Dibujante de Toy Story y creador de Lotso: “Cuando se estrenó, la animación cambió para siempre”

Daniel Arriaga comenzó su carrera en Pixar a la altura de Monsters Inc., donde dio vida a un sinfín de personajes que van de Ratatouille a Toy Story 3. "Está a la altura de Mickey Mouse", dice a Culto sobre la saga de Woody y Buzz que celebra veinticinco años. Este miércoles dictará un taller online de diseño organizado por Chilemonos.



“Se solicita asistente de producción”, decía un anuncio publicado por Pixar a comienzos de los dosmiles. Daniel Arriaga, en ese entonces, un estudiante de tercer año de diseño en la Academy of Art College en San Francisco; vio el llamado abierto y pensó: “¿Sabes? Mal no me va hacer, voy a postular y ver qué pasa”.

Lo que pasó fue que llamaron a Daniel para una entrevista -al igual que otros tantos postulantes- y le ofrecieron el trabajo. La cinta era Monsters Inc. (2001). “Sé que no es trabajo de arte, pero es una forma de meter tu pie allí, a la posibilidad de crecer allí”, dice Arriaga explicando su salto de fe.

Y estaba en lo correcto.

Desde su estudio en su residencia en Dublin, California, Daniel Arriaga se conecta vía Zoom para conversar con Culto ad portas del taller de diseño de personajes que dictará vía online como invitado de Chilemonos el miércoles 14 de octubre.

Sonriente, Arriaga recuerda sus primeros pasos en la animación, rubro que lo llevó a trabajar en cintas como Intensa-mente, Up y Wall-E. Un currículum no menor para quien pensaba que no podría vivir de su pasión: el dibujo.

“Siempre amé dibujar. Cuando era pequeño dibujaba por diversión, incluso en la secundaria. Y cuando fui al college me di cuenta que no me interesaba en los temas académicos como lo son las matemáticas o ciencias”, relata el artista. “Me pregunté ‘¿Qué estoy haciendo? Quiero hacer algo creativo con mi vida’. Así que busqué una escuela de arte cerca de donde crecí”.

En un comienzo, el trabajo de asistente de producción en Monsters Inc. era una labor temporal de no más de cuatro meses, lo que para Daniel realmente no suponía un problema ya que tenía que terminar un año en la academia de arte para poder graduarse. Sin embargo, al tiempo se dio cuenta que Pixar era el lugar en el que quería estar.

“Como me quería quedar y les gusté tanto, me ofrecieron un lugar. Me pusieron en el equipo de arte de Los increíbles, nuevamente como PA (Asistente de producción)”. Si bien era una labor diferente a lo que estaba estudiando, ya que consistía en conseguir lo que sea que el equipo necesitara -desde referencias y notas a comida o materiales-, es una experiencia que valora, ya que pudo interactuar directamente con artistas y realizadores. “Incluso dibujaba por mi cuenta y se lo mostraba a los artistas para obtener su feedback. Fue maravilloso, porque fue como que te pagaran por aprender. Fue un sueño hecho realidad”, dijo Arriaga a Culto.

Tal como Mike Wazowski y James Sullivan lograron el trabajo de sus sueños en Monsters Inc. postulando en primera instancia como mensajeros de la empresa, Daniel Arriaga pasó de ser asistente de producción en Monsters Inc. y Los Increíbles, a ser parte del equipo de arte en Ratatouille, Wall-E, Up, Intensamente y Toy Story 3, y posteriormente, Director de Arte en Coco, ganadora del Oscar a Mejor Película Animada.

-¿Qué te parecieron las cintas de Pixar estrenadas antes que comenzaras a trabajar con ellos (Toy Story, Bichos y Toy Story 2)?

