Manuel Córdoba: "Unos me aman por mi estilo y otros me odian"

MANU CORDOVA

El técnico argentino espera ganar este sábado su segundo título con el Club Deportivo Valdivia. Para eso debe derrotar a Los Leones de Quilpué, con lo que cerraría la serie final de la Liga Nacional por 4-1.




Le cuesta conversar a Manuel Córdoba (45 años). Del otro lado del teléfono se le nota la congestión para hablar y respirar. La gripe no respetó el momento, las horas previas a un partido que le puede dar su segundo título de la Liga Nacional de Básquetbol con Deportivo Valdivia, que este sábado puede cerrar en casa la serie final ante Los Leones de Quilpué, en la que se impone por 3-1.

"Estamos contentos y expectantes. Como cuerpo técnico, jugadores, el club y la ciudad. Ayer en tres horas se agotaron las entradas".

Valdivia tiene dos títulos nacionales. Uno de esos con usted como técnico, en 2016. ¿Entra en la historia del CDV?

Esta es mi temporada número 10 en Valdivia. En Chile, claramente estoy muy identificado con Valdivia... y afuera estoy muy identificado con Chile. En los torneos internacionales me identifican más como chileno que argentino. Soy un eterno agradecido de este país, que me dio la posibilidad de desarrollarme en lo que más me apasiona, que es entrenar básquetbol.

¿Y? ¿Chileno o argentino? ¿No le gustaría volver a su país de nacimiento?

Soy argentino, aunque tengo residencia definitiva en Chile hace 12 ó 13 años. Es un tema difícil de saber. Mi prioridad sigue siendo desarrollar mi profesión, pero mi pareja es chilena y tenemos que ver qué pasa a futuro. No me cierro a ninguna posibilidad.

¿Cuál es el sello que usted le ha dado al CDV?

El sello lo da el equipo, no solamente el entrenador. Se trata de un complemento entre jugadores y cuerpo técnico. Nos transformamos en un equipo y no en una suma de individualidades.

Ha sido un gran año en lo deportivo, pero duro fuera de la cancha, con un equipo con sueldos impagos...

Valdivia no escapa a la realidad de la gran mayoría de los equipos del básquetbol chileno. Y es innegable que han habido problemas económicos que han indispuesto nuestro trabajo. Hay que agradecer a los jugadores, que han puesto lo mejor de sí para sacar adelante la temporada y poder llegar a una instancia definitoria.

¿Cómo le pide a un jugador entregar todo y si el club no le entrega todo a él?

Eso queda en la intimidad. Hemos sido muy cuidadosos y los problemas internos tratamos de solucionarlos dentro de la casa. Cuando hay problemas, que al día de hoy aún persisten, tratamos de buscar una solución todos juntos, sabiendo que si llegan resultados positivos hay más opciones de que todo funcione como corresponde.

Los Leones escapa a esa regla que usted apunta. Es de los equipos con más recursos de la liga...

En el deporte profesional, el que tiene mejores condiciones para trabajar tiene mayores posibilidades de éxito. Pero el deporte sigue siendo deporte y no siempre gana el que tiene mejores recursos, sino el equipo que une mejor sus fuerzas.

¿Su sueldo está al día?

No me gustaría hablar de eso, son temas individuales que no ayudarían en este momento, cuando estamos a horas de jugar algo tan importante como el título.

¿Le convencieron las disculpas de Claudio Jorquera, el técnico de Los Leones?

En lo personal no he recibido ninguna disculpa. Sí sé que hubo una manifestación por televisión, pero es una situación que ya ha sido penada por un tribunal de disciplina y me parece que cada estamento está para definir ese tipo de instancias. No soy quién para entrometerme.

Él le gritó "drogadicto". ¿Ya se olvidó de eso?

Claro que fue grave lo que me dijo, pero de verdad prefiero enfocarme en el juego y en el sueño que estamos muy cerca de cumplir, por el que hemos trabajado toda una temporada.

¿Qué le pide a su equipo para esta noche?

Enfocarnos y abstraernos todo lo posible de todos los factores que nosotros no podamos manejar...

¿Y usted puede hacer eso?

Trataré, como todos...

Se lo digo porque usted se ha hecho conocido por su estilo agresivo para dirigir, que muchas veces excede la pasión. Ha tenido más de algún problema por eso...

Son estilos de dirigir. Hay gente que me ama por mi estilo y otros que me odian por lo mismo. Lamentable o favorablemente, uno tiene una forma de ser, un recorrido, una trayectoria, una carrera quizás mucho más reconocida fuera de Chile... Y yo me siento orgulloso de ser un tipo apasionado, que como todas las personas tiene virtudes y defectos, que día a día trato de mejorarlos. Está en cada persona mirarme por la parte positiva o por mis errores. Hay cosas que son innegables, que son los trabajos realizados y los logros conseguidos. Es muy fácil evaluar a alguien viéndola trabajar dos horas en un partido, sin tratar de conocer a la persona y su trabajo en sí.

Comenta