La revolución Klopp: el hombre que le devolvió la gloria al Liverpool

El técnico es el artífice de la resurrección de un gigante dormido, siendo la obtención de la Premier League (por primera vez en 30 años para el club) el clímax de una era tan intensa como el estratega alemán.


La vida de Jürgen Klopp (Stuttgart, 1967) en el fútbol hay que dividirla en dos. Uno fue el futbolista, de discreta trayectoria como un espigado y esforzado delantero en clubes menores. El otro es el entrenador, ese de actuar intenso, de festejo apasionado y de libreto tan claro para llevar a cabo como atractivo para copiar. En un lustro a cargo del Liverpool, su trabajo permitió devolverle la gloria a un gigante en hibernación, que estuvo 30 años sin ganar el título de liga. Esa espera acabó y los Reds por fin alcanzaron la Premier League, una corona tan esquiva como anhelada. Este miércoles recibieron el trofeo, en la penúltima jornada del torneo, ese mismo alterado por la pandemia del coronavirus.

Es el primer entrenador alemán que gana la Premier y se une a la exclusiva lista de técnicos extranjeros que ganaron el certamen (Wenger, Mourinho, Ancelotti, Mancini, Pellegrini, Ranieri, Conte y Guardiola). La consagración en el torneo inglés es el clímax de una era que se inició en octubre de 2015, cuando Klopp firmó para reemplazar a Brendan Rodgers. Cinco años después se transformó en el quinto DT con más títulos en la historia del club, con cuatro coronas, tres de ellas obtenidas en 2019: Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes.

“Es el Mohamed Alí del fútbol”. Así definió a Klopp el director deportivo del Borussia Dortmund, Michael Zorc, felicitándolo tras ganar la mejor liga del mundo. Uno de los méritos que tiene el estratega es tener la capacidad de impregnarse del sentir de la institución, más allá del fútbol. Le pasó en Dortmund y también en Anfield: entrar en sintonía con una hinchada conocida por seguir al club en todo momento. Además, su carácter extrovertido le permite ser crítico y decir cosas que no le gustan o entrometerse hasta en política. Un líder rebelde, de cierta manera.

Mural dedicado a Klopp.

El trabajo colectivo es clave en el modelo Klopp. Así lo manifestó tras conseguir el título de liga: “Lo digo en serio: esto realmente se basa en el alma de estos jugadores. No debemos olvidar que el peso principal lo llevan los jugadores en la cancha. Se trata de individuos y no podemos subestimar cuán influyentes son todos. Pero para ser realmente influyente hay que darse cuenta y vivir el equipo. Son tan increíblemente cercanos, porque entienden lo importante que es ser seguro de sí mismo en un nivel alto, pero no demasiado seguro de que crees que eres más importante que los demás. Porque sin los demás, no somos nada, absolutamente. Este juego nos mantiene humildes y nos ayuda a entender la vida de la mejor manera. El fútbol fue el mejor maestro para mí”.

Para desarrollar un trabajo colectivo eficiente, y para que su idea se aplique en la cancha, fue necesario reforzar al plantel con jugadores que terminaron siendo vitales para el éxito de los Reds en los últimos años. De la base titular del campeón, siete jugadores llegaron bajo el alero del DT: Mané, Wijnaldum, Van Dijk, Salah, Robertson, Alisson y Fabinho. Además, le dio relevancia a un canterano como Alexander-Arnold.

El modelo de éxito puede explicarse de múltiples maneras. Una dice relación con la mentalidad, el cómo plantearse los objetivos y cómo focalizarse para llegar a ellos. Para ello, Klopp se inspiró en el rugby y tomó como ejemplo a los All Blacks. Así lo reconoció: “Es dar lo mejor, es el foco, el nivel de concentración, no pensar en el último partido, es el club, es la presión que tenemos por la grandeza del club, es un mix de todo. Es el deseo de algo especial, el deseo de crear nuestra propia historia, es lo que queremos. Estar en el medio de algo y con un fin. Solo digo que mientras uses esta camiseta, no hay motivación mayor que esa, menos no tiene sentido. No es mi frase, viene de los All Blacks. Vi un documental de ellos de hace 15, 16 años atrás y tomé eso desde siempre para mí y es lo mismo para los jugadores del Liverpool. Eso es lo que tratamos de vivir”.

Uno de los mejores técnicos de la actualidad, cuyo vínculo con el club expira en 2024, goza del aprecio general no solo por sus títulos y la intención ofensiva de sus equipos, sino que también por su carisma y la efusividad con la que celebra cada gol, como si fuera el último. Y su mejor aval son los números. Si este domingo, en el cierre de la Premier, gana su partido, alcanzará los 99 puntos. Será el segundo equipo con más puntos en una temporada de liga, a una unidad del Manchester City 2017-2018. Y acabaron el torneo invictos de local. Una máquina.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.