Diego Sánchez: “Tendría muchísimo cuidado con agrandar a los equipos rivales, yo no lo haría”

El capitán de Unión Española aborda el conflicto entre Chapa Fuenzalida y Nicolás Castillo. Además, el arquero habla sobre su renovada forma física y su vida en cuarentena.


Diego Sánchez (33) no suelta el mate durante toda la conversación que protagoniza en el decimocuarto capítulo de En Cuarentena, de El Deportivo de La Tercera. El capitán de Unión Española intenta pasar el frío acumulado de la jornada de trabajo en el Santa Laura, pero no disimula la felicidad por volver al sitio en el que se siente más feliz: la cancha de fútbol. El Mono, como sus compañeros, se prepara el retorno a la competencia, pero lo fundamental, dice, recupera una parte vital de su vida.

¿Cómo han sido las primeras jornadas de entrenamientos grupales?

Me encanta entrenar en la lluvia. Fue mi mejor día de la cuarentena. Estoy feliz, porque me siento bien físicamente.

¿Cuán importante es para un futbolista volver a la cancha?

Para mí es vital estar dentro de una cancha. Es complicado el tema del grupo porque no podemos estar juntos como estamos siempre. No nos tiramos las mismas tallas y bromas. Con los arqueros estamos muy aparte del plantel, trabajamos en otro lado. Es raro verlos de lejos. Pero sabemos que estamos a puertas de empezar a jugar. Estamos muy positivos. Esperamos que esto se mantenga y no haya índices negativos. Nos han dado mucha seguridad en el tema salud. Hoy nos volvieron a hacer PCR. Hasta ahora el plantel se ha mantenido bastante bien.

¿Se siente más el cansancio?

Volví con tres kilos menos, pero me cuesta más que cuando me fui. Me siento más torpe de lo que soy. El primer día me ahogué mucho. No es lo mismo hacer bicicleta en un departamento encerrado. Nosotros como arqueros fuimos más perjudicados que los jugadores de cancha. Estar trotando o en una bicicleta no es para nada lo nuestro.

¿Cuáles han sido las principales precauciones que ha debido tomar?

No me gustó tener que cambiarme de ropa en la camioneta. Es un enredo total. No hay comparación con volver a la cancha. Esperamos que esto siga evolucionando. Espero que lleguemos a la fase 4.

¿El entrenamiento vía Zoom fue un elemento negativo o positivo?

A nosotros nos mandaban todos los domingos la rutina semanal. Cada uno lo hacía en el horario que le convenía. Luego nos pedían los resultados a través de un programa. Después, la última semana, se implantó Zoom pero una vez a la semana, para vernos e interiorizarnos.

¿Se complica más para el arquero trabajar aspectos específicos del puesto?

Solo un día entrené como arquero. Agarré mis implementos y me metí a la mala en una cancha de pasto sintético. Después de eso estuve dos días en cama, me dolían las caderas. En el departamento tenía la pelota para verla no más. Vi Youtube, hice zumba, hice tanta mierda para quemar grasas.

¿Qué pierde el arquero con una inactividad tan larga?

Se pierde la pegada, el balón se siente más duro. Me ahogué más rápido, me costó incorporarme. A los siguientes días vas bajando ese ahogo y la recuperación es más rápida. Me costó el tema de la sensibilidad del pie.

En algún momento de su carrera se le complicó mantener la condición física, ¿por qué?

Ya me siento más grande en esto, más maduro. En un momento hubo dos Diego; el gordo, criticado y el flaco, que andaba bien. Hoy me siento bastante bien. Me falta más por mejorar.

¿Le afectaron mucho las críticas por su forma física?

Hay un momento, me pasó más joven, en que me importaba mucho la opinión de los demás. También de las ciberpersonas que se esconden detrás de un celular. Uno después aprende tantas cosas. Sé cómo se maneja el fútbol. Sé lo que es ser un futbolista que lleva varios años jugando. Hubo momentos que la sufrí, que me dio mucha rabia, que no hablaba con nadie. Después pensé que todo eso era culpa mía. Asumí, nunca le eché la culpa a nadie. Ahora me siento bastante pleno, muy maduro. Tengo 33 años y me he mandado muchas cagadas. Uno ya maneja más el control sicológico dentro de la cancha.

¿Pensó en dejar Unión en el pasado?

