La amenaza de los Warriors proviene desde el Este

Kawhi Leonard

AP

El potente inicio de temporada de los Toronto Raptors, con un buen Kawhi Leonard aunque todavía a media máquina, les coloca como fuertes candidatos para llegar a lejos este año.




Kawhi Leonard llegó a Toronto rodeado de dudas por el nivel de implicación que iba a mostrar en su nuevo equipo durante esta temporada. Su polémica salida de San Antonio le daba argumentos a quienes cuestionaban el movimiento realizado por la gerencia de los Raptors, tras llevar a un jugador de mucho talento pero que de acuerdo al entorno del jugador no veía en la franquicia canadiense su destino idóneo. Tanteado en el período estival norteamericano por Los Angeles Lakers e incluso por sus vecinos Clippers, el objetivo de Kawhi parecía relacionado con retornar al área de California, donde vivió y estudió durante su adolescencia.

Pero la desconfianza, razonable, que envolvió el affair Leonard se ha disipado al menos de momento. Toronto empezó la liga con un registro de 6-0, el mejor arranque de su historia. Luego de abrir con un triunfo ante Cleveland, vencieron con autoridad a Boston Celtics por 113-101 en un duelo que para los expertos se puede dar en una alta probabilidad en las finales del Este. Tras la victoria a domicilio en Washington, en que Kawhi descansó, derrotaron a Charlotte Hornets, Minnesota Timberwoles y Dallas Mavericks en condición de local.

El que fuera elegido MVP de las finales de 2014, arrancó la temporada entonado. Luego de jugar tan solo nueve partidos la campaña pasada, ha promediado 26 puntos, con un acierto de 50% de campo y 45% desde la línea de tres. Además, colecciona 8 rebotes, 3 asistencias y 1 robo de media durante las primeras dos semanas. Cifras que se acercan a la altura de un jugador determinante en ambos costados de la cancha, llamado a ser quien tome el testigo de LeBron James en la Conferencia por su jerarquía y haber demostrado que la responsabilidad de liderar a su equipo no le pesa. En la noche del triunfo ante Timberwolves, dominó el encuentro con 35 puntos.

En el trueque que envió a Leonard en dirección a Canadá se incluyó a Danny Green, un escolta que fue importante en los éxitos del conjunto de Popovich por su capacidad de encestar el triple y de gran esfuerzo en fase defensiva. Si bien sus números habían decaído en los últimos dos años, arrancó con acierto en su etapa en Toronto.

El quinteto inicial de los Raptors incluye, además de Leonard y Green, a Pascal Siamkam, Serge Ibaka y, por supuesto, a Kyle Lowry. El base ha sido uno de los líderes de la franquicia en los últimos años junto a quien sirvió como moneda de cambio de Kawhi, DeMar DeRozan. Entre los dos llevaron a Toronto a una dimensión desconocida para el equipo, no siendo superestrellas indiscutidas de la liga, pero teniendo actuaciones muy regulares que los encaramaron como All Stars en las últimas temporadas, pero les faltaba algo para dar el salto a unas finales de liga.

Los cinco estelares poseen la ventaja de ser muy versátiles con el balón, sin ser una alineación de baja estatura. Esta ha sido, seguramente, la gran fortaleza del equipo que ha dominado la liga en los últimos años, Golden State Warriors. Tener la capacidad de que sus dos hombres nominalmente más altos, en este caso Ibaka y Siakam, puedan darle fluidez al ataque y también defender al rival en las cinco posiciones. Además, el de origen congoleño posee un arma

importante en su triple.

El gran pecado de los Raptors en las últimas temporadas fue la debilidad mostrada por su defensa en los playoffs cuando se enfrentaban a ataques de primer nivel, algo que el plus de Leonard y Green debería empezar a corregir. Al menos en este inicio, lo están haciendo. Este lunes, visitan a los Milwaukee Bucks (6-0) de Giannis Antetokounmpo, una de esas ofensivas que en una buena noche puede desparramar a cualquiera que se le ponga por delante. Será una prueba, además, en el duelo entre los únicos equipos invictos en el inicio de temporada.

Comenta