Fútbol sin cigarrillos

FUMADORES ESTADIO

En el Nacional es común ver a hinchas fumando en zonas no permitidas. Foto: Luis Sevilla

Un proyecto para eliminar todo consumo de nicotina en recintos deportivos ya está en primer trámite constitucional del Congreso. La fiscalización es un tema clave para que se cumpla una norma que casi no se respeta.




La primera fila de marquesina en el Estadio Nacional a veces es una nube de humo. Pocos saben y casi nadie respeta la norma que define específicamente los espacios para fumadores en el principal recinto deportivo del país. La ley está, es la Nº 19.419, que regula las actividades con el tabaco en lugares públicos. Entre otras cosas, ahí se lee, en su artículo 10, que se prohíbe fumar "en las galerías, tribunas y otras aposentadurías destinadas al público en los recintos deportivos, gimnasios o estadios. Esta prohibición se extiende a la cancha y a toda el área comprendida en el perímetro conformado por dichas galerías, tribunas y aposentadurías". La norma existe, pero tiene una excepción: "Salvo en los lugares especialmente habilitados para fumar que podrán tener los mencionados recintos".

Esa distinción, precisamente, es la que se busca eliminar, para que se prohíba por completo el consumo de nicotina en espacios donde se practique deporte. Amateur y profesional. Ximena Ossandón, diputada de RN impulsora de este proyecto, comenta las motivaciones de la idea. "El deporte y el tabaco no pueden estar juntos. Si bien existe una ley que regula el consumo de cigarrillos, esta no se cumple. Y en el estadio, lamentablemente, se ha ido normalizando su consumo, al lado de niños, incluso. Si el 20% del estadio está fumando, obviamente que se afecta al resto", indica la parlamentaria.

Es cosa de darse una vuelta por un estadio de fútbol para descubrir que la disposición se desprecia. Es justamente en las galerías y las tribunas donde se encuentran con regularidad a decenas de fumadores. En ese sentido, Ossandón cree que la acentuación de la regla provoque un cambio cultural que, al menos en los recintos deportivos, no se ha plasmado del todo. "La prohibición de fumar debe ser de raíz, sin excepciones. Poner impedimentos al consumo de tabaco desincentiva su consumo, genera otra visión, con todo lo bueno que eso significa para la salud", expresa.

En la modificación legal, que hoy está en la etapa de primer trámite constitucional de la Cámara, incluso se habla de un daño al rendimiento de los deportistas que conviven con los fumadores. Al leerlo, parece exagerado. Médicos relacionados con el deporte profesional, sin embargo, sustentan la teoría: "La ley actual permite fumar en algunos lugares. En el Nacional fuman abajo y el humo les llega a todos los de arriba. Además fuman mucha marihuana. Es obvio que el aumento de la polución del ambiente afecta el rendimiento deportivo, pero a largo plazo. En todo caso, afecta más a los hinchas que terminan siendo fumadores pasivos", apunta José Matas, integrante del cuerpo médico del plantel estelar de Universidad de Chile, que regularmente se instala en la banca.

[caption id="attachment_859673" align="alignnone" width="1543"]

Hay lugares definidos para fumadores, que no se respetan, como se ve en esta imagen donde se consume tabaco al lado de un niño. Foto: Luis Sevilla[/caption]

¿Y la fiscalización?

La gran pregunta es cómo hacer cumplir la regla. ¿Alcanza con intensificar la norma? Según Ximena Ossandón, a largo plazo sí. Pero reconoce que el problema está patente y, por lo mismo, también está trabajando en un cambio que apunte a un mayor control y castigos para los infractores. Modificaciones que especifican la responsabilidad a los clubes organizadores y de los municipios.

La propuesta que se estudia es la siguiente: que la municipalidad, a través de sus inspectores, esté obligada a elaborar un informe sobre las infracciones relativas a la ley del tabaco dentro de los cinco días siguientes a un evento deportivo. En caso de constatar alguna infracción, se debe denunciar ante el Juzgado de Policía Local competente. El organizador (los clubes, en el caso del fútbol) deberán entregar el mismo informe y en el mismo plazo, en la municipalidad respectiva. Y en caso de que no cumpla, será multado.

"Es importante que los clubes, como organizadores de un espectáculo deportivo, se responsabilicen. No solo en la fiscalización, sino también en la prevención. Que los locutores de los estadios repitan con frecuencia la prohibición de fumar. Que se hagan campañas. Te repito, es un tema cultural también y son los mismos ciudadanos los que deben generar ese cambio. En el cine, en un restaurant, en todos los lugares donde se restringe el tabaco, te miran feo si no respetas la norma. Uno espera que esto se manifieste también en los estadios. De ahí la idea de que la prohibición sea total, para que no haya interpretaciones", expone Ossandón.

Quien incumple las actuales restricciones del consumo de tabaco arriesga una multa de 2 unidades tributarias (UTM). Si es reincidente, la sanción se duplica.

Si bien hay acento en el tema deportivo, el proyecto de modificación de la Ley 19.419 también busca extender la prohibición total a otros ámbitos. Específicamente "en todos los espacios abiertos en los que se lleven a cabo recitales, conciertos, eventos culturales y todo tipo de espectáculos masivos y públicos". La discusión ya está planteada.

Comenta