El derroche albo no da frutos

Derroche

Colo Colo tiene la planilla más alta del fútbol chileno: $ 662 millones, pero ni eso le alcanza para vencer a clubes como San Luis. Delfín, por ejemplo, gasta $ 144 millones al mes; San Luis, $ 110 millones. Estos gastos tienen con la soga al cuello las finanzas de ByN.


El costo mensual del plantel de Colo Colo, a diciembre de 2017, alcanzaba los 662 millones de pesos, según los estados financieros de Blanco y Negro. Una cifra altísima, para la realidad del mercado chileno, incluido el Cacique. Para colmo, sus altos salarios no se han traducido en buenos resultados a nivel internacional, la gran deuda alba.

La institución presidida por Aníbal Mosa gastó $ 7.953.384.000 el año pasado sólo en el ítem Remuneración del plantel profesional y cuerpo técnico. Esta cantidad fue un 40% más elevada que la de 2016 ($ 5.666 millones), un aumento del costo que actualmente tiene con serios problemas financieros al cuadro de Macul.

Lo peor para Colo Colo es que ni gastándose estas cifras es capaz de vencer a San Luis de Quillota. El cuadro canario, que se impuso por 1-0 sobre el conjunto dirigido por el cuestionado Pablo Guede, tiene una planilla de apenas 110 millones de pesos cada 30 días, según deslizó su técnico, Miguel Ramírez, tras el partido. Otros equipos, como Unión Española, por ejemplo, gastan unos $ 200 millones todos los meses en pagar sueldos. Delfín, sin ir más lejos, gasta US$ 240 mil mensuales en su primer equipo, es decir, unos 144 millones de la moneda nacional.

Sin embargo, ¿qué pasa en comparación con los otros clubes grandes? Aun así, los números del Cacique son superiores, aunque Universidad de Chile, por ejemplo, le sigue bastante de cerca.

Los azules, según sus estados financieros de 2017, gastaron $ 7.378 millones en el ítem Remuneraciones, que no incluye los referidos al aspecto administrativo. Dividido por 12 meses, el costo del plantel estudiantil alcanzaba los 600 millones mensuales el año anterior.

Por su parte, Universidad Católica está muy lejos de los elevados costos de albos y azules. Según los estados financieros de Cruzados, el club de la franja, puntero junto a la U del actual Campeonato Nacional, gastó $ 5.060 millones durante la temporada pasada en el ámbito de Remuneraciones. Eso sí, estos sueldos no son estrictamente exclusivos del plantel de honor, ya que en el press release se explica que dicho dichas remuneraciones son "relacionadas al funcionamiento del Plantel Profesional, Fútbol Formativo y áreas comerciales". De todas formas, el costo mensual de la planilla cruzada bordea los 400 millones de pesos, muy atrás de las exorbitantes cifras albas.

Salarios inflados

Desde el estadio Monumental advierten que la panilla mensual de Colo Colo volvió a subir enormemente con la renovación hasta fines de 2019 de Pablo Guede y su cuerpo técnico; y las contrataciones de César Pinares, Juan Manuel Insaurralde, Brayan Cortés y Carlos Carmona.

"Por estos días, el costo mensual del plantel profesional y del primer equipo asciende a los US$ 1,4 millones", revelan en la sociedad anónima que administra al Cacique.

Los albos pagan sueldos altos a sus jugadores. Por ejemplo, Jorge Valdivia se embolsa cada 30 días US$ 100 mil al mes (60 millones de pesos). Otros como Esteban Paredes, Agustín Orión y Jaime Valdés bordean los 35 millones de pesos.

Por otro lado, Colo Colo ha tomado malas decisiones que han atentado contra sus finanzas. Esto, porque hay jugadores que fueron pedidos expresamente por Guede, pero que el entrenador argentino no ocupa. Así, por ejemplo, ByN desembolsó US$ 500 mil para adquirir la mitad del pase de Nicolás Maturana desde el Necaxa mexicano en julio de 2017. Sin embargo, el formado en Universidad de Chile prácticamente no es tomado en cuenta por el adiestrador argentino, pese a que lo pidió de forma prioritaria. Resulta que Maturana gana alrededor de $ 15 millones mensuales, un sueldo nada despreciable para un delantero que es suplente.

Decía Paredes que la U tiene más plantel que Colo Colo. Las cuentas oficiales de ambos clubes dicen, eso sí, que los sueldos albos son mayores.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.