Cierran investigación de incendio en Centro Arte Alameda sin responsables: “La justicia no prosperó, es súper desilusionante”

La fachada del Centro Arte Alameda, en los días de su incendio en 2019.

El Ministerio Público decidió cerrar la investigación del incendio del emblemático centro cultural sin definir responsabilidades. El abogado Juan Pablo Hermosilla asegura que intentarán reabrir la investigación. En tanto, la directora Roser Fort señala no estar conforme. Además, revela que se encuentra en proceso de replantear un nuevo lugar para el cine. "Reconstruirlo en esa cuadra no tiene sentido, es difícil, es riesgoso para el público asistir", califica.



“Hay mucha desazón”, dice al teléfono con Culto el abogado Juan Pablo Hermosilla. ¿La razón? El Ministerio Público decidió cerrar la investigación del incendio del Centro Arte Alameda, que el 27 de diciembre de 2019, en el marco del estallido social, destruyó el emblemático edificio, un ícono de la actividad cultural de la capital. Esto, sin determinar responsabilidades de personas en los hechos.

El jurista, quien representa al centro cultural, comenta que en el Poder Judicial no se convencieron de la tesis que levantaron los encargados del recinto, en orden a responsabilizar a Carabineros del origen del siniestro.

“Es muy lamentable, porque esto fue un hecho de la máxima gravedad. Este fue un ataque a este centro motivado por su actividad humanitaria, porque acá operaba un centro de atención de víctimas de la revuelta. Esto fue provocando hostilidad de parte de Carabineros, y terminó con el incendio que en nuestra opinión, hay antecedentes suficientes para acreditar que fue causado por una bomba lacrimógena, pero esa no es la opinión del sistema de justicia”, señala Hermosilla.

Foto del estado en que quedó la oficina de Roser Fort, directora del CAA, tras el incendio.

Por su lado, la histórica directora del Centro Arte Alameda, Roser Fort, asegura a Culto no estar conforme con la resolución. ”Se entregaron un montón de evidencias, se entregó un informe del Dictuc (Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile), que señala que sí pudo haber sido una bomba lacrimógena lo que incendió el centro”.

En la página 48 del citado informe se indica: “A partir de la revisión, análisis y conexión de los antecedentes disponibles y recopilados, más los ensayos realizados en el Laboratorio IPF de Dictuc, se concluye la siguiente respuesta a la pregunta: “¿El inicio del incendio pudo haber sido causado por una bomba lacrimógena?” Sí, el inicio del incendio pudo haber sido causado por una bomba lacrimógena. La temperatura generada por la cápsula es suficientemente alta para encender un material combustible de tipo ‘combustible ligero muerto’ como aquel posiblemente alojado en la canaleta de aguas lluvias al día del siniestro, en la ubicación identificada como área de origen. Las llamas de esta combustión pueden haber sido las suficientes para generar la ignición del poliestireno expandido (EPS) presente en la cubierta de la techumbre, material cuyo extremo se posicionaba justamente sobre la canaleta de aguas lluvias en una posición e inclinación favorable para la propagación del fuego por su superficie hacia el interior. Además, se constató en el Laboratorio de la Unidad de Ingeniería de Protección Contra el Fuego de Dictuc que este material (EPS), al arder, genera goteo incandescente o con llamas. Por la ubicación y disposición física de los materiales, y según la arquitectura del edificio, es posible que este goteo se haya depositado sobre las cortinas en el interior de la sala cine, pudiendo generarse así la propagación general del fuego hacia el resto de la instalación siniestrada”.

Escombros que quedaron en el CAA tars el incendio de 2019.

Con este informe, más los antecedentes que recopilaron, Fort está convencida de la responsabilidad de la policía uniformada en los hechos. “Una bomba lacrimógena la ocupa solo Carabineros de Chile. Entonces, es insólito que se cierre el caso a pesar de todas las evidencias sin lograr determinar qué organización fue la que estuvo detrás del incendio”.

Fort recuerda todavía con frescura esos días del 2019, en los que el cine funcionaba como un centro de protección para los manifestantes heridos de los enfrentamientos con Carabineros. “Estaba el Samu instalado ahí, y recibía a la gente que era agredida por la policía. En esos dos meses y medio logramos tener funciones de cine llenas de público, pese a las dificultades. Diariamente recibíamos agresiones de la policía, hay miles de testigos de cómo entraban los gases lacrimógenos al hall del Centro Arte Alameda, cómo habíamos generado un protocolo para parar las bombas lacrimógena que caían en el techo. Ese día fue mucho más agresivo, y hay imágenes que registraron la bomba que cayó en el techo y generó un incendio. A pesar de eso, la justicia y los fiscales decidieron no perseverar”.

Vista exterior del Centro Arte Alameda, tras su cierre por el incendio. Julio 2022.

En agosto del 2021 usted dijo que era “una misión del Estado el reconstruir no solo el Centro Arte Alameda, sino que sus alrededores”, ¿sigue pensando así?

