12 tiros, 10 goles y un palo

4b

Desde 1966, ningún arquero con un mínimo de tres partidos jugados se había ido con menos atajadas que De Gea. Los errores mermaron su confianza y lo condenaron.


David De Gea decepcionó más que nadie. El arquero español tuvo un Mundial para el olvido y lo despide con un triste registro. Y es que desde 1966 ningún arquero había protagonizado menos atajadas que el del Manchester United. El peor bajo los tres palos en la cita planetaria en más de medio siglo. Un completo fracaso.

Los números son elocuentes. De un total de 12 remates que recibió en los cuatro partidos, considerando la tanda de penales de ayer, el meta recibió 11 goles. Indefendible. El ex Atlético de Madrid llegó a Rusia considerado como uno de los mejores del mundo en su puesto. En dos semanas, sin embargo, se encargó de revertir esa apreciación.

El arquero completó una actuación decepcionante en la copa y terminó cuestionado y señalado como uno de los íconos de la desilusión.

Su calamitoso estreno ante Portugal no fue casualidad y se convirtió, más bien, en una premonición de lo que vendría después. Aquella tarde cometió un error garrafal, primero, y después apenas miró cómo Cristiano empataba el partido de tiro libre.

Los niveles de seguridad y determinación del jugador de 27 años bajaron considerablemente y, tras el mal debut, no pudo levantarse.

Así, los errores se sucedieron y nunca fue garantía bajo los tres palos. Ayer, ante los rusos, su falta de confianza se hizo evidente y jugó siempre incómodo y, dada su experiencia, insólitamente nervioso.

"No quería ni que le patearan. Su desconfianza era evidente y eso se trasladó a la tanda de penales. Adivinó dos que eran atajables, pero que terminaron entrando de igual forma", asegura Sergio Vargas, histórico exarquero de la Universidad de Chile y la selección chilena. "Hubo detalles que mostraron que jugó su propio partido. En cada uno de los juegos estuvo muy flojo y eso se notó. Mostró muchísimas dudas", sentencia Superman.

Comenta