Jarry logra una revitalizadora victoria en Indian Wells

JARRY

El chileno cortó una racha de cinco derrotas consecutivas en primera ronda, superando al local Francis Tiafoe, 35 del mundo.


Nicolás Jarry (86°) tenía en Indian Wells una nueva oportunidad para dejar atrás un comienzo de año para el olvido en el circuito. El rival en su debut en el primer Masters 1.000 de la temporada era el complicado jugador estadounidense Francis Tiafoe (35°), quien atraviesa por el mejor momento de su carrera.

El duelo fue programado en horario estelar en la cancha principal, donde el número dos del país demostraría que no estaba dispuesto a sufrir su sexta derrota consecutiva en una primera ronda y con un alza importante en su juego y mucho amor propio, se llevaría la victoria por 6-4, 4-6 y 7-5, en dos horas y 19 minutos de partido.

Agitando los brazos al cielo y con un tremendo grito de desahogo, Jarry celebró con todo la doble falta de su rival que le dio el triunfo. En las tribunas, Nicolás Massú apretando el puño junto a su técnico, Martín Rodríguez. El calvario por fin terminaba.

El partido fue bastante parejo, incluso en los números, ya que Nico ganó apenas un punto más que su rival en el encuentro. Sin embargo, mostró mejoras evidentes en su devolución, donde se vio bien contra el primer servicio rival, lo que le permitió quebrar el saque del estadounidense en cuatro ocasiones. Además, dio claras señales de estar mucho más adaptado a los ajustes que introdujo su cuerpo técnico.

En el primer parcial, el chileno aprovechó la única oportunidad que dispuso. Además salvó los dos breaks points que tuvo en contra. Mientras que en el segundo set, fue más irregular y le abrió una puerta a Tiafoe para que regresara al encuentro, pues sus números bajaron bastante con el primer servicio. De hecho, el jugador local logró dos rupturas para sacar rápidas diferencias, por lo que todo terminó definiéndose en una nueva manga.

Es cierto que pudo haber cerrado mucho antes el encuentro, porque llegó a estar 5-2 en ventaja en el tercer set y desperdició opciones por ansiedad, pero tuvo el mérito de sobreponerse a un quiebre y seguir presionando el servicio de su rival, lo que finalmente le dio la victoria y el pase a segunda ronda, donde se medirá ante el británico Kyle Edmund (23°), quien lo derrotó el año pasado en los octavos de final del Masters 1.000 de Shanghái.

La victoria de esta madrugada lo pone momentáneamente de regreso dentro de los 80 mejores de mundo.

Comenta