La célula chilena en el motociclismo italiano

Marielle Pierattinni.

GP3 Pasama se llama el equipo que armó Antonio D'Angelo y que tiene en sus filas a una compatriota, Marielle Pierattini. La idea es ganar experiencia y llegar como team al Superbike en tres temporadas. Su primera carrera será este fin de semana.




Tres grandes circuitos de Italia, Mugelo, Imola y Misano, no están a más de 200 kilómetros de distancia y si se dibujara un triángulo entre ellos, casi en el centro aparece Forli. El poblado, de no más de 120 mil habitantes, es considerado por muchos como la capital del motociclismo de velocidad.

Forli es precisamente donde por estos días en medio de la pandemia, se encuentra el productor Antonio D’Angelo y la piloto Marielle Pierattini, en medio también de un proyecto grande, son parte del equipo GP3 Pasama, que encabeza el chileno y que tiene además en sus filas a los argentinos Nicolás García y Joel Romero, a la española Marta Machuca y la italiana Beatrice Barbera, a quien el año pasado se le pudo ver compitiendo en pistas chilenas.

¿Qué hacen allá? De acuerdo a D’Angelo, tomando el mejor camino para llegar al Superbike en un plazo, según se puso, de unos tres años. “Como las carreras y los tests se hacen en Mugello, Misano e Imola, lo que queremos cumplir, y es el porqué pongo un plazo de tres años, con sumar experiencia, como equipo y para los pilotos de Sudamérica, porque el tema más grave para dar el salto es no conocer las pistas”, dice el jefe de equipo.

Productor del Campeonato de Chile y también del GP3 de las Américas, las carreras que son teloneras de la parada argentina del Mundial de Superbike, D’Angelo asegura que además del desconocimiento de los circuitos, sabe las claves para que un buen volante latinoamericano escale en el motociclismo europeo.

Joel Romero, Beatrice Barbera, Marielle Pierattinia y Marta Machuca.

Explica D’Angelo: “Con todos los años que llevo en esto, he visto que es muy difícil que los pilotos sudamericanos salgan el extranjero a correr, porque no tienen alguien de confianza con quien hacerlo, no saben qué hacer, no conocen las pistas de Europa. Al ver el GP3 de las Américas me di cuenta de que no estábamos tan lejos de los pilotos de afuera, y que lo que faltaba era una estructura bien hecha, que los papás pudieran confiar en enviar a sus hijos y eso es lo que tenemos acá (en Forli), tenemos una casa, un sicólogo…”.

El equipo ya tiene la certificación de la FIM Latinoamérica y unió hace unos meses a los teams GP3 Sports, de D’Angelo, y Pasama, escuadra local nacida en 1996 y con tres años de experiencia en sociedad con el equipo Terra & Moto en la categoría Super Sports 300, la tercera división del Mundial de Superbike.

D’Angelo es el dueño del equipo y formó casi una familia. Todos viviendo juntos en una casa en Forli, se arrimó a la experiencia de Pasama y financia el team con el aporte de los auspiciadores y lo que pagan los pilotos por vivir y entrenar con él, además de tener un sicólogo deportivo y nutricionista. “Y al final, mi entrenamiento es casi gratis”, explica. La planificación semanal contempla tres días de acondicionamiento físico y tres en la pista, generalmente en el Galliano Park, a minutos de su casa, donde se topan en sus prácticas con grandes del SBK y del MotoGP, como Valentino Rossi o Andrea Dovizioso.

La idea es partir de abajo. En la 300 Super Sport del Campeonato CIV italiano y en el Women’s European Cup, que se corren en las mismas fechas, montando las Kawasaki Ninja 400. Las fechas previstas para esos campeonatos son en Mugello, este mismo fin de semana del 4 y 5 de julio; en Misano, el 25 y 26; en Imola, el 5 y 6 de septiembre; y Vallelunga, en Roma, el 17 y 18 de octubre.

Marielle Pierattini.

Marielle Pierattini está feliz de la aventura. La piloto tiene 22 años y está en su tercer año practicando, luego de tomar clases en Santiago con D’Angelo y con el prestigioso coach español Chicho Lorenzo, en México. El año pasado partió en la competición, fue quinta en el campeonato GP3 de Chile y en el GP3 de las Américas, en el autódromo Villicum argentino, fue segunda en la categoría B de la serie femenina.

“La verdad esto fue súper inesperado, en mis planes tenía pensado estudiar diseño este 2020 y a fines del año pasado ‘Tony’ (D’Angelo) me explicó la idea de formar un equipo en Italia, y no dude. Era mi sueño conocer este país, me encanta viajar y me encanta correr en moto, entonces era la combinación perfecta”, explica la joven.

La deportista asegura que “ahora mis metas son mejorar en el manejo y ganar experiencia. Y a largo plazo me gustaría poder vivir de esto, ser piloto profesional y llegar a correr en el Mundial”.

Comenta