Francia sostiene conversaciones sobre crisis después de que 27 migrantes murieran al cruzar el Canal de la Mancha

Los migrantes son ayudados por el bote salvavidas RNLI (Royal National Lifeboat Institution) antes de ser llevados a una playa en Dungeness, en la costa sureste de Inglaterra, el 24 de noviembre de 2021, después de cruzar el Canal de la Mancha. Foto: AFP

Siete mujeres y tres menores se encuentran entre las personas fallecidas, dicen las autoridades francesas.


Las autoridades francesas están trabajando para identificar a los 27 migrantes cuyos cuerpos fueron recuperados del Canal de la Mancha el miércoles, mientras los funcionarios sostienen conversaciones de crisis sobre el cruce de migrantes más letal del área en la historia reciente.

El ministro del Interior, Gerald Darmanin, anunció ayer por la mañana que una quinta persona sospechosa de estar involucrada en el intento de contrabandear al grupo de migrantes a Reino Unido desde Francia en un bote pequeño había sido arrestada. Darmanin habló ayer con la ministra del Interior de Reino Unido, Priti Patel.

Las autoridades francesas dijeron que siete mujeres y tres menores se encontraban entre los muertos. Darmanin dijo que dos sobrevivientes, que han sido confirmados como ciudadanos iraquíes y somalíes, se estaban recuperando de la hipotermia. Los equipos de rescate fueron alertados por primera vez sobre el incidente alrededor de las 2 pm hora local del miércoles, cuando un pescador informó haber visto cuerpos flotando en el mar.

Los migrantes habían estado a bordo de un bote inflable, que los rescatistas encontraron desinflado cerca de los cuerpos flotantes.

El primer ministro francés, Jean Castex, presidió una reunión ayer con siete ministros del gobierno para discutir qué se podría hacer para resolver la crisis tras las muertes.

Los cruces de inmigrantes han alimentado la creciente tensión entre Francia y Reino Unido, entre varias disputas que han agriado las relaciones entre los países. Las autoridades británicas dicen que Francia no está haciendo lo suficiente para evitar que las personas crucen, mientras que Francia dice que los británicos han facilitado demasiado el trabajo ilegal de los inmigrantes, llevándolos a la costa norte de Francia para hacer el viaje.

Los migrantes con sus pertenencias son vistos en un campamento de migrantes improvisado en Loon Beach, el día después de que 27 migrantes murieron cuando su bote se desinfló cuando intentaban cruzar el Canal de la Mancha, en Dunkerque, cerca de Calais, Francia. Foto: Reuters

El Presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, hablaron por teléfono sobre la tragedia el miércoles y acordaron intensificar los esfuerzos para evitar más pérdidas de vidas en el canal.

Darmanin dijo que los contrabandistas tenían la mayor responsabilidad por la tragedia y agregó que países como Francia, Reino Unido, los Países Bajos y Bélgica debían cooperar mejor para detener más tragedias.

“Desafortunadamente, estamos muy familiarizados con cómo van las cosas en general”, dijo Darmanin a la estación de radio local RTL. “Los migrantes, a veces por docenas, a veces por cientos, asaltan una playa para partir hacia Inglaterra muy rápidamente, a menudo con la marea alta, en botes improvisados proporcionados por contrabandistas, que son delincuentes”.

“Hay mujeres embarazadas, niños que murieron ayer”, agregó. “Por unos miles de euros se explota a estas personas y se les promete El Dorado en Inglaterra y, lamentablemente, esto ha estado sucediendo todos los días durante 20 años”.

El aumento de los controles en los camiones y la seguridad en el puerto de Calais y el Túnel del Canal de la Mancha ha llevado a un número creciente de migrantes que intenta llegar a Reino Unido en pequeñas embarcaciones, dicen las autoridades.

Unos 31.500 migrantes han abandonado la costa francesa desde principios de año, de los cuales 7.800 han sido rescatados en el mar, dijo Philippe Dutrieux, el alto funcionario francés de aplicación de la ley marítima de la región, en una entrevista con Agence France-Presse.

Dutrieux dijo que el tráfico ilícito de migrantes era un negocio lucrativo, y agregó que los barcos podían partir desde cualquier lugar a lo largo de una costa de unas 130 millas de largo, lo que dificultaba la vigilancia de Francia. Solo el 3 de noviembre, unos 1.600 migrantes intentaron cruzar el canal, dijo.

Un bote inflable dañado se ve en las dunas Slack, el día después de que 27 migrantes murieron cuando su bote se desinfló cuando intentaban cruzar el Canal de la Mancha, en Wimereux, cerca de Calais, Francia, el 25 de noviembre de 2021. Foto: Reuters

“Es un juego del gato y el ratón”, dijo Dutrieux. “Cuando hace buen tiempo, puedes ver los acantilados de Dover y tienes la impresión de que puedes tocarlos”.

Muchos de los que arriesgan sus vidas para cruzar el Mediterráneo desde África o viajan meses por tierra desde Asia se dirigen inmediatamente al norte, hacia el Reino Unido. Pero a menudo se quedan atrapados en Francia, donde su presencia en los últimos años ha alimentado tanto las tensiones a través del Canal como una reacción local.

Para los migrantes en Calais, Francia, el atractivo de cruzar el Canal de la Mancha es fuerte. Para ellos es más fácil encontrar trabajo en Reino Unido que en Francia, y muchos de los que cruzan desde países como Somalia, Eritrea, Etiopía y Siria hablan al menos algo de inglés.

Francia y el Reino Unido se han estado peleando recientemente por una serie de cuestiones. Han surgido disputas en torno a asuntos posteriores al Brexit, incluidos los derechos de pesca en el Canal de la Mancha y un acuerdo para evitar los controles fronterizos entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

En septiembre, Reino Unido enfureció a Francia al llegar a un acuerdo con Australia y Estados Unidos que expulsó a Francia de un proyecto multimillonario para suministrar submarinos a Australia.

El miércoles, Macron pidió “una reunión de emergencia de los ministros europeos que enfrentan el desafío de la migración”. Se comprometió a localizar a los responsables del tráfico ilícito de migrantes.

“Francia no permitirá que el canal se convierta en un cementerio”, dijo, pidiendo el “refuerzo inmediato” de los recursos de Frontex, la agencia de control de fronteras de la Unión Europea.

Natacha Bouchart, alcaldesa de Calais, dijo a los periodistas que los gobiernos “deben reaccionar y reaccionar rápidamente”, y agregó: “No deberíamos esperar a que actúen las tragedias”.

“Lo que más me enoja esta noche es que durante varias semanas he estado alertando a los miembros del gobierno para advertirles de que hay presiones excepcionales en este momento”, dijo Bouchart el miércoles.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.