Malos tratos en el set de Glee, violencia intrafamiliar y desaparición: la turbulenta historia de Naya Rivera

La actriz Naya Rivera en la serie Glee.

La actriz de 33 años, famosa mundialmente por su papel de Santana López en la serie musical, se encuentra desaparecida desde ayer tras un paseo en bote con su hijo de cuatro años en California.



En las últimas horas una nueva tragedia envuelve a la famosa serie musical Glee. Medios internacionales han reportado la desaparición de la actriz Naya Rivera, Santana en la ficción, quien fue vista por última vez ayer miércoles luego de arrendar una embarcación para salir a navegar con su hijo de cuatro años en el Lago Piru, al sur de California (Estados Unidos).

Las autoridades presumen que la artista, de 33 años, pudo ahogarse, ya que su hijo fue encontrado solo en un bote, con un chaleco salvavidas puesto, mientras un segundo chaleco estaba a su lado. Al ser hallado, el niño habría comentado que su madre saltó al agua, pero no volvió, informó el medio TMZ. Es por esto que se supone un desenlace fatal, con la búsqueda centrada ahora en encontrar el cuerpo de la artista.

Rivera, nacida en California (EE.UU.) pero de ascendencia puertorriqueña, comenzó su carrera actoral a los cuatros años, cuando participó en la comedia The Royal Family. Posteriormente hizo apariciones especiales en programas populares como El Príncipe del rap, Cosas de casa y Guardianes de la bahía.

Desde la adolescencia también demostró su talento en la música, componiendo sus primeras canciones. Fueron ambos talentos, la actuación y su voz, que la llevarían a integrar una de las series más populares de la industria televisiva.

En 2009 debutó en la serie musical Glee como la porrista Santana López, parte de un grupo de jóvenes de secundaria que encontraban una vía de escape a sus problemas en el canto. Pronto la serie se transformó en un fenómeno mundial, y convirtió a cada uno de sus actores en estrellas juveniles.

Pero con el tiempo salieron a la luz polémicos episodios en torno a la serie, muchos de ellos revelados justamente por Rivera. En su libro Sorry Not Sorry, publicado en 2016, contó que en 2010, en plena explosión de la serie, abortó tras enterarse que estaba embarazada del actor Ryan Dorsey (Vampire Diaries), con quien por entonces había roto su relación. En el texto revela que jamás le contó a su pareja de ese hecho, con quien posteriormente retomó su noviazgo y se casó en 2014. Fruto de esa relación nació su único hijo, Josie.

La pareja se casó en secreto, tres meses después que la artista rompiera su noviazgo con el rapero Big Sean. Con el músico incluso tenían planes de boda, pero seis meses después de comprometerse finalizaron su relación.

También hizo públicos supuestos malos tratos por parte de la protagonista de la serie, Lea Michele (Rachel Berry en la serie), con quien era muy cercana en un comienzo. “A medida que la serie progresó, la amistad comenzó a romperse. Especialmente cuando Santana dejó de ser un personaje secundario y pasó a ser uno de los principales de la trama y por lo tanto tenía más tiempo en pantalla. Creo que a Rachel (me refiero a Lea) no le gustaba compartir el escenario”, escribió Rivera. “Pronto, ella comenzó a ignorarme, y con el tiempo llegó a tal punto que ella no me dirigía la palabra”, añadió sobre el tema. Esta versión ha sido reforzada por otros miembros del elenco como Kate Hudson (Cassandra) y Amber Riley (Mercedes). Esta última comentó hace unos años que Michele “vivía mandoneando, dando órdenes, pidiendo tal vestuario o determinada comida a una hora específica”.

Naya Rivera y Lea Michele.

En su misma autobiografía Rivera se refirió a las noches de fiesta, sexo y drogas entre actores del elenco.

También dedicó palabras para el actor Mark Salling (Noah Puckerman en la ficción), con quien tuvo un fugaz pero intenso romance durante el rodaje del proyecto. En 2015, el actor fue arrestado por posesión de pornografía infantil tras un allanamiento en su casa en Los Angeles. "La niñera de mi hijo fue quien me contó al respecto cuando la historia salió", contó Rivera sobre el arresto, y añadió: "No puedo decir que estaba completamente impactada, pero aún así, ¡¿WTF?!".

Tras declararse culpable de los cargos, y mientras esperaba su sentencia, Salling se suicidó en enero de 2018 a los 35 años. Cinco años antes otra muerte devastó al equipo tras la serie: la del protagonista Cory Monteith (Finn Hudson), quien falleció tras una sobredosis de heroína y alcohol.

Naya Rivera y Mark Salling en Glee.

En su libro Rivera también confesó que había padecido anorexia en su adolescencia. “Cuando era estudiante, comencé a sentir que lo que había empezado como un juego, estaba yendo demasiado lejos. Evitaba los alimentos a toda costa. Si mi mamá me preparaba el almuerzo, prefería tirarlo a la basura o encontrar algún pretexto para dejarlo por ahí”, relató.

En los años posteriores Rivera volvería a hacer noticia. En noviembre de 2017 fue arrestada por violencia intrafamiliar luego que su esposo la denunciara a la policía. Según la prensa de entonces, el actor mostró a las autoridades un video donde se veía a la artista golpeándolo en la cabeza, mientras paseaban juntos a su hijo de entonces dos años.

El juez estableció una fianza de $1.000 dólares para ser liberada. Posterior a eso la pareja se divorció, compartiendo la custodia del niño.

Naya Rivera y Ryan Dorsey. Foto Instagram.

Tras Glee la actriz no logró un papel tan popular como Santana. Hizo apariciones en series como Devious Maids en su tercer ciclo, donde también actuó el actor chileno Cristián de la Fuente, y en la cinta de terror At the Devil’s Door (2014). Su más reciente trabajo fue en la serie Step Up: High Water, donde interpretó a Collette Jones de 2018 a 2019.

Naya Rivera en Step Up: High Water.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.