-Mi favorita era Toy Story 2, pero amé todas las películas en las que trabajé, y siento que el solo poder trabajar en ellas era algo increíble, un sueño hecho realidad. Simplemente amo la animación, desde pequeño amaba ir a Disneyland y estaba enamorado de todo lo que Disney era para mí a esa edad. Eso sí, jamás pensé que fuera una carrera. Fue a medida que crecí que aprendí más sobre el trabajo de animación y me di cuenta que era eso lo que quería hacer. Para cuando estaba por graduarme, y tenía este trabajo en Pixar; la animación de dibujo a lápiz estaba prácticamente desapareciendo en Estados Unidos, y Disney estaba abocado a la animación por computadora. Una vez que salió Toy Story, la animación cambió para siempre. Pero yo sabía que amaba dibujar, no trabajar en un computador. Y fue así como terminé en el departamento de arte, porque allí aún diseñan los personajes en dibujo a mano. El hecho de que me paguen por hacer esto, es una bendición.

-¿Sentiste algún tipo de presión al trabajar en Toy Story 3 considerando que la saga es una suerte de baluarte en Pixar?

-Muchísima. Cuando vi los storyboards para Toy Story 3, no pude hablar. Estaba maravillado por trabajar en esta cinta porque amaba esta franquicia, y no podía creer que era parte de eso, era un sueño hecho realidad. Tenía que trabajar en estos personajes que todos conocemos y amamos, y al mismo tiempo añadir nuevos a este mundo. Mirando hacia atrás, fue muy divertido estar en esa película, porque para cuando salió Toy Story 3 (2010), había pasado un largo tiempo desde Toy Story 2 (1999), así que transcurrieron hartos años desde que esos personajes estuvieron en pantalla grande. Fue muy emocionante saber que les daríamos vida nuevamente. Es una de mis favoritas, de seguro.

Lotso

-¿Cómo se te ocurrió la idea de Lotso?

-Crecí con muchos osos de peluche, no te voy a mentir (ríe). La idea de Lotso fue escrita por los guionistas y directores, así que cuando trabajé para esa cinta, nos presentaron esta idea de un oso rosado que huele a fresas. Y no era solo yo, también estaban otros artistas, y hubo un trabajo previo, pero sí, recurrí a mis recuerdos de infancia para poner diversas características que uno recuerda con cariño. Lo más importante, era hacer un oso de peluche que no fuera como ningún otro, crear nuestro propio ‘teddy bear’. Así pasa generalmente en las cintas animadas, los guionistas presentan su idea al equipo de arte y nosotros las concretamos. Pero creo que al diseñar personajes siempre evocamos nuestras experiencias personales, porque queremos que sean auténticos. Mientras más auténticos sean, más se vincula el público con la historia.

-¿Cuál dirías que es la trascendencia de Toy Story, cinta que este año cumple 25 años?

-Creo que está prácticamente en el mismo lugar que Mickey Mouse. Es lo que comenzó la animación 3D. Toy Story creó todo un nuevo estilo para artistas como nosotros. Si no fuera por Toy Story, no sé qué estaríamos haciendo ahora. Así que siempre tendré un inmenso respeto por esa cinta y su relevancia en el cine.

-¿Cuál fue la cinta más desafiante para ti?

-Porque no había espacio para errores: Coco. Qué experiencia. Estuve en esa cinta como 5… casi 6 años, y siempre estuvo la sensación de que teníamos que lograr esto a otro nivel. Cuando nos presentaron la idea de Coco fue impresionante, porque hasta ese entonces, no había ninguna cinta que mostrara esa cultura -porque The Book of Life (cinta de Fox sobre El día de los muertos) aún no había salido-. ¿Realmente haremos una cinta sobre México? ¿Sobre el Día de los muertos? Parecía una locura, pero al mismo tiempo, fue muy emocionante. Así mismo, debía estar bien hecha, nada podía ser genérico, tenía que ser muy específica respecto a lo que se mostraría de aquella cultura. Lo crucial era que no se sintiera como la versión estadounidense de lo que realmente es el Día de los Muertos. Fuimos a Oaxaca a experimentar de primera mano cómo es el Día de los muertos y, wow, qué experiencia.

