Futbolista escocés juega con tobillera electrónica por condena judicial

En julio, Paul McGowan, del Dundee United, agredió a un guardia.


El tobillo izquierdo de Paul McGowan, volante del Dundee United,  de Escocia, luce mucho más abultado que lo habitual. No se trata de un vendaje exagerado para prevenir alguna lesión o para proteger alguna dolencia específica. La inflamación no es tal. Se trata de una tobillera electrónica que controla cada uno de sus movimientos, tampoco con fines deportivos. Se trata de una condena.

En julio, McGowan fue detenido por protagonizar un incidente en un bar. Escupió a un guardia, Andrew MacLaughlan, lo que pudo costarle ir a la cárcel. Sin embargo, el reconocimiento del error le permitió acceder a una pena remitida, que lo obliga a utilizar el dispositivo incluso en el cumplimiento de sus obligaciones profesionales.

La sentencia establece que McGowan debe usar el dispositivo por los próximos dos meses. Además, lo obliga a la reclusión nocturna domiciliaria. El futbolista tiene un largo historial en la justicia, que ya lo ha condenado a penas menores en cinco oportunidades por delitos como asalto y desorden público, comportamiento amenazante y abusivo y asalto policial.

 

 

Seguir leyendo