La trastienda de Sofia Coppola en El Padrino III: “Me hizo más fuerte”

Originalmente sería Winona Ryder quien interpretaría a Mary Corleone, pero la joven actriz dejó el papel a último momento y Francis Ford Coppola postuló a su hija, quien estuvo presente en todos los ensayos. La cinta se estrenó y las críticas más duras fueron contra Sofia. "Ella no quería el papel particularmente. Ella estaba en la escuela, pero lo hizo. Siento que yo le causé ese daño", dijo el director de la trilogía.



El Padrino de Francis Ford Coppola, basada en la novela de Mario Puzo, es considerada una obra maestra del cine. Incluso figura en listados como “Las cintas que hay que ver antes de morir” y fue galardonada en con tres premios Oscar: Mejor Película, Mejor actor (Marlon Brando) y Mejor guión adaptado.

Un éxito y renombre que aumentó con su segunda parte, la que duplicó la cantidad de galardones de la Academia con seis premios. Sin embargo, su tercera parte y final no tuvo la misma suerte.

La muerte de Michael Corleone recibió duros comentarios, tanto del público como de la críticas especializada. Estos apuntaron en su mayoría a que la tercera parte no alcanzó el nivel de excelencia de sus predecesoras y que la actuación de Sofia Coppola como Mary Corleone fue, por decirlo menos, deficiente.

Cómo Sofia se convirtió en Mary

Era de conocimiento público que la actriz que interpretaría a la hija de Michael Corleone era Winona Ryder, una estrella en ascenso que venía de trabajar en Beattlejuice y Heathers.

Según relata People, Coppola originalmente quería a Julia Roberts e incluso dio una audición a Madonna, pero fue Ryder la elegida.

“Ella estaba en otra película, por lo que ni siquiera estuvo en los ensayos que hicimos en Napa cuando comenzamos”, dijo Andy García, quien interpretó a Vincent Mancini en la cinta, en conversación con Insider.

“Pero Sofia estaba allí y se sentó a leer el libreto desde ese entonces. Así que cuando dejaron a Sofia en el reparto, pensé ‘Vamos, estoy a bordo’”, añadió García.

De acuerdo a los detalles publicados por Vanity Fair, Ryder llegó al set de El Padrino III en Italia tras terminar el rodaje de Mermaids, y viajó en compañía de Johnny Depp, su pareja en ese entonces.

Fue llevada de inmediato a la oficina de producción para prepararse para el día siguiente, la primera jornada oficial de rodaje. “Parecía bastante cansada, y varios miembros del equipo notaron que algo parecía estar mal. Pero como ella solo tenía que decir un par de línea al día siguiente, lo dejaron pasar”, agregó García.

“Ella llegó al set con el maquillaje correspondiente. Yo le estaba dando su espacio porque estaban haciendo unas pruebas con ella. Pensé que cuando estuviera lista, nos presentarían, pero se fue y no pudo trabajar y eso fue todo”, afirmó el actor.

Vanity Fair añadió que al día siguiente, Johnny Depp llamó por teléfono al equipo de producción y dijo: “Winona no está bien, no se puede levantar de la cama, y no puede actuar en la escena”.

Si bien el médico de la producción visitó a la actriz, Ryder no alcanzó a poner un pie en el rodaje de El Padrino III.

“Le pedí [a Sofia] que viniera, y ella audicionó para el papel”, dijo Francis Ford Coppola en entrevista con Vulture. “Ella no quería el papel particularmente. Ella estaba en la escuela, pero lo hizo. Siento que yo le causé ese daño”.

“Claro que Sofia siguió adelante y tuvo una maravillosa carrera por sus propios méritos, pero le debe haber dolido terriblemente ‘Arruinaste la película de tu padre’, cuando en realidad, no lo hizo, en mi opinión. En todo sentido, todo el tema de El Padrino III es realmente doloroso para mí”, dijo el cineasta, quien este año estrenó la reedición de su tercera parte y final.

Lo que no te mata...

30 años después, Francis y Sofia Coppola se reunieron en entrevista con The New York Times en el marco promocional de El Padrino III Coda, la muerte de Michael Corleone. Una conversación en la que fue inevitable tocar la actuación de Sofia.

“Fue vergonzoso que me lanzaran al público de esa manera”, confiesa la cineasta. “Pero no era mi sueño ser actriz, así que no me aplastaron. Tenía otros intereses. No me destruyó”, afirmó la directora de Lost in Translation.

“Me enseñó que, como persona creativa, tienes que exponer tu trabajo. Te endurece. Sé que es un cliché, pero puede hacerte más fuerte“, añadió, para luego desclasificar que, más que por cualquier tipo de aspiración personal, lo hizo por ayudar a su padre.

“Parecía que estaba bajo mucha presión y yo estaba ayudando. Hubo este pánico y antes de darme cuenta, estaba en una silla de maquillaje en los Estudios Cinecittà en Roma, mientras me teñían el cabello”, relató la directora.

“No me estaba tomando las cosas muy en serio. Estaba en edad de intentar cualquier cosa. Simplemente salté sin pensar mucho en ello”, concluyó Sofia Coppola sobre su aventura como Mary.

Muy diferente a la sensación que, hasta el día de hoy, guarda Francis Ford Coppola. “Vinieron contra esta chica de 18 años, que solo lo había hecho por mí“, dijo el cineasta de 81 años. “La hija recibió la bala por Michael Corleone... Mi hija recibió la bala por mí”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.