Recetas de Culto: el milkshake de Mia Wallace en Pulp Fiction

Nada como un rico milkshake para una noche de rock&roll. Mejor aún si se acompaña de baile y un explosivo encuentro. Una de las peculiaridades culinarias de la cinta de Quentin Tarantino -protagonizada por John Travolta, Samuel L. Jackson y Uma Thurman- es la mención de una exquisita mezcla dulce denominada Martin ‘n’ Lewis. Mientras a Vincent Vega le parece excesivo su precio, Mia Wallace asegura que es el mejor.



Vincent Vega (John Travolta) y Jules Winnfield (Samuel L. Jackson) tienen la misión de recuperar un maletín que fue robado a su jefe, Marsellus Wallace (Ving Rhames). A la espera de atacar a los “delincuentes”, conversan sobre Ámsterdam, hamburguesas y el encargo que Wallace hizo a Vincent para aquella noche: debe hacerle compañía a su esposa, Mia Wallace (Uma Thurman).

Estrenada en 1994, Pulp Fiction es una de la cintas más alabadas de Quentin Tarantino con siete nominaciones al Oscar, y una de ellas resultando en la estatuilla dorada por Mejor Guión Original.

Luego que Vincent y Jules logran su cometido de recuperar el maletín y devolverlo a su jefe, Vincent va al encuentro de Mia. No sin antes encontrarse con su dealer. Vincent y Mia van al restaurant Jack Rabbit Slim’s -ambientado en la década de los 50- en el que los meseros imitan famosos.

Buddy Holly, el encargado de atender su mesa, se acerca para tomarles el pedido. Mientras Vincent pide un steak Douglas Sirk con una Coca-Cola de vainilla, Mia opta por una hamburguesa Durward Kirby y un milkshake Martin ‘n’ Lewis de cinco dólares.

Comparten un cigarro, conversan sobre el tiempo que Vincent pasó en Amsterdam, y Mia le cuenta que grabó el episodio piloto de una serie en el que interpretaba a una “experta en cuchillos”. De pronto, vuelve el mesero caracterizado como Buddy Holly y les entrega sus bebestibles.

El batido elegido por Mia Wallace -y en un comienzo visto en menos por Vincent Vega- debe su nombre a la dupla de comediantes de los 50′ del mismo nombre: ‘Martin ‘n’ Lewis. Ya que Martin y Lewis eran hombres blancos, el batido era de vainilla. Si Mia hubiese elegido el milkshake Amos ‘n’ Andy -dupla radial de dos hombres afroamericanos-, le hubiesen llevado un batido de chocolate a la mesa.

Ingredientes

  • 1 plátano mediano sin cáscara.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla.
  • 300 gramos de helado de vainilla.
  • 200 gramos de yogur natural.
  • 250 ml de leche entera.
  • 2 cucharadas de miel
  • 5 cubitos de hielo
  • Crema batida (para adornar)
  • 4 cerezas (para adornar).

Preparación

1. En un recipiente grande -ojalá un vaso largo metálico- mezclar el plátano con el helado de vainilla y el yogurt.

2. En el mismo recipiente, agregar la leche entera mientras se sigue batiendo y continuar con la miel y la esencia de vainilla.

3. Batir hasta que sea una mezcla homogénea y espumosa.

4. Una vez lista la mezcla, servir en cuatro vasos grandes y agregar a cada uno cubitos de hielo para beber frío.

5. Antes de servir, agregar la crema batida para decorar, poner una cereza a cada vaso para decorar y sumar una bombilla (las metálicas son más ecológicas).

6. Disfrutar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.