-De los personajes que has diseñado, ¿Cuál es tu favorito?

-Amo a todos los personajes en los que he trabajado, pero diría que Miguel es de mis favoritos. Me podía ver reflejado en él por tener esta pasión por algo que tu familia realmente no cree que puedas hacer para ganarte la vida: el arte. A mí siempre me inculcaron: “Obtén un oficio y trabaja duro. Y luego ve a casa, se un buen padre y se una buena persona”. Miguel apareció en un momento especial de mi vida. Yo tengo tres hijos -dos hijas y un hijo-, y en ese entonces, mi hijo tenía unos 7 años. Miguel tenía unos 11, y por las proporciones de mi hijo en ese tiempo, su cabeza era más grande en proporción a su cuerpo, y realmente funcionó. También me inspiré en mi hijo en cuanto a tono de piel, texturas, el pelo, la forma en que le queda la ropa... cosas así. Copiaba aspectos como lunares en su rostro, no para que se pareciera a mi hijo, sino para que se viera como una persona auténtica. Yo soy mexicano nacido en Estados Unidos, pero toda mi familia es mexicana. Fue muy divertido y emocionante trabajar en Coco.

Coco

-¿Cómo explicarías esta capacidad de Pixar de hacer historias animadas tan emotivas?

-Lo sé... son muy buenos en ello. Está relacionado con lo que mencioné antes, el que sus personajes sean auténticos. Pienso que el motivo por el que crean películas tan emotivas es porque sus historias conectan inmediatamente con el público. Cuando ves en Up la relación de Carl y Ellie, todos compartimos eso: el amar a alguien, el sentido de pérdida. La emoción humana no distingue colores o procedencia, cuando sientes algo, cuando pierdes a alguien, duele. Cuando Woody le dice adiós a Andy, es ver a tus hijos crecer y dejarlos ir. Cuando los chicos crecen, van a la escuela y luego hacen su propia vida, ya no son tuyos. Es una conexión humana real. Gran parte del éxito de las historias de Pixar viene de experiencias reales como seres humanos.

-¿Qué consejo le darías a los jóvenes diseñadores?

Nunca se rindan, y definitivamente deben mantener una mente abierta. Debes estar dispuesto a hacer lo que sea necesario para llegar a donde quieras estar, porque aún si no obtienes el trabajo que quieres inmediatamente, trabajas duro y demuestras que puedes hacer más cosas. Cumples con tu trabajo, y en tu tiempo libre haces aquello que quieres hacer para demostrar que tienes la habilidad. Siento que si quieres algo, debes ir a buscarlo sin excusas. Nada se debe interponer en tu camino. Debes creer que puedes hacerlo. Sin importar nada. Si tienes esa creencia, esa hambre y ese deseo, nada te puede detener.

Buscando extender sus alas, Daniel Arriaga dejó Pixar en mayo de 2019 para realizar trabajos freelance. El último año trabajó con estudios como Ilumination (Mi villano favorito), Warner Bros y Netflix, pero al tiempo comenzó a extrañar el trabajo en equipo.

“Amaba lo que hacía y trabajé en proyectos maravillosos, pero me sentía desconectado”, dijo Arriaga a Culto. “Me contacté con algunos amigos que conocí en Pixar -Alex y Stanley-, creadores de Kuku Studios. Ahora realizan contenido para Netflix y siento que tengo una casa nuevamente. Veo hacia atrás y pienso que trabajar en todas esas películas fue una bendición, y ser parte del legado de Disney es maravilloso”.

Chilemonos organizó una serie de conferencias, entrevistas y talleres, entre los que está Daniel Arriaga, quien realizará un taller de diseño de personajes el miércoles 14 de octubre a las 11.30 horas.

Para acceder a esta y otras actividades, los interesados deben ingresar a chilemonos.cl y llenar el formulario de inscripción de la plataforma Zoom.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.