Esperanza Silva y Catalina Saavedra responden a acusaciones del hijo de Bélgica Castro: “Fuimos facilitadores para que se hiciera su voluntad”

Castro y Sieveking.

Las actrices enviaron una declaración pública luego que se conociera que Leonardo Mihovilovic, único hijo de Castro, presentara una querella penal contra ambas, a quienes acusa de apropiación indebida de bienes y pertenencias de su madre y Alejandro Sieveking.



Luego que en las últimas horas se conociera la demanda que interpuso el hijo de la fallecida actriz Bélgica Castro, Leonardo Mihovilovic, por supuesta apropiación indebida contra Catalina Saavedra y Esperanza Silva de Chileactores, las propias artistas querelladas y representantes del gremio respondieron a las acusaciones y las desmienten.

Entre otros puntos, Mihovilovic acusa a Saavedra y Silva de haberse apropiado y vendido bienes y pertenencias que Castro y su marido, el también fallecido Alejandro Sieveking, querían donar a distintas entidades y supuestamente le correspondería a él administrar, según declaró a La Tercera PM.

Lo anterior incluye la venta del departamento que ambos artistas compartían en Santiago centro, el cual habría sido vendido por Saavedra por mandato de Sieveking, de acuerdo a lo expuesto en un reportaje de CHV Noticias.

“Ante las declaraciones entregadas a CHV por el Sr. Leonardo Mihovilovic, queremos aclarar los hechos ocurridos respecto a la voluntad de nuestro colega y amigo Alejandro Sieveking”, comienza diciendo una declaración pública firmada por Claudia Celedón, Nona Fernández, Catalina Saavedra, Esperanza Silva, Directorio Casa Dramaturgia y Fundación Gestionarte.

Bélgica Castro y Alejandro Sieveking. Ceremonia fúnebre. Foto: Valentina Mora.
Juntos, el último día: Bélgica Castro y Alejandro Sieveking, ceremonia fúnebre. Foto: Valentina Mora.

Según el texto, “el deseo de Alejandro fue vender en vida su departamento para que su legado económico sirviera como aporte y continuidad a su legado artístico y al de Bélgica. Para ello, y en honor a su profunda amistad con Víctor Jara, su voluntad fue crear antes de su muerte una sociedad civil que trabajara en conjunto con la Fundación Víctor Jara para ayudar a jóvenes y nuevos dramaturgos. Así, el dinero de la venta de este inmueble está resguardado para el funcionamiento de Casa Dramaturgia, el espacio soñado por Alejandro como instancia de formación y apoyo a la nueva dramaturgia nacional”.

Y agregan: “Sin otro interés que cumplir el deseo de nuestro amigo, fuimos facilitadores para que se hiciera su voluntad, realizando legalmente las transacciones económicas respecto a la venta de su propiedad, ya que no existía ningún familiar directo y cercano que asumiera esta representación”. En la misma declaración, las firmantes señalan que “como amigos de Alejandro y Bélgica asumimos con profundo amor y solidaridad la labor de ayudarlos en hacerles más fácil el fin de sus vidas y la ejecución sus deseos”.

En ese sentido, aseguran que “el mandato otorgado a la señorita Catalina Saavedra, está absolutamente ajustado a la ley y respeta fielmente la voluntad de Alejandro Sieveking. Así, el dinero de la venta de este inmueble fue aportado a la Sociedad Civil Casa Dramaturgia. En este último año y medio, la situación sanitaria ha dificultado la obtención de una cuenta corriente de Casa Dramaturgia y por eso, este monto se encuentra resguardado provisoriamente en la Fundación Gestionarte sin ningún ánimo de apropiación”. “Queremos aclarar además que de todo ello conoce un Tribunal Civil en Causa de Rendición de Cuentas”, se añade en el texto.

Claudia Celedón y Catalina Saavedra, dos de las firmantes de la declaración, junto a Alejandro Sieveking.

Junto con esto, el comunicado agrega: “Lamentamos profundamente que esta situación haya llegado a esta instancia, pues consideramos que nuestros amigos, ambos premios nacionales, no merecen esta exposición, denunciando un hecho que siempre estuvo bajo el marco de la legalidad y que corresponde a la voluntad EN VIDA de nuestro querido Alejandro Sieveking”.

“Por último, queremos dejar constancia muy respetuosamente, que el Sr. Leonardo Mihovilovic no tenía ningún vínculo de parentesco directo con Alejandro Sieveking y que su actuar solo delata una intención difamadora, ya que durante más de 10 años, solo evidenció ausencia y desinterés hacia las necesidades de su madre y las de Alejandro. Durante ese tiempo, fuimos nosotras, respaldadas por un valioso equipo humano, las que estuvimos dispuestas a acompañar a esta maravillosa pareja”.

Finalmente, el texto señala: “Desconocemos cuál es la intención final que impulsa a la mencionada persona a formular una denuncia que pretende enlodar la honestidad y dignidad de nuestra personas y de la Corporación de Actores de Chile, Chileactores, entidad que realiza su trabajo con total transparencia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.