Mon Laferte y su intenso 2020: “Este año hay un montón de cosas que quisiera gritar”

La cantautora Mon Laferte. Foto: promocional.

En conferencia de prensa con varios medios latinos, la cantautora conversó sobre sus próximos proyectos: un concierto online para el 5 de noviembre, el primero después de meses en confinamiento por la pandemia; el nuevo disco que vislumbra para 2021, y su colaboración con Raphael.



Después de un periodo de desconexión durante la pandemia, la que aprovechó para trazar las líneas de un nuevo disco, la cantante nacional Mon Laferte regresa y con novedades.

La cantautora radicada en México ha hecho noticia en las últimas semanas por su dueto con Alejandro Fernández, Que se sepa nuestro amor, tema que precisamente formará parte de este próximo material, el que espera lanzar en 2021.

En paralelo celebra otra colaboración: un dueto con el español Raphael para su próximo disco Raphael 6.0, que lanzará en noviembre por sus 60 años de carrera y con diferentes artistas como invitados.

“Debo confesar que soy una fan empedernida, amo con locura a Raphael, es una de mis inspiraciones en el escenario”, contó la artista en una conferencia de prensa que brindó ayer a varios medios latinoamericanos.

Sobre su acercamiento al ídolo hispano, con quien canta Frente a frente -popularizada en los 80 por la cantante Jeanette-, reveló que este comenzó con un mensaje de whatsapp enviado por el intérprete.

“Pensé ‘esto es una broma, cómo me va a mandar un whatsapp Raphael’”, y añadió que esta es “una de mis colaboraciones más bonitas, más emocionantes, sin desmerecer todas las otras que han sido muy bellas. Este es el gusto que me di de la vida”.

Consultada por colaboraciones que aún le quedan pendientes en su carrera, la cantautora lo tiene claro: “Siempre he dicho que me encantaría cantar con Paquita la del Barrio, siento que no se le ha dado el reconocimiento que se merece”.

Por otro lado, continúa Laferte, “hablando de artistas chilenas, sería con Cecilia la incomparable, sería un sueño también por cumplir”.

La intérprete de Amárrame se prepara además para un concierto vía streaming fijado para el jueves 5 de noviembre a las 20.00 hora de México, 23.00 hora de Chile, el que será su primera presentación desde que comenzó el confinamiento.

“El concierto ya lo grabamos hace un par de días y fue bien extraño pero bien especial, porque teníamos 7 u 8 meses sin dar un concierto. Fue sin público y dije ‘a quién le voy a cantar’, así que pedí al productor que por favor me pusiera a la banda alrededor, en un círculo, para tener intercambio entre nosotros. Lo disfrutamos muchísimo, tenía tantas ganas de estar en el escenario”, reconoce la cantante.

Mon Laferte.

Dos semanas después de este show, Laferte estará atenta a una nueva entrega de los Grammy Latinos, edición donde está nominada a las categorías Mejor Canción de Rock por Chilango Blues y Mejor Canción de Rock por Biutiful. La artista, sin embargo, ya anunció que verá la ceremonia del jueves 19 de noviembre desde su hogar, “porque creo que vale la pena seguir cuidándose un tiempito más”, explicó en relación a la pandemia.

Respecto al mismo premio, recordó su presencia en la edición 2019, cuando ganó el gramófono a Mejor Álbum de Música Alternativa con su disco Norma, entrega además donde llamó la atención desde su paso por la alfombra roja con una consigna escrita en su pecho, relacionada a la defensa de los derechos humanos y el estallido social en Chile, la que luego se prolongó en el escenario, donde leyó una décima de la cantora chilena La Chinganera.

“El año pasado cuando fueron los Latin Grammy me encontraba justo en medio de todo el estallido social en Chile, estaba ahí con mi familia, y lo que hice fue un poco un grito desesperado, usando las herramientas que yo tenía, las únicas que tenía a la mano y que creía podían aportar y servir, pero además hice mi denuncia de violación a los derechos humanos desde mi perspectiva que es ser mujer y soy feminista. Fue algo que nació, fue muy espontáneo”, rememoró.

“Este año hay un montón de cosas que quisiera gritar, pero creo que sería como burdo esperar a cada premiación para hacer una protesta, un performance, como lo queramos llamar, más bien no necesariamente se tiene que tener una alfombra o todas las cámaras para aportar un granito de arena”, advirtió de paso.

En esa línea, la artista se refirió también al plebiscito constitucional del domingo pasado, en el que participó votando desde México. “Fue muy emocionante, no me había caído el veinte de que estaba haciendo algo demasiado importante, todos y todas estábamos haciendo algo demasiado importante, histórico, y cuando estaba ya ahí con el voto fue como ‘wow’, esto es muy emocionante, y la gente que estaba ahí esperando para votar, se sentía una energía muy bonita, de familia. Fue lindo el día de la votación”.

Y tras el resultado, que dio el triunfo a la opción Apruebo, la artista reflexiona: “Creo que un poco la sensación que le queda a mucha gente con la que he hablado de Chile es mucha esperanza, se siente un espíritu de ganas de celebrar, pero también teniendo en cuenta que hay mucho trabajo por delante, y que también esta celebración, si bien hoy podemos celebrar, sabemos que hay mucha gente que ha sufrido y que no se puede quedar así, hay que hacer algo para esas personas que no pueden celebrar igual que nosotros”.

Consultada además por los pasos siguientes, como la elección de los integrantes de la convención constituyente y a quiénes le gustaría ver en ese rol, la artista se limitó a expresar: “No tengo idea realmente, siento que es muy importante, es una pregunta que no se puede responder así como así, y ni siquiera lo he pensado, estoy aún tan emocionada, leyendo todo y viendo las noticias. Siento que es histórico, es primera vez que se escribe una constitución paritaria, es un hito y eso me emociona mucho. No sé quién (podría ser constituyente), sería irresponsable de mi parte decir nombres”.

Laferte habló además de cómo el mismo estallido social y otras luchas que ha hecho suyas, como la causa feminista, han sido parte de sus obras en el último año.

“Hay canciones que uno dice no deberían existir, (...) me hubiera gustado no escribir una canción como Plata ta tá, y todo el desmadrito que se armó hace un año, pero ahí está y lo que me dio más gusto es que al final uno hace las canciones, uno saca su rabia, su felicidad, todos sus demonios, y después se vuelve para la gente, entonces esta canción ha servido mucho, en celebraciones, en Plaza Dignidad, eso me ha dado mucho gusto. Hay canciones que no deberían existir, como esta que canto con Vivir Quintana, Canción sin miedo, que habla de los feminicidios, una canción  que no me gustaría que existiera pero existe y bueno, sirven, son sanciones útiles y eso me gusta, cuando la música es útil más profundamente”, cierra la artista.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.