Sí. Yo creo que es una misión del Estado cuidar ese barrio, que aún está totalmente destruido. Es misión del Estado recuperar al menos todo lo que fue la zona cero, porque eso se produjo debido a una estrategia de ministerio del Interior en que copó diariamente la zona. Tiene que generar un arreglo para el grupo de empresarios y personas que estábamos en ese lugar y perdimos nuestros lugares de trabajo. Aunque a mí lo que más me preocupa es la búsqueda de responsables, ¿quién quemó el Centro Arte Alameda?

¿Ha tenido conversaciones con el Presidente Boric o la ministra de Cultura, Julieta Brodksy?

No, pero estamos participando de todas las instancias que han estado abriéndose a partir de la gobernación y los fondos que hay para recuperar el eje Alameda-Providencia. Sí tengo solicitada una entrevista con el Presidente para poder hablar del futuro del centro.

En su minuto, usted estuvo en una mesa de trabajo con la anterior administración, con la exministra Consuelo Valdés...

Fue gracias a esa administración es que pudimos reinventarnos en el Ceina (Centro de Extensión del Instituto Nacional) y continuar con nuestra labor de arte, cultura y educación. Fue gracias a la ministra Valdés que se pudo implementar.

La reconstrucción de un ícono

En una serie de entrevistas que ha dado desde el incendio del recinto, Fort siempre aseguró que la idea era volver a reconstruir en el mismo lugar, ahí en Alameda cerca de Plaza Italia, entre Namur e Irene Morales. Así, por ejemplo, en enero del 2021 aseguró a este medio: “Nuestra misión es volver al mismo sector donde estábamos”. Sin embargo, en este momento, Fort asegura que eso es algo que se está repensando.

¿Por dónde pasa esto? En rigor, el Centro Arte Alameda no tenía seguro contra incendio porque el edificio no les pertenecía. Los propietarios son la sociedad inmobiliaria Comercial Tupahue, quienes sí lo tenían. Pero eso podría cambiar, Fort asegura: “Ellos están dispuestos a vender el lugar”, y ello la ha obligado a entrar en un proceso de replantear el sitio para un nuevo emplazamiento, aunque todavía se encuentra en una fase muy inicial.

Una vista interior del antiguo CAA.

“Todavía no se sabe, para nosotros la misión sería volver al mismo lugar, pero todavía tenemos que desarrollar proyectos, hay que buscar financiamientos, estamos en pleno proceso, y creo que el lugar también está en pleno proceso”, asegura Fort. Y, además, suma un factor a considerar: “Reconstruir el Centro Arte Alameda en esa cuadra no tiene sentido, es difícil, es riesgoso para el público asistir. Yo lo veo de acá a cuatro o cinco años, pero hay que generar mesas de trabajo que todavía está recién empezando a producirse”.

Por ello, es que en el lugar no se han desarrollado mayores obras, y solo quedan las huellas y los escombros de lo que fue el cine antes del incendio. “Está todo parado por ahora, porque la reconstrucción depende de fondos que tienen que salir, y en esa cuadra es imposible que se pueda construir mientras continúe el abandono en el que se encuentra el sector”, explica Fort.

Los días en el Ceina

Desde el 22 de julio del 2021, el Centro Arte Alameda funciona en el Ceina. Para Fort, el proceso ha sido muy motivador. “Estamos conquistando nuevos territorios, nuevos públicos y tenemos una misión importante con los estudiantes, con los alumnos del Instituto Nacional y los colegios cercanos para llevar contenidos que sirvan para reflexionar. Estamos contentos como equipo”.

¿Qué le ha parecido la respuesta del público?

Ha sido increíble, ahora estamos con la última película de (David) Cronenberg, Crimes of the future. Hemos tenido casi todas las funciones agotadas, lo que significa que el público ha reaccionado comprensible y afectivamente con nuestro trabajo y también con nuestra curaduría. Ha sido muy motivadora la respuesta del público porque es una sala que se está dando a conocer y con muy buenos resultados de asistencia.

En 2020 el Centro Arte Alameda presentó la plataforma SVOD, un streaming para ver cine desde el computador. ¿Cómo ha resultado?

Nos parece otra nueva área de desarrollo cultural, y permite llegar de Arica a Punta Arenas incluida Rapa Nui, por lo que hemos podido ampliar los territorios a los que llegamos. Ha sido muy motivador y en algún momento seremos internacionales, porque mucha gente de afuera nos pide ver la selección.

¿Una nueva sala apostaría a mejoras técnicas?, ¿como películas en IMAX o 4D?

Nuestra misión es llegar a todo público, los valores son importantes, y ver cine en ese tipo de tecnología es más caro. Por ahora, seguiremos junto al pueblo (ríe).

Pese a la decisión del organismo persecutor, la idea del abogado Hermosilla es seguir perseverando en la causa. “No estamos de acuerdo con la decisión del Ministerio Público, estimamos que hay antecedentes suficientes para determinar qué fue lo que pasó. Vamos a continuar buscando antecedentes para reabrir la investigación”.

Roser Fort hace una sentida reflexión al respecto: “La justicia no prosperó, es súper desilusionante. Es desesperanzador que la justicia y el Ministerio público no cumplen con lo que tendrían que haber hecho, que es investigar a fondo lo que todos sabíamos”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.