No. Pensé que la Unión me iba a dejar a mí. Por un tema de mi rendimiento. Sabía que era una opción, estaba haciendo las cosas mal.

A propósito de críticas, ¿admitiría las virtudes de los clubes rivales de Unión, como el Chapa Fuenzalida, que dijo que Colo Colo es el más grande y que la U tiene la mejor barra?

Para el Chapa es complicado, ya que también jugó en Colo Colo. Si me preguntas si voy a agrandar a Audax o a Palestino, no lo voy a hacer. No los voy a dejar arriba. Para mí el equipo más fuerte de las colonias es Unión. Tendría muchísimo cuidado con agrandar a los equipos rivales, yo no lo haría.

¿Cómo vio lo que pasó en los clubes que decidieron mandar a sus jugadores a la AFC, como Colo Colo?

Es difícil opinar porque cada empresa se maneja de diferente forma. Lo feo es cuando se separan los referentes o se pelean entre dirigentes, capitanes y plantel. Después cuesta recuperar esa buena onda dentro del plantel. Ojalá que resuelvan todo bien, que se manejen bien. Todavía Colo Colo no ha arreglado ese tema. Debe haber sido muy fuerte para ellos.

A propósito, ¿va a retirar el 10 por ciento de la AFP?

Yo creo que sí, si no no lo veo más. Estaría bueno sacarlo. Hay que asegurarse. Dicen que es pan para hoy y hambre para mañana. Ese mañana da lo mismo. Hay que ver lo que pasa ahora.

¿Le gusta la idea del plan Paso a Paso?

Para todos sería lo mejor. Ojalá tengamos cultura y lo hagamos bien. O si no estaremos encerrados más tiempo. A mí me abren la puerta y salgo corriendo. Hay que manejarlo con mucha calma, porque está ahí. Esto sigue ahí y va a estar por mucho tiempo más. Claro, la gente necesita trabajar, salir. Cuatro meses no es menor. Estando ahí son como ocho meses Ojalá que la gente lo haga bien, si no nos vamos a perjudicar entre nosotros. Habrá muchas restricciones y se van a cometer errores, obvio, porque somos Chile. Han sido cuatro meses eternos y la gente ha tomado conciencia. Tengo toda la fe que va a salir bien.

¿Cree que el fútbol volverá a mediados de agosto, como está previsto?

Un mes tenemos para el reacondicionamiento físico. Manejando bien las cargas, vamos a estar en perfectas condiciones. Va a haber lesiones, porque no todos los cuerpos son iguales. Las cargas afectan más a unos que a otros. Creo que la segunda semana de agosto va a empezar el campeonato.

La idea de jugar sin público, ¿le desmotiva o da lo mismo?

Me da lo mismo. El tema es empezar a trabajar y jugar. La gente podrá ver los partidos en casa, eso será una distracción bonita. No es lo mismo, es fome, pero te entrega otras cosas. El competir, lo que a nosotros nos motiva.

Se animó con un late en Instagram, hasta pudo entrevistar a Claudio Bravo...

Con Claudio tenemos muy buena onda. Yo entrenaba en vivo por Instagram y Claudio se conectaba para huevearme. Ahí empezamos a hablar en vivo, puras estupideces. Nos tiramos bromas, nos matamos un poco. Eso pasó como tres veces. El Instagram me ha servido muchísimo para distraerme. Estoy de chef, cocinando más. Hago retos de baile. Como estoy solo en el departamento me he conectado mucho con la gente que son hinchas, que están contentos de hablar con un futbolista. He conocido gente maravillosa, que nunca he visto, solo por Instagram. Es una grata sorpresa. De verdad que he creado lazos con la gente. Estoy invitado como a seis asados.

¿Cómo ves el recambio en la portería chilena? ¿Algún proyecto que debamos poner atención?

El más próximo debería ser Brayan Cortés. Está en Colo Colo, siendo titular, ya ha jugado por la Selección. Es joven. Puede seguir mandándose cagadas. Le deseo lo mejor. Lo que sé de él es que es buena persona, un profesional. Tiene todas las herramientas para ser un gran arquero y el próximo número uno de la Selección. Tiene que jugar más. El tema es errar, equivocarse y sobreponerse. Equivocarse en un equipo grande es fuerte. Ahí es donde él se hará más fuerte. Hay que tener un buen trabajo sicológico para sobreponerse a situaciones adversas. Brayan es joven y le falta jugar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.