Hamilton se queda solo en el techo

Lewis Hamilton celebra tras quedarse con el récord de más victorias en la historia de la Fórmula 1. Foto: Reuters.

El inglés se impone en el GP de Portugal y se convierte, con 92 victorias, en el piloto más ganador de todos los tiempos.




Fueron 14 años de un récord que entonces se pensó imbatible, perteneciente a un hombre que para muchos aún continúa siendo el mejor piloto de la historia. Las 91 victorias de Michael Schumacher en la Fórmula 1 han quedado atrás para darle paso al nuevo registro de Lewis Hamilton, quien en Portugal vio su bandera a cuadros número 92 para sobrepasar al Káiser como el más ganador de todos.

Hace 15 días, Mick Schumacher le entregaba a Hamilton un casco de su padre como reconocimiento tras igualar su registro en el GP de Eifel. El domingo, sin embargo, el británico no solo destrozó aquella cifra: también continuó pavimentando su camino al heptacampeonato. El otro hito histórico del alemán, a la vuelta de la esquina para ser pillado.

El británico se ha convertido en un deportista para quien la excelencia es una forma de vida. Como los verdaderos grandes, Hamilton no se cansa de escribir la historia cada fin de semana. “Qué carrera. Estás reescribiendo los libros de historia”, le dijo su ingeniero de carrera, Peter Bonnington, cuando traspasó la meta en el Autódromo Internacional do Algarve. Y lo está haciendo.

Récords que alguna vez se consideraron inalcanzables, pero que el nacido en Stevenage tiene en sus manos para seguir pulverizando. Ya posee la mayor cantidad de pole positions; ahora sumó la mayor cantidad de carreras. Este año también igualará los siete campeonatos de Schumi, y nadie descarta ya que el próximo año obtenga su octavo título.

Lo anterior se fundamenta en su avidez por la grandeza, en su inmenso deseo por demarcar los límites de lo posible. “No creo en el dicho ‘el cielo es el límite’. Depende de cuánto lo queremos, de cuánto queremos seguir elevando la vara y de cuánto deseamos continuar esta historia juntos. No nos relajamos por nuestros buenos resultados; seguimos trabajando. Cada carrera se siente como la primera. No sé cómo esto puede ser posible después de tantas carreras, pero así es”, declaró tras ganar el Gran Premio de Portugal.

Una carrera que no fue fácil en las primeras vueltas debido a los neumáticos medios por los que optó Mercedes. Pese a que Hamilton y Bottas iniciaron primero y segundo, respectivamente, perdieron la cabeza debido a la poca temperatura de sus ruedas. Incluso Carlos Sainz llegó a estar en la punta, algo inédito en su carrera. No obstante, tan pronto como el caucho se puso a punto, las flechas plateadas de la escudería alemana retomaron el control de la pista y lograron un nuevo un-dos.

La renovación de Hamilton con Mercedes aún no ocurre, pero la intención del británico es clara: quiere continuar. A sus 35 años no hay atisbo alguno de abandonar la profesión cuando todo récord existente haya sido pulverizado. Por el contrario, ha hecho suya la campaña contra el racismo en el deporte y ha pujado por mayor inclusión en la Fórmula 1: “Tenemos que utilizar nuestras posiciones en el negocio para liderar la inclusión, la diversidad. Hay mucho trabajo por hacer, eso me mantiene inspirado”. Palabra de a quien ya hay que empezar a llamar el mejor piloto de la historia.

Clasificación del Mundial de Fórmula 1:

Clasificación Gran Premio de Portugal:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.