El difícil momento de Daniela Seguel por la falta de auspicios: “Todo es una presión más, fue salvador clasificar al Australian Open”

Daniela Seguel, durante una clínica de tenis en Casablanca.

Daniela Seguel, durante una clínica de tenis en Casablanca.

La tenista se refiere a su complicado presente en cuanto a lo económico, luego de que, debido a la pandemia, perdiera a sus dos principales sponsors. Haber reunido los puntos necesarios para instalarse en el Grand Slam le dio un respiro a la chilena, quien revela los cambios detrás de su alza a fin de año y establece sus próximos objetivos.


Daniela Seguel (29) pasa sus últimos días en Chile antes de regresar a España, donde reside desde 2017. La tenista chilena cerró el año en el puesto 202 del ranking mundial, la mejor nacional, consagrándose en el W25 de Rio do Sul y siendo finalista en el dobles del W60 de Santiago, instancia en la que, acompañada de la alemana Katharina Gerlach, lamentablemente cayó ante la holandesa Arianne Hartono y la australiana Olivia Tjandramulia. Pese a que no pudo conseguir el título, gracias a cambios en su staff y su alza en los últimos meses del 2021, su ánimo estará a tope para enfrentar su primer gran desafío del 2022: el Australia Open.

Hace días, la Pantera realizó una clínica de tenis a los niños de Casablanca, tras una positiva gira por Sudamérica en la que reunió los puntos suficientes para instalarse en la qualy del Grand Slam. Una iniciativa en la que participó por tercera vez y que, según cuenta, la llenó de alegría. “Estoy muy contenta por la invitación del alcalde y la posibilidad de compartir con los niños y con los colegios. El taller de tenis me llamó bastante la atención porque esta vez tenían un nuevo espacio donde jugar tenis, canchas nuevas. Muy bonito todo. Lo pasé increíble, los niños me acogieron súper bien”, manifiesta a El Deportivo sobre su participación en el taller.

Seguel posa junto a los niños que asistieron al taller de tenis en Casablanca.
Seguel posa junto a los niños que asistieron al taller de tenis en Casablanca.

Seguel tuvo un año de menos a más en lo deportivo, en meses que no le fueron para nada de sencillos. La pandemia del coronavirus le propinó un duro golpe en el aspecto económico, luego de que sus dos auspiciadores le comunicaran que dejarían de aportarle. Por eso, su clasificación al AO resultó clave, tanto en ese ámbito como en lo mental.

Fue bastante salvador clasificar, porque este año me quedé sin auspicios, tanto de Colo Colo como de LP, que eran las marcas que tenía y que me apoyaban. Se ha hecho complicado y por suerte pude clasificar a los Grand Slams, que al final son los que me han dado la base. Cuando vine a Sudamérica sabía que tenía que clasificar sí o sí al Australian Open”, expresa la nacida en Santiago, con evidente alivio.

“La falta de auspicio ha complicado. La gira por Sudamérica salió bastante cara para lo esperado. Obviamente todo es una presión más, el hecho de tener de la obligación de clasificar al Australia Open para poder estar más tranquila. Si no hubiese pasado eso, estaría bastante complicada en lo económico”, complementa.

Actualmente, la deportista se encuentra en busca de sponsors que le permitan enfrentar el año entrante con mayor tranquilidad en cuanto a lo monetario, para así poder mantener a su equipo de trabajo durante todo el año y no de una manera intermitente. “Espero poder encontrar algo que me dé estabilidad y con eso entrenar y jugar los torneos mucho más tranquila”, dice. Y, aunque no han habido acercamientos por ahora, no pierde la esperanza: “Ojalá alguno se pueda motivar y darme el apoyo”.

La chilena reflexiona acerca de los complejos meses que vivió ante esta situación que, de todas formas, supo sacar adelante. “Fue un año bastante difícil para mí, sobre todo emocionalmente. La segunda parte del año fue un poco baja. No estuve bien de cabeza y no pude competir al máximo durante varios meses. Por suerte, los últimos dos meses los pude terminar bien, compitiendo a gran nivel. Pude llegar a una final nuevamente y quedarme con un título de dobles”.

El cambio detrás del alza y lo que viene

Seguel apunta a una medalla en Santiago 2023 y a un lugar entre las mejores 100 del mundo.
Seguel apunta a una medalla en Santiago 2023 y a un lugar entre las mejores 100 del mundo.

Ahora, la nacional ya alista sus maletas para regresar a Barcelona, donde se preparará para intentar llegar a su máximo nivel al AO. Junto a ella, estará uno de los que fue vital para su gran cierre de año, su nuevo preparador físico y a la vez kinesiólogo, Mauricio Corales, quien ha sido importante para tratar la fascitis plantar que afecta a la nacional hace un tiempo. Un problema físico que poco la ha dejado tranquila en los últimos meses, pero que cada vez logra enfrentar de mejor manera. Un cambio que ella misma considera fundamental.

“Estaba pasando por un muy mal momento. Decidí hacer cambios importantes sobre todo en el staff. Cambié al preparador físico y dejé de viajar con mi entrenadora de tenis y empecé a viajar con él. Cambiar de aires y escuchar cosas nuevas me ayudó mucho. Sentir el apoyo de todo mi equipo también. Al final, lo mejor que pude haber hecho fue buscar cosas nuevas que al final hicieron que mi cabeza tuviera un poco más de motivación”, expresa.

Aunque advierte: “Son cambios que no se van a notar enseguida. Él me puede acompañar a torneos y con el chico que trabaja antes eso no se podía, porque trabajaba con más deportistas. Empezamos a trabajar cosas más específicas, como la movilidad dentro de la cancha y los pasos de ajuste. En ese sentido, Mauro me ayudó bastante”.

Pese a lo agitado que se le ha tornado el tenis en los últimos meses, Seguel se mantuvo como la mejor raqueta nacional femenina y ya apunta al futuro. Su mayor deseo a corto plazo es regresar al Top 200, para luego superar su mejor ranking. Incluso, apunta a un lugar entre las 100 más destacadas.

“Es súper lindo poder mantenerme con la número 1 de Chile. Aunque a veces tengo años irregulares, siento que siempre tengo resultados importantes que me demuestran que tengo el nivel para estar más arriba. Sé que si mejoró en algunos detalles, puedo seguir escalando. Mi objetivo a corto plazo es poder volver a meterme entre las mejores 200 y superar mi mejorar mi mejor ranking, que fue el 162. Y por qué no acercarme al Top 100″, comenta.

“Ahora parto la pretemporada. Serán semanas muy duras. Creo que si mantengo las buenas sensaciones con las que terminé, me veo con posibilidades de hacer un buen Australia Open. Quiero avanzar lo más que pueda y ojalá poder estar en el cuadro principal. Mi objetivo es llegar ahí en alguno de los Grand Slam”, añade.

Finalmente, la Pantera adelanta lo que serán los Juegos Panamericanos de Santiago 2023, competencia en la que aspira a conseguir una medalla. “Me da mucha ilusión jugar en casa y poder conseguir una medalla. Sería hermoso. Es uno de los objetivos y me prepararé para llegar de la mejor forma. Espero que ese año esté en buen momento”, cierra la chilena, que, en lo cercano, buscará olvidar sus problemas económicos con una alegría en el AO.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.