Entre el cielo y el infierno

Agenciauno

La Universidad Católica enfrenta hoy a Temuco con la primera opción de consagrarse como campeón. Los de la Araucanía esperan aguar la fiesta cruzada y, de paso, lograr el milagro de la permanencia en Primera.


El título, los boletos a la Libertadores y Sudamericana y el descenso se estarán jugando hoy en cuatro canchas de manera simultánea (17.30), en la última jornada del Torneo Nacional. La atención, eso sí, se la lleva el choque entre Temuco y la Universidad Católica en el Germán Becker, que es donde hay más en juego.

Por un lado los cruzados, que pueden por fin soltar el grito de campeón tras 29 fechas contenido. Y al frente, un equipo local que después de un año y medio jugando en Primera podría caer otra vez a la Primera B.

Y quizás por eso el ambiente que se respira en la Araucanía, donde, pese al fútbol, no olvidan ni un momento la muerte de Camilo Catrillanca. Su imagen está ahí, fresca en cada esquina, paredes y banderas, acompañando a la ciudad y a los hinchas albiverdes, que hacen fuerza para que esta tarde el Pije logre el milagro de la salvación. Y de paso ser el aguafiestas cruzado.

Pero los santiaguinos quieren dar otra muestra de carácter. Como ante Colo Colo, la Universidad de Concepción u O’Higgins, a los que vencieron cuando no cabía otra posibilidad. El pueblo cruzado llegó en masa a la Novena Región. En buses, en caravana, en chárters. Por tierra o por aire. Da lo mismo: el objetivo era estar cerca de los suyos.

En su arribo al hotel, Cristián Álvarez dedicó largos minutos a sacarse fotos y firmar autógrafos, sabiendo que es su última concentración y viviéndola como tal. Y a las 20.30, al fin, arrancó el banderazo cruzado. Alrededor de 500 hinchas del conjunto de la franja llegaron al hotel Diego de Almagro para entregar el último aliento a los jugadores. Armados con bengalas, extintores y mucho papel picado, los fanáticos -entre los que se contaban también familiares de los futbolistas y dirigentes- comenzaron a entonar sus cánticos. 45 minutos después, muchos de los jugadores bajaron de sus piezas para recompensar el afecto recibido regalando posters del plantel y banderines a los aficionados.
Con un ojo puesto en Temuco, en tanto, y a casi 700 kilómetros de distancia, la U. de Concepción librará su propia batalla. El rival será nada menos que Colo Colo, apenas comparsa en esta definición del campeonato. El Campanil se encomienda ahora a los rezos, porque cuando estuvo en sus manos dejó escapar la posibilidad de acercarse a la corona. Hoy, precisa derrotar al Cacique y esperar una caída de la UC para estirar todo hasta un partido de definición. Cualquier otra combinación le entrega el título a la UC y hasta podría poner en peligro la clasificación directa a la fase de grupos de la Libertadores de los de Bozán. Porque si los albos le dan una mano a los de Las Condes y le roban puntos a los penquistas, también estarán ayudando a la U, que disputa con los de Concepción el Chile 2 del torneo continental.

El otro involucrado en esta jornada es Palestino, que aún se mantiene bajo la amenaza del descenso. Los árabes mirarán también a la Novena Región. Si los cruzados son campeones, Temuco habrá sentenciado su suerte y, de paso, le habrá regalado la permanencia a los tricolores. Los de Basay cerrarán su partipación en el torneo ante Huachipato.

Para entender

Título
A la UC le basta un empate para ser campeón. Si pierde y U. de Concepción le gana a Colo Colo, jugarán una final.

Copa Libertadores
Si el Campanil vence al Cacique, va a la fase grupal. Si empata o pierde y la U gana, los azules entrarán directo.

Copa Sudamericana
Huachipato está obligado a vencer a Palestino para obtener el último cupo al certamen, que por ahora es de Unión Española.

Descenso
Si Palestino gana, se mantendrá en Primera y Temuco se irá a la B. Los árabes bajarán si pierden y los sureños vencen a la UC.

 

 

Seguir leyendo