“Walking on thin ice”: la historia de la última canción en que trabajó John Lennon

Un tema compuesto por Yoko Ono fue lo que trabajó el exbeatle durante la tarde de 8 de diciembre de 1980, horas antes de ser asesinado. Posteriormente, la canción fue publicada como single y fue el único éxito de la japonesa como solista.



Su nuevo disco, Double Fantasy, llevaba pocas semanas en las vitrinas. En rigor, era un disco junto a su esposa, Yoko Ono. Lo cierto es que había marcado el regreso a la música de John Lennon, tras cinco años de silencio en los que se dedicó íntegramente a la crianza de su hijo menor, Sean. Ajustando cuentas con su propio pasado como padre, y como hijo.

En los primeros días de diciembre de 1980, un Lennon exultante tenía energía de sobra para seguir trabajando en la composición y producción de canciones. Pese al tiempo alejado del primer plano musical, no había perdido la memoria artística, y si bien ya tenía un nuevo disco, ya estaba pensando en nuevo material y en seguir siendo un nombre fundamental en la escena.

Por eso, el lunes 8 de diciembre tuvo una mañana ajetreada. Una entrevista conjunta con Yoko para la estación de radio RKO -donde, entre otras cosas Lennon dijo que él y Yoko llevaban “más tiempo que los Beatles juntos”- y una sesión de fotos para Rolling Stone, que realizó Annie Leibovitz.

Incluso, como recordó el productor de Double Fantasy, Jack Douglas, en posterior entrevista con la revista Beatlefan, Lennon preparaba una gira para apoyar el lanzamiento del álbum. Sería la primera prácticamente desde sus tiempos en los Beatles. “Iba a hacer canciones de los Beatles y estaba hablando con la banda sobre cómo quería reorganizarlas y hacerlas realmente contemporáneas”, recordó Jack Douglas. “Su idea era que el escenario debería verse como una nave espacial o un cangrejo, dependiendo de cuál fuera tu vista. Tenía dos brazos con forma de cangrejo que salían y en los brazos había cámaras y las cámaras se movían. Habría una pantalla gigante proyectando todo esto”.

A las 4 de la tarde de 8 de diciembre, la actividad para Lennon estaba lejos de detenerse. Junto a Yoko se enfiló a los estudios Record Plant, en Nueva York. La idea era ir en su limusina, pero esta no apareció, por lo que enfilaron en el vehículo que transportaba a la gente de RKO. Fue antes de subir cuando a John se le acercó un regordete llamado Mark Chapman en busca de un autógrafo. Le extendió un ejemplar de Double Fantasy y Lennon se lo firmó. “¿No quieres nada más?”, le preguntó el autor de Strawberry fields forever, y luego marchó.

John Lennon en su último día con vida

Durante las siguientes 6 horas, Lennon trabajó en Walking on thin ice, una canción de Yoko Ono que en un principio iba a ser destinada a Double Fantasy, pero que finalmente decidió ocuparse para otro álbum. El tema es muy en la línea de las composiciones que la japonesa trabajaba por esos días, cercana al New Wave, cruzando el punk y la música para mover el esqueleto. Algo así como lo hacían Blondie y B-52. Muy New York.

Hacia el final del día, según cuenta Philip Norman en su biografía John Lennon, en el estudio apareció David Geffen y le anunció a la pareja que Double Fantasy estaba a punto “de llegar al oro”. Luego, el autor de Come together hizo una llamada a su tía Mimí, en Inglaterra, puesto que por entonces le rondaba la idea de volver al terruño.

La canción, según cuenta Norman, a Lennon le satisfizo bastante. “Quedó contento con el trabajo de esa tarde e hizo que le sacaran unos casetes de la grabación para llevárselos”, relata el biógrafo. Ahí Yoko sugirió ir a cenar al Stage Deli, pero John simplemente quería volver a casa.

Fue al volver al Dakota, ya en la noche, cuando Chapman le disparó cinco tiros a Lennon que terminaron con su vida. Al lugar llegaron rápidamente dos radiopatrullas de la policía de Nueva York, los efectivos detuvieron al tirador, quien se encontraba con mucha calma leyendo El guardián entre el centeno en cuya guarda había escrito: “Esta es mi declaración”.

Luego, Lennon fue trasladado por los policías al Roosevelt Hospital, pero pese a los esfuerzos médicos, fue declarado muerto a las 23.07.

Walking on thin ice vio finalmente la luz tiempo después, en enero de 1981, y se convirtió en el mayor éxito de la carrera de Yoko Ono. Posteriormente, fue incluido en la edición que se hizo en 2000 del Double Fantasy como bonus track.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.