Fundación Nicanor Parra pide detener obras viales que están causando daño a casa/tumba del antipoeta

Imagen de los trabajos realizados frente a la casa de Nicanor Parra.

La Fundación Nicanor Parra ha tenido contacto con el alcalde de El Tabo, Alfonso Muñoz (PS), para revertir los trabajos -que ya llevan una semana- esto no se ha materializado. Incluso, tampoco se ha obtenido respuesta de parte del Consejo de Monumentos Nacionales, dado que el lugar está declarado como Zona Típica y está protegido por la Ley de Monumentos Nacionales.



Vicios del mundo moderno, como tituló uno de los poemas de su libro Poemas y antipoemas (1954). Así se podría definir lo que está ocurriendo justo frente a la casa de quien escribiera esos versos, el fallecido poeta Nicanor Parra, quien tras su deceso en 2018 descansa en la que fue su residencia, en el balneario de Las Cruces.

Pero hoy, su descanso se ha visto interrumpido. Como ha denunciado la Fundación Nicanor Parra, creada para mantener su legado, una serie de trabajos viales -al parecer autorizados por el municipio de El Tabo y el Consejo de Monumentos Nacionales-, están causando daño al sector donde se encuentra la casa del vate, en la Calle Lincoln del Balneario Las Cruces, que se encuentra protegida por la Ley de Monumentos Nacionales al ser Zona Típica.

Los trabajos, que llevan una semana, no se han detenido. Y desde la Fundación denuncian que se han derribado dos árboles frente a la tumba del antipoeta, y que se han hecho excavaciones en las inmediaciones de los muros de contención, con riesgo para el lugar donde reposan los restos del Premio Nacional de Literatura 1969.

“La calle Lincoln después de la muerte del poeta se ha convertido en un lugar de peregrinaje y de contemplación de niños y jóvenes que vienen de distancias remotas a conectarse con el poeta. La calle es una plaza natural y no puede ser tratada como cualquier calle. Los vecinos afectados y la Fundación piden que este lugar sea de uso peatonal por el peligro que significa autos de alta velocidad en un lugar de peregrinación”, detalla el comunicado de la Fundación.

Si bien, la Fundación Nicanor Parra ha tenido contacto con el alcalde de El Tabo, Alfonso Muñoz (PS), quien ha mostrado la voluntad de revertir el diseño de la pavimentación, esto no se ha materializado. Incluso, tampoco se ha obtenido respuesta de parte del Consejo de Monumentos Nacionales.

Ante los hechos, Eduardo Carrasco, amigo de Parra y director de Quilapayún señaló: “La estupidez unida a la ignorancia constituyen la peor plaga que amenaza hoy día a nuestra cultura. Que sin respeto se atente en contra de la casa de una de las figuras mas grandes de nuestra historia literaria es un escándalo. La llegada de los vándalos que con mandato municipal meten las patas donde solo debiera meterse el corazón es una vergüenza. Hay que parar esto sin dilaciones y pedir perdón por la afrenta. Basta de barbarie. Nada justifica la indiferencia. No entren jamás sin hacerse invitar a la casa del espíritu”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.