cortadas en rodajas o en cubos- y los mariscos. Revolver y bajar a fuego de intensidad intermedia por 5 minutos.

3. Agregar el vino y dejar hervir durante 3 minutos. Luego, verter el caldo de los mariscos (en caso de haber usado mariscos en lata) y completar las tres tazas con agua hervida.

4. Aliñar con sal y pimienta a gusto. También se puede adicionar ají y/o merkén, según el gusto de los comensales.

5. Dejar a fuego medio por 15 minutos y guiarse por la cocción de las papas para apagar el fuego.

6. Retirar del fuego y servir caliente en platos o pocillos.

7. Agregar el perejil picado a gusto.

8. Disfrutar.

Comenta