Confidencias del fichaje de Rueda

Reinaldo Rueda

Un año y medio después, el agente Carlos Vera desclasifica la complicada novela de la llegada del técnico a Chile: "Hubo gente que acosaba a Rei y estuvo cerca de botarlo todo".




Carlos Vera (42 años, casado, cuatro hijos) se movió rápido. La Roja acababa de perder en La Paz y él, agente oriundo de Puente Alto, intuyó que la era Pizzi iba a llegar a su fin. Así que llamó a Colombia a un viejo a amigo: "Reinaldo Rueda mostró interés desde el principio. Nos conocíamos hace varios años. La primera vez que hablé con él fue vía telefónica, por recomendación de Jorge Alfonso, ex ayudante de César Vigevani en Huachipato. A Rueda le gustaba el fútbol chileno, así que quedamos en que si alguna vez surgía algo atractivo, yo le avisaría. La primera vez que lo propuse fue cuando se acabó la era de Sampaoli, pero terminaron eligiendo a Pizzi".

Rueda dijo que adelante, pero tenía contrato con el Flamengo. "Había que ser cuidadosos, porque podíamos entrar en conflicto con el club. Y no queríamos eso. El equipo jugaba bien y la final de la Sudamericana estaba al alcance. Además, el adiós de Pizzi aún no se oficializaba", cuenta Vera sobre esas primeras horas de espera.

"Afortunadamente", añade, "existía una cláusula de salida en el contrato de Rueda con Flamengo. Eso aumentaba las posibilidades. Un día fui a la ANFP y le pasé una carpeta a Ian Mac Niven, gerente de las selecciones. Me dio las gracias y quedó de llamarme en caso de que el nombre le interesara a Salah y al directorio".

Sin embargo, nada pasaba, excepto los días: "La prensa decía que la primera opción era Martino y llegué a pensar que estaba listo. Hasta que un día Mac Niven me llamó. Me dijo que a don Arturo le había interesado el nombre y si efectivamente yo era quien lo manejaba en Chile. Que querían conversar con él. En ese mismo momento supe que sería el próximo técnico de la Selección".

Vera dice que la negociación no fue fácil: "Desde el principio, quien más confió en Rueda fue Sebastián Moreno, entonces secretario general. Y luego, Salah. Hablaron un par de veces a través de Skype, hasta que Salah decidió viajar a Colombia para conocerlo personalmente. Entre ellos hubo un gran entendimiento siempre. Salah le decía que había que encontrar el recambio de la generación dorada. Rueda mostraba un gran conocimiento del fútbol chileno. Sin embargo, había que lograr un acuerdo económico. Costó, porque estaba la cláusula al Flamengo. Además, luego de que el nombre de Rueda saliera en La Tercera como primera opción hubo gente que intentó meterse entre medio, que acosaba a Reinaldo, y que estuvo muy cerca de botarlo todo. Fue complicado".

Acuerdo de palabra

Igual que cuando Eduardo Berizzo fue despedido del Sevilla y su opción entusiasmó a Andrés Fazio, primer vicepresidente de la ANFP en ese entonces. "Hubo momentos de tensión. Pero la confianza de Moreno y la cercanía que se logró con Arturo Salah, hizo que, más allá de las diferencias económicas, que fueron grandes en algún momento, lográramos un acuerdo de palabra a fines de 2017", cierra Carlos Vera, que cerró la operación, se llevó una jugosa comisión y se despidió de Rueda con un apretón de manos.

Comenta