Cannes al desnudo: película calificada de "porno" provoca abandonos de la sala

Mektoub, my love: Intermezzo, de Abdellatif Kechiche.

A un día de conocerse los ganadores del Festival de Cannes, Mektoub, my love: Intermezzo del ganador de la Palma de Oro Abdellatif Kechiche sufrió el rechazo de la crítica e incluso una de sus protagonistas dejó la función antes de concluir.




No hay buen festival sin una polémica a su altura. Les pasa a las competiciones de todas las calañas y orígenes, desde el Festival de la Canción de Viña del Mar hasta la entrega de los premios Oscar. El Festival de Cine de Cannes, aún el más prestigioso del mundo, ha tenido este año una edición particularmente buena, pero en su penúltimo día de exhibiciones llegó el momento de la polémica: el largometraje Mektoub, my love: Intermezzo (2019) provocó la salida de varios espectadores, incluyendo a la actriz que protagoniza su escena más controvertida.

Es más, con una duración de tres horas y 32 minutos, la cinta hasta necesitó la explicación del propio realizador al término de la función. Después del repentino fundido a negro sin créditos con que concluye esta historia de fiero erotismo, su director Abdellatif Kechiche (1960) tomó el micrófono y le dijo a la audiencia: "¡Les pido disculpas por haberles retenido sin advertirles y ahora me voy!". En ese momento la actriz Ophélie Bau ya había salido de la sala hace varios minutos. Siguió con aquel estilo de trabajo hoy en la mañana, cuando al tradicional photocall previo a la conferencia de prensa asistieron todos menos ella.

Mektoub, my love: Intermezzo es la segunda parte de una gran producción cuyo inicio se llama Mektoub, my love: Canto uno (2017). Aquel trabajo duraba tres horas y se estrenó el año pasado en el Festival de Venecia. Ambos largometrajes se basan en la novela La blessure, la vraie del escritor francés François Bégaudeau , conocido por su libro La clase, llevado al cine como Entre los muros por Laurent Cantet en el 2008 y ganador en ese momento de la Palma de Oro.

Si en la primera parte de Mektoub , la trama se centraba en el retorno veraniego del aspirante a cineasta y fotógrafo Amin (Shaïn Boumedine) a su pueblo natal en el sur de Francia, en el llamado Intermezzo de esta saga sobre el despertar al amor, nos encontramos con el fin del verano. Es cuando ciertas relaciones comienzan a definirse y cuando las verdades se dicen. Amin, que es de origen tunecino, mantiene una relación con la parisina Charlotte, pero al mismo tiempo se involucra con Ophélie (Ophélie Bau), una muchacha de extracción árabe al igual que él, desorientada y a punto de un aborto.

Una de las escenas que más reparos causó entre los críticos especializados apostados en Cannes es el largo encuentro sexual entre Ophélíe y Aimé (Roméo de Lacour), en un baño de una discoteca. Básicamente es una secuencia de 13 minutos de duración donde Ophélie le practica sexo oral a Aimé. Gran parte de esta historia sobre las tres horas de duración transcurre en esta discoteca y la cámara se solaza en realizar varios primeros planos de los traseros masculinos, pero sobre todo particularmente femeninos.

Al respecto, el crítico David Ehrlich de Indiewire, manifestó: "La película dura más de tres horas, más o menos lo mismo que Lawrence de Arabia, y literalmente consiste en close ups de traseros durante un 60 por ciento de su duración". Para The Hollywood Reporter, Mektoub: Intermezzo contiene sólo "imágenes pornográficas gratuitas" dentro de una trama con diálogos banales y que suceden fundamentalmente en una discoteca. En Los Angeles Times, el crítico Justin Chang se preguntó sia caso el Festival de Cannes "estaba troleando" a sus espectadores al exhibir este filme y llamó a su crónica "El desastre de Cannes".

En la prensa en español, el conocido Carlos Boyero de El País, recordó que la anterior cinta de Abdellatif Kechiche La vida de Adèle, era una "gran película" y postuló que quizás el realizador había estropeado su lucidez: "Qué tipo de sustancias ha ingerido el director y cómo han afectado a su cerebro para perpetrar semejante e inacabable estupidez".

Ya en la conferencia de prensa de la mañana Kechiche defendió su película de las preguntas más agresivas (calificó de "estúpida y mal intencionada" una consulta, de hecho) y afirmó: "Traté de mostrar lo que me hace vibrar, los cuerpos, los vientres".

Hoy también se entregó el premio Palm Dog, que todos los años se asigna a algún perro con participación destacada en las películas. En esta oportunidad lo obtuvo la hembra pitbull Brandy, quien acompaña constantemente al personaje que interpreta Brad Pitt en Había una vez en Hollywood de Quentin Tarantino.

Mañana se definirá a la ganadora de la Palma de Oro en la edición número 72 del Festival de Cannes y algunas de las películas mejor aspectadas para el galardón son Dolor y gloria de Pedro Almodóvar, Había una vez en Hollywood de Tarantino, Portrait of a lady in fire de Céline Sciamma y Parasite de Bong Joon-ho.

Comenta