El ajedrez en torno al cuarto retiro: la movida que la mesa de la Cámara intentó (y no le resultó) para apurar su votación

Dos veces la presidencia que encabeza el RN Diego Paulsen intentó llegar a acuerdo con los comités de los distintos partidos para que el proyecto se votara esta semana, y así pasar pronto el "trago amargo", en medio de las fuertes presiones del gobierno y del abanderado oficialista, Sebastián Sichel. La movida se vio frustrada porque la oposición no la apoyó. "Esta es una decisión política no solo de técnica legislativa”, asume el subjefe de bancada PS, Jaime Naranjo.




Desde Austria, donde está en su primera misión oficial como presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen (RN) ha estado conectado permanentemente con el vicepresidente Francisco Undurraga (Evópoli), para definir el movimiento de las piezas y apurar la votación del proyecto del cuarto retiro de los fondos previsionales.

Sin embargo, la jugada no salió como querían, pues los comités que integran todas las bancadas cerraron la puerta a que el proyecto se viera este jueves, antes de Fiestas Patrias.

El gallito partió el lunes. Ese día, la mesa -sorprendiendo a las bancadas de la oposición- intentó colocar en tabla para la discusión en sala de este jueves el proyecto que, de acuerdo al cronograma original, recién esta semana empezaría a verse en particular en la Comisión de Constitución de la Cámara Baja. Ayer se analizó en la reunión de los comités, y la mesa no obtuvo la unanimidad bajo el argumento de que el texto no alcanzaría a revisarse en una sola sesión y que faltaba plazo para indicaciones. Hoy no se alcanzó a tratar, pues los diputados se enredaron con el proyecto del feriado irrenunciable para el 17 de septiembre.

Pero más allá del tecnicismo legislativo, la oposición acusó un trasfondo político mayor ante la jugada de la mesa de Paulsen, cuyo sector se ha visto presionado por el gobierno y el presidenciable Sebastián Sichel, sumo detractor de la iniciativa.

“Acá el gobierno quiere hacer de las Fiestas Patrias una cortina de humo, con tal de blindar a sus parlamentarios que rechacen el cuarto retiro, abusando del eventual olvido del chileno respecto de cómo votaron sus parlamentarios”, recalca sin medias tintas el diputado Gabriel Silber (DC), subjefe de bancada de la DC.

Fuera de micrófono, en el oficialismo admiten que si bien la mesa es autónoma obviamente se conversa informalmente con el gobierno la agenda legislativa. Y aunque el diputado Paulsen partió entre el 5 y 10 de septiembre -junto con sus pares Pepe Auth y Víctor Torres- a diversas reuniones interparlamentarias a Austria, Hungría y Croacia, desde allá movió los hilos para agilizar la votación del cuarto retiro.

“A pesar de que la mesa considera que el proyecto es inconstitucional y tanto el presidente Paulsen como yo siempre hemos votado en contra, no estamos por ir dilatando una situación que todo el país quiere saber. Es importante transparentar si este cuarto retiro es un instrumento de campaña o para beneficiar a la gente”, indica el vicepresidente de la corporación, Francisco Undurraga.

El diputado explica que ellos estaban por entregar todas las facilidades, incluso citar para mañana jueves al mediodía y no a las 10 horas, como se acostumbra empezar la sesión de sala, y que el texto se viera hasta total despacho. Pero nada de ello fue aceptado por la oposición que rechazó todas las posibilidades que se abrieron.

La fundamentación del oficialismo para insistir es que calculaban que probablemente no estarían los votos para aprobar este proyecto, pues varios de sus diputados habían retrocedido, el gobierno había hecho lo propio anunciando más beneficios a las pensiones solidarias, y también había dudas en algunos diputados opositores.

“Antes la argumentación era que los proyectos de retiro se vieran rápidamente porque la gente lo necesitaba. ¿Será ese el argumento real o es una utilización política en miras de las próximas elecciones? Yo honestamente creo que es eso, porque al diputado (Marcos) Ilabaca no le interesa tramitarlo sino hasta iniciada la campaña parlamentaria”, recalca Undurraga.

Respuesta que en la misma línea dio el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Juan José Ossa, quien veía con buenos ojos el apuro. “Me llama mucho la atención tanto apuro que hubo durante ciertas semanas en aprobar este retiro y, a la hora en que el presidente de la Cámara dispone que este proyecto sea votado en la sala, exista resistencia para ello. Veo una contradicción, porque si es necesario para las personas, me pregunto qué justifica la reticencia a que sea votado”, comentó ayer en un punto de prensa.

Desde la oposición tiene claro que mientras más cerca de las elecciones, más ruido provocará la discusión en los candidatos a parlamentarios.

“Acá hay un elemento político de sectores de derecha de querer pasar lo más rápidamente posible este trago amargo, porque a ellos los está golpeando electoralmente, a su candidato presidencial y parlamentarios que van a la reelección. Y evidentemente que todos actuamos políticamente (por demorarlo), unos en una dirección y otros en otra, esta es una decisión política no solo de técnica legislativa”, asume el subjefe de bancada PS, diputado Jaime Naranjo.

Las cuentas de este bloque apuntan a que tras el 18 de septiembre partiría de lleno la campaña presidencial con las candidaturas ya ratificadas por el Servel, por ende los diputados de Chile Podemos Más estarían en aprietos antes sus electores.

“Nuestros votos están hoy, mañana y después de Fiestas Patrias y no va a cambiar la votación. Pero el gobierno quiere bloquear el avance de esta iniciativa porque a medida que avanza el calendario se suman los descuelgues de su propio sector para aprobar este proyecto”, acota Silber.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.