Cuarto retiro: el factor electoral que inquieta a La Moneda y que motivó la discusión inmediata del proyecto

Foto: Agenciauno

Sorpresivamente, el gobierno ingresó ayer en la mañana un oficio con la nueva urgencia, con el objetivo de que la moción se vote lo antes posible. Lo que buscan es distanciar el debate de los comicios de noviembre y también aminorar la incertidumbre en materia económica. En la oposición cuestionaron la medida, acusaron "presiones" hacia los parlamentarios y afirmaron que no tendrían los votos oficialistas necesarios para su aprobación.


“La presente urgencia, de carácter extraordinaria y excepcionalísima, tiene su justificación en la imperiosa necesidad que el Honorable Congreso Nacional zanje, a través de su pronta votación y a la mayor brevedad posible, el rechazo de la presente propuesta de reforma constitucional y, a través de ello, obtener certeza jurídica para reducir los impactos financieros, inflacionarios, de tasas de interés, entre otros efectos macroeconómicos que genera la prolongación de su discusión y, más aún, su eventual y negativa aprobación”.

El texto corresponde a uno de los párrafos del oficio que sorpresivamente envió ayer en la mañana el gobierno al Congreso. En éste puso la urgencia de discusión inmediata (cinco días hasta despacho) al proyecto de cuarto retiro de ahorros previsionales, que comenzó a ser discutido esta semana y está ad portas de que se vote en sala.

Aunque en el documento de la Segpres se expusieron razones económicas para la medida, en privado, en La Moneda reconocen que la decisión es parte de una estrategia que, por un lado, busca evitar tales consecuencias, pero que por otro intenta que la iniciativa se vote lo antes posible y así distanciarla de las elecciones parlamentarias y presidenciales del 21 de noviembre próximo.

Según las mismas fuentes, entre más cerca de los comicios, es más probable que parlamentarios de Chile Podemos Más cambien su postura y, para evitar pagar costos en sus respectivas elecciones, terminen sufragando a favor del proyecto del cuarto retiro. En el Ejecutivo reconocen que quieren evitar que parlamentarios se vean influenciados por la presión ciudadana por temor a tener un traspié electoral.

La decisión de Palacio ocurre en una semana en que tanto el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, como su par de la Segpres, Juan José Ossa, han intensificado las tratativas con diputados del sector. Varios de ellos ya han anunciado que votarán a favor de la moción, entre ellos, la diputada RN Paulina Núñez y su par Hugo Rey.

Este último, de hecho, acusó estar siendo presionado para rechazar la medida. El lunes sostuvo a La Tercera que “está claro que la salida de Curicó del delegado presidencial, y la petición de renuncia de su jefe de gabinete es una clara señal de que son pasadas de cuenta porque sucedió inmediatamente cuando les dije que votaría a favor. Ya empezaron, no sé cuándo van a terminar, lo lamento, el gobierno se vuelve a equivocar. Esas presiones reafirman mi postura”.

En el gobierno están inquietos con que más parlamentarios puedan ir “dándose vuelta” y, por lo mismo, buscan que la iniciativa se vote lo antes posible, ojalá a más tardar el martes de la próxima semana. De hecho, ayer la diputada Francesca Muñoz (RN), quien había estado en reflexión, afirmó que votará a favor de la iniciativa.

El ministro Ossa ha seguido llamando a diputados y también, según fuentes del sector, le pidió ayuda al exabanderado Mario Desbordes para alinear a los diputados de RN.

Como sea, en el oficialismo fueron varios los parlamentarios que reconocieron que se “enteraron por la prensa” del ingreso de la discusión inmediata. Admiten en privado que el gobierno no socializó con ellos la urgencia, mientras que otros se informaron una vez que se rindió cuenta en la corporación.

De todas maneras, señalan parlamentarios, no hubo reclamos. La mayoría estaba de acuerdo con la urgencia, pues pondría fin a la incertidumbre, a las constantes tensiones al interior del bloque Chile Podemos Más y también se alejan de la fecha de las parlamentarias del 21 de noviembre, lo que disminuye la posibilidad de que sea un factor electoral a considerar para los votantes.

El diputado de RN Camilo Morán afirmó que “con la votación, en nuestro sector, al menos se zanjará de una buena vez la discusión, y los diputados que hemos estado en reflexión tendremos que tomar una decisión. Al apurar la votación se ve una jugada de alejar el proyecto con la elección. Eso permite aún más a los diputados votar en plena conciencia”.

Su par Tomás Fuentes, en tanto, afirmó que “la discusión inmediata del cuarto retiro es positiva, no solo porque adelanta el debate para evitar que se siga actuando por presión electoral, sino que también para terminar con la incertidumbre jurídica que está afectando a la inflación y el alza de precios”.

Hace dos semanas, la mesa de la Cámara de Diputados que dirige el RN Diego Paulsen había intentado también apurar la votación buscando llegar a acuerdo con los comités de los distintos partidos para que el proyecto se viera antes de Fiestas Patrias y así alejar su discusión de las elecciones. Sin embargo, la oposición no la apoyó.

Desazón en la oposición

Durante la tarde de ayer, la Comisión de Constitución comenzó a votar las indicaciones: dos se rechazaron y quedaron nueve pendientes. “El lunes se continuará hasta total despacho, porque el martes está convocada la Cámara para votarla”, informó el presidente de la instancia, Marcos Ilabaca (PS).

En la sesión se aprobó la idea de permitir el retiro del 100% para quienes padezcan enfermedades catastróficas cubiertas por Ley Ricarte Soto u otra, durante la época de pandemia. Mientras que se rechazó la posibilidad de sacar el 100% sin causal establecida.

Además, los intentos del candidato presidencial de Apruebo Dignidad Gabriel Boric, por atenuar los efectos macroeconómicos del retiro, sufrieron un fuerte revés al ser declarada inadmisible su propuesta de gravar el retiro para los altos ingresos. Fue la diputada Pamela Jiles quien solicitó dejar fuera esta idea, porque no respondía a la matriz del proyecto.

“Se configura que la omisión aprobará el cuarto retiro, pero sin letra chica”, señaló el diputado Leonardo Soto (PS). Sin embargo, en la oposición sigue rondando una sensación amarga desde que el gobierno interpuso la urgencia. ¿Por qué? Porque según todos sus cálculos no cuentan con los votos para aprobar el proyecto en la sala.

“Claramente la presión desde el gobierno a sus parlamentarios pone en riesgo serio la aprobación. Estamos al filo”, señaló el subjefe de la bancada DC, diputado Gabriel Silber. Lo mismo señaló el diputado Diego Ibáñez (FA) en redes sociales: “Necesita quórum de 93 votos. De oposición son 82 (pero nunca se sabe), si votan todos, se necesitan 11 de Chile Vamos, y tenemos siete″.

La diputada Jiles acusó lo mismo: “El gobierno cree que tiene los votos, y es bastante probable que quienes han boicoteado este cuarto retiro, como Boric, el Frente Amplio y el Partido Comunista, y el Presidente Piñera hayan logrado su objetivo. Esos 18 votos que teníamos ya no los tenemos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Tercera Noche