El sueño de Huachipato terminó en una horrorosa pesadilla

Argentina's San Lorenzo Bruno Pitton (L) and Chile's Huachipato Cristian Cuevas vie for the ball during their Copa Sudamericana football tournament group stage match at Sausalito Stadium in Vina del Mar, Chile, on May 26, 2021. (Photo by MARTIN BERNETTI / AFP)

El cuadro siderúrgico recibió una nueva goleada ante un eliminado San Lorenzo, lo que esfumó rápidamente la ilusión de clasificar a octavos de final de la Copa Sudamericana.


Una caída de Rosario Central como local ante 12 de Octubre y un triunfo de Huachipato en su duelo ante San Lorenzo en Viña del Mar, asomaba como la única combinación posible que le permitiera al elenco siderúrgico ganar su grupo y clasificar a los octavos de final de la Copa Sudamericana. En el papel no parecía algo tan descabellado. Sin embargo, en la práctica, la realidad fue muy distinta y el equipo chileno terminó diciéndole adiós a la competencia internacional, en la que tuvo un prometedor comienzo. Un rotundo 0-3 hizo trizas el sueño de avanzar.

El nivel del equipo de Juan José Luvera estuvo muy lejos del que fue a ganarle a los de Boedo en su casa y más cerca de la versión que mostró en Rosario, cuando encajó un humillante 5-0. Un equipo mustio, dormido y sin ideas fue el que le dijo adiós a la Copa. La visita, en tanto, con la dupla interina de Pipi Romagnoli y Beto Acosta en la banca, llegó sin ninguna presión. Apostó por esperar en su cancha y salir rápido. La movida, tan antigua como el hilo negro, dio rápido resultado. A los 11′, Nicolás Fernández anotó sin marca en la boca del arco tras un pivoteo de Federico Gattoni, a la salida de un córner. La jugada debía ser anulada por un fuera de juego no advertido, pero el juez lo validó.

El mazazo inicial fue muy duro para el anfitrión, que además debió lamentar las bajas de Nicolás Ramírez, Walter Mazzanti y Cris Martínez. Demasiado sensibles para un equipo de plantel no muy largo. La explosión característica por las bandas no estuvo. Algunos tímidos desbordes de Cristian Cuevas entibiaron en algo el ataque acerero. No obstante, todo fue excesivamente predecible.

El Cuervo, por su parte, estaba cómodo en la cancha y convencido de dañar a la primera opción que surgiera. Y así fue como una salida rápida le permitió a Fernández anotar el segundo, a los 32′, tras captura de primera un centro de Palacios. El Uvita -hermano de Brian Fernández- fue un constante dolor de cabeza para los centrales chilenos. Tras el segundo tanto, Luvera tomó su chaqueta y la tiró lejos, en señal de disgusto ante lo que veía.

El bochorno

Cualquier atisbo de buen fútbol del elenco local quedó sepultado rápidamente. A los 54′, el defensor central Gattoni rompió las líneas y le metió un pase perfecto a Luis Sequeira, quien sacó un potente remate para poner el 0-3. Goleada y humillación.

Lo que vino después estuvo absolutamente de más. Un Huachipato derrumbado anímicamente solo intentaba darle un poquito más de dignidad al resultado. Un cabezazo en el palo pudo darle más decoro al resultado, aunque también San Lorenzo pudo anotar el cuarto, pero perdonó.

La participación del equipo de la Octava Región fue de más a menos. De un equipo vertiginoso y agradable para la vista del hincha pasó a ser uno que dejó ir su chance por una serie de decisiones equivocadas dentro de la cancha. Y hoy, los acereros acumulan 10 goles en contra y ninguno anotado en sus últimos tres partidos. Inquietante.

Siga en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.