Benjamín Walker lanza nuevo single desde el extranjero: “Quiero radicarme en México y enfrentarme a las posibilidades”

Foto: Cristóbal de la Cuadra

Tras un 2020 de creación desde el encierro, el cantautor parte el año instalado en Ciudad de México y con un nuevo sencillo junto a la artista Vanessa Zamora. "Hay una dignificación hacia el rol del artista acá, a uno lo conmueve mucho siendo chileno", declara el solista, mientras prepara el lanzamiento de su tercer disco.



El tercer disco de Benjamín Walker ha estado guardado en un cajón desde febrero del año pasado, listo para ver la luz, pero frenado por circunstancias adversas. Un poco desmotivado en su momento por la pandemia, que hundió sus planes originales con ese trabajo, el cantautor hoy cree que este nuevo año es el momento preciso para ir abriendo y revelando las sorpresas que allí se ocultan.

Si bien ya había adelantado en 2020 parte de su próximo álbum con “Octubre”, un primer sencillo donde contó con la colaboración del dúo musical argentino Perotá Chingó, hoy viernes lanza una pieza más que sigue la senda del trabajo colaborativo que ha venido realizando durante el último tiempo.

“Quiero verte hoy” es el nombre del tema, que funciona como un segundo single y que comenzó a gestarse hace tres años, después de “Brotes” (2017), su segundo trabajo de estudio. “Un disco muy introspectivo, muy para adentro y muy melancólico. Venía de una densidad donde sentía en un minuto muchas ganas de hacer una canción que pudiera escuchar andando en bicicleta, muy literalmente”, admite el cantante nacional en referencia a a este nuevo track, una de las trece pistas de un álbum cuyo nombre aún no quiere revelar.

“Quiero verte hoy” contó con la colaboración de Vanessa Zamora, cantautora mexicana con la que Walker había creado una relación de amistad y admiración mutua desde 2016, la que se concretó musicalmente en octubre de 2019 en El Desierto, un estudio a las afueras de la capital de México.

“Siento que la producción misma y ese día en el estudio fue algo muy chill y alegre. Creo que esa energía se transmitió mucho en la canción. Partir el 2021 con una energía más arriba, distendida y alegre, es un poco lo que evoca el tema”, comenta el solista, quien tiene en mente una colaboración más con una artista extranjera en lo que resta por lanzar.

Botar la ansiedad previa a un inicio de año alegre significó para Walker concentrarse en otros proyectos durante los meses pandémicos y de encierro en su departamento en Chile. Reversionó “Brotes” de manera acústica y también se sumó a “MAL” un disco creado en el encierro junto a Yorka, HAKANNA y Natisú.

Ahora, ya vivido lo que él mismo llama “duelo”, se encuentra nuevamente en México, promocionando el sencillo y trabajando en el videoclip del mismo, con un equipo reducido y en espacios abiertos.

“Esta canción da hartas luces del carácter nuevo del disco. A diferencia de los anteriores hay más presencia de pop. Sobre todo, hay más presencia de una comunión entre lo orgánico que es muy propio de mi música, como los instrumentos reales y la guitarra de nylon, pero también conviviendo con sonidos más digitales, más electrónicos. Desde el punto de vista de beats, por ejemplo, convive mucho la percusión orgánica con la percusión electrónica”, adelanta, y agrega que los planes de aquí en más son lanzar otras pistas del álbum, sin saber aún cuál será la siguiente, yendo paso a paso, viendo la reacción de la gente y midiendo su propio entusiasmo.

Foto: Cristóbal de la Cuadra.

El abrazo que necesitaba

Pese a que el autor de “Felicidad” (2014) solo estará en México hasta el 28 de enero, las tierras aztecas parecen ser muy atractivas para él y pretende volver durante este año.

A las presentaciones que ha tenido a lo largo de su carrera en localidades como Puebla, Cholula o Veracruz, se suma la nostalgia que Walker experimenta cada vez que pasa por allí. En los últimos dos años es un territorio que ha frecuentado mucho.

Su actual paso por Ciudad de México responde a algo más. “Quería observar con mis propios ojos cómo se estaba desenvolviendo la industria, cómo estaban mis colegas aquí viviendo todo lo que está pasando. Creo que la gracia de México es que hay mucho espacio para todos y mucha capacidad para crecer. Tanto para encontrar otras personas motivadas con lo que uno hace o para poder conectar con harto publico. Quiero sacarme la inquietud de la cabeza de qué son esas cosas que pueden llegar a pasar si es que estoy aquí constantemente”, comenta.

Walker es crítico en relación a las posibilidades que la industria chilena podría darle a él o a otros artistas para desarrollarse, es por eso que admite sin muchos rodeos: “Quiero radicarme en México y enfrentarme a las posibilidades que puedan haber al estar residiendo acá”. Aunque también cree que dar el salto a ese país depende de las pretensiones de cada uno, no sería un paso obvio para un músico nacional.

Profundizando en un drama local, agrega que “en Chile hay una contracultura que yo encuentro increíble, es un país donde sobra talento y gente brillante para hacer cosas, pero estructuralmente se hace tan difícil poder estar día a día conviviendo con ser músico o artista en general. Este amor propio en México si eres artista es algo que quiero experimentar a fondo y que agradezco mucho cada vez que vengo”.

“También hay algo particularmente histórico y es que se está armando una comunidad chilena de artistas súper potente. Los colegas que se han venido para acá es gente muy talentosa y cariñosa, con mucha convivencia entre chilenos y creo que también es bonito ser parte de ese nicho, defender lo que se puede hacer desde Chile pero también en esta escena. Lo cierto es que México es un país que abraza la música con mucho cariño y es algo que también he sabido contrastar respecto a Chile. Hay una dignificación hacia el rol del artista acá, a uno lo conmueve mucho siendo chileno”, finaliza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.