1991: Metallica en el punto sin retorno

1991 fue el comienzo del fin del rock como expresión capaz de resetear sus posibilidades creativas y oler a espíritu adolescente. Lo que vino después fue decadencia entre el pesimismo fúnebre del grunge, la parodia del chico con pataleta del nü metal, la palidez creativa del retro rock, y las estocadas propinadas por el pop femenino empoderado a partir de Britney